La cuarta generación de la Range Rover comenzó su renovación desde cero

Land Rover mantuvo en esta camioneta sus aptitudes 'camperas' pero logró una notable reducción de peso, fuertes cambios estéticos y consumos muy inferiores a su modelo predecesor. Llegará el otro año.

Redacción Motor

10:21 p.m. 15 de agosto del 2012

Al presentar la nueva Range Rover, la firma británica la cataloga de la siguiente manera: Es una camioneta grande y robusta pero más ligera por su nuevo chasís fabricado en aluminio, que logra una reducción de hasta el 40 por ciento respecto a su modelo anterior, con retoques estéticos bastante interesantes y elementos tecnológicos muy actuales.

Y al desglosar esa definición línea por línea encontramos que la cuarta generación de esta camioneta sí cumple con el concepto y las características que la marca establece. La nueva Range Rover es un vehículo liviano, más potente y trae nuevos niveles de refinamiento, sin dejar en ningún momento el espíritu que caracteriza a esta SUV desde hace más de 40 años.

Una de sus principales novedades y punto de partida para los lanzamientos de vehículos actuales es su pérdida de peso. Y Land Rover no se podía quedar atrás, por eso comenzó desde hace varios años una rigurosa 'dieta' para que al momento de su lanzamiento obtuviera un peso de 420 kg menos que su modelo predecesor con una ideal carrocería hecha totalmente en aluminio.

La reducción de peso es tan importante en un vehículo no solo por el comportamiento que puede presentar en carretera sino por los niveles de consumo que pueden ayudar a que el bolsillo se mantenga 'gordo'. En este caso, se logró un consumo de gasolina más bajo y emisiones de CO2 por dentro del nivel establecido.

Si se habla del motor,  y aunque los datos no son 100 por ciento oficiales, pues tienen previsto su lanzamiento en el mes de septiembre durante el Salón de París, se rumora que la nueva Range Rover incorpore dos propulsores a diésel de 3 y 4 litros con 6 y 8 cilindros en V, respectivamente, y uno también a gasolina con turbo de 5 litros y ocho cilindros.

Otra de las novedades podría ser el Land Rover Terrain Responde, un ordenador independiente encargado a cada momento de analizar las condiciones de conducción y llevar a cabo los ajustes pertinentes en el vehículo para adaptarlo lo mejor posible a los diferentes terrenos.

Estéticamente, esta generación tiene su parte delantera con unas luces rectangulares pero más amplias que le dan paso a una línea ahora más afilada que se prolonga hasta los stops traseros, pasando por las manijas tanto de la puerta delantera como la trasera. Un aspecto estético muy redondeado como bien queda plasmado en su paragolpes, que luce ahora unas rejillas debajo de sus faros.

En su interior, se logra encontrar menos ruido por las mejoras de aislamiento de los cristales y la carrocería, así como un aumento del confort gracias a unas nuevas suspensiones, además del nivel de lujo esperado. Su tablero central incorpora una pantalla inteligente TFT que tiene las adaptaciones necesarias para mantener los sistemas tecnológicos activos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.