Cuide su catalizador de gases y no permita que le supriman de su vehículo este importante elemento

Esta pieza es clave en el funcionamiento del sistema de escape y es la que ayuda a controlar las emisiones nocivas a la atmósfera. Guía completa sobre este indispensable elemento.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

MAURICIO ROMERO
REDACTOR DE EL TIEMPO

¿No hay nada más feo que un carro por debajo¿, dice Ricardo Gaitán, director ejecutivo de Servintec, la empresa que ensambla los sistemas de escape para varios modelos de GM Colmotores y Mazda en el país.

Sin embargo, Gaitán advierte que no por ser el sistema de escape una de las partes más feas del vehículo sea la menos importante, pues esta es clave a la hora de sacar los gases de la combustión del motor y controlar la cantidad de partículas nocivas que salen a la atmósfera.

Como parte fundamental del sistema de escape de un vehículo moderno se encuentra el catalizador de gases, que está compuesto por uno o dos trozos de cerámica, en combinación con metales preciosos como el platino, el radio, el paladio y el rutenio.

Esta reunión de elementos favorece la reacción química de los gases que el motor expulsa. La capacidad de limpieza depende de la cantidad de estos metales que el catalizador posea al momento de realizar el proceso de ¿limpieza¿, que se conoce como catálisis.

La normatividad colombiana exige estándares mínimos en cuanto a la emisión de gases y la contaminación auditiva generadas por los vehículos. Por tal razón, los catalizadores en los sistemas de escape fueron reglamentados en el país a partir de 1996.

Desde esa época, según la norma ambiental internacional Euro 3, todos los vehículos nuevos deben incorporar este elemento desde el ensamblaje.

No deje que se lo quiten
En algunos sitios especializados en sistemas de escape le ofrecen quitarle el catalizador al vehículo con el argumento de que este no se necesita y que ahoga el motor.

Esta afirmación no es cierta, pues el elemento existe por una razón, y es la de proteger el medio ambiente.

Adicionalmente, el motor viene calibrado para funcionar con el catalizador y si se le suprime, probablemente el carro no funcione con la misma eficiencia.

Claro está que los motores pierden un poco de potencia por la presencia del catalizador. Según Héctor González, gerente de Muffler Shop, ¿Si el catalizador está en buen estado, la pérdida de potencia es mínima. Si está dañado, obstruye la salida de los gases, ocasiona contrapresiones y por ende afecta la potencia y el consumo de combustible.

González agrega que, ¿el principal efecto ¿si se elimina el catalizador¿ es la producción de más contaminación ambiental por monóxido de carbono (CO) y por óxidos de nitrógeno (NOX). Estos gases son altamente tóxicos para las personas y producen muchos problemas de salud. Obviamente, un carro al que le hayan quitado o suprimido este componente que no aprueba la revisión de gases obligatoria¿.

Se estima que la vida útil de un catalizador se encuentra entre 90 mil y 100 mil kilómetros.

El mantenimiento del catalizador se debe realizar cada 50 mil kilómetros para verificar que esté bien sujetado al sistema de escape, que no tenga fisuras o que no esté tapado por acción de los fragmentos de carbón provenientes del motor y que podrían formar una ¿esclerosis¿ en el sistema, lo cual reduce la eficiencia del escape y podría disminuir la potencia del motor.

¿CÓMO FUNCIONA?
El convertidor catalítico ayuda a controlar las emisiones de gases de un motor de combustión interna al convertir los hidrocarburos (HC), el nitrógeno y el monóxido de carbono (CO) del exhosto del vehículo en dióxido de carbono (CO2), nitrógeno (N2) y agua (H2O) vaporizada. Todo esto sucede una vez que los gases penetran dentro del sistema catalítico.

En los catalizadores se producen básicamente dos procesos fundamentales: primero, la reducción catalítica, en la que se rompe la molécula de los óxidos de nitrógeno (NO) y eso da como resultado moléculas de nitrógeno (N2) y de oxígeno (O2).
El otro proceso es la oxidación catalítica, en la que se produce la combustión del monóxido de carbono (CO) y de los hidrocarburos residuales (HC). Eso da como resultado dióxido de carbono (CO2) y vapor de agua (H2O).

UBICACIÓN DEL CATALIZADOR
El catalizador se debe ubicar lo más cerca posible del motor para así incrementar las emisiones de los gases. Cuando los convertidores están ubicados cerca del motor los gases no pierden el calor en su recorrido, antes de alcanzar el convertidor catalítico y así las unidades alcanzan temperatura en menos tiempo. La ubicación es importante además para optimizar el funcionamiento y la eficacia del elemento.

Radiografía de un catalizador
La pieza se encarga de reducir la cantidad de partículas nocivas para el medio ambiente que salen del motor.

Los sistemas de escape modernos ya no constan tan solo de un tubo y un tarro, sino que su fabricación se realiza en materiales que no se corroen e incorporan materiales especializados para que cumplan con su función de limpieza.

El catalizador consta de cinco componentes: el sustrato, el ¿washcode¿, el catalizador, el paño y las tapas. Estas últimas pueden ser configuradas para vehículos específicos y así evitar al máximo las emisiones dañinas.

El paño que cubre el sustrato catalítico provee una función termal y protege estos de los choques mecánicos y la vibración del chasís. Estos componentes están sellados dentro de una caja metálica con los bordes cónicos, los cuales se ajustan al exhosto para así completar todo el paquete catalítico.

Componentes esenciales
Sustrato 
Es una pieza de cerámica, en forma de panal de abejas, con miles de celdas y canales que proveen un área grande para la aplicación e impregnación de los metales preciosos (rodio, platino, paladio), que a su vez se encargan de convertir los gases del exhosto en gases mucho menos peligrosos. Este es el limpiador más importante dentro del corazón del convertidor catalítico. 

Paño cobertor
Este empaque rodea el sustrato del catalizador y provee una función termal, además de que protege contra los golpes y la vibración del chasís. Estos paños están disponibles en diferentes clases de densidades, grosores y composiciones.

Protector
Es un empaque metálico, hecho principalmente de lámina aluminizada o lámina de acero inoxidable que protege el catalizador y que se integra con el sistema de escape.

Impregnación
Es el procedimiento que se le hace al sustrato para catalizar y ayudar al control de emisión de gases a través de las fluctuaciones de las operaciones del motor y el sitio donde se aplican los metales preciosos.
Se han desarrollado formas únicas de impregnación por especialistas en catalizadores para ayudar a los fabricantes de vehículos a alcanzar las metas ambientales requeridas, que incluyen reducir la cantidad de metales preciosos para cumplir con las regulaciones de emisión de gases.

Catalíticos
La actividad catalítica se activa a través de metales preciosos y otros componentes impregnados en el panal. Los metales son aplicados en el catalizador para que los vapores emitidos por el sistema de escape sean menos peligrosos, pues muchos de ellos se convierten en gases buenos y vapor de agua.

DISEÑOS PARA ESPECIFICACIONES ÚNICAS
Lo ideal para desarrollar y diseñar los convertidores catalíticos es determinar e identificar los objetivos específicos del vehículo:

  • Emisiones del motor y condiciones de operación.
  • Espacio suficiente y requisitos de temperatura.
  • Tamaño del catalizador, contorno y ubicación.
  • Manejo del combustible.
  • Logros de nuevos niveles de emisiones.

Dudas frecuentes, explicadas en detalle
Expertos de la industria suministraron explicaciones a las preguntas más recurrentes de los usuarios.

Técnicamente, ¿por qué a veces los catalizadores producen un olor desagradable?
El olor desagradable tiene origen en la presencia de impurezas en la gasolina, especialmente el azufre. Al reaccionar con los residuos de la combustión produce ácido sulfúrico que, además de ser contaminante, huele mal.

¿Le quita potencia al motor?
Sí, la potencia del carro es menor ya que dentro del recorrido de los gases estos tienen que pasar por una cámara más, donde lógicamente hace que el carro pierda un mínimo de potencia. Con ese argumento es que en algunos sitios los quitan sin ningún reparo.

¿Se le podría adaptar a un carro que no lo traiga de fábrica e incluso a un carro viejo?
Sí, es posible adaptarlo a un carro viejo, pero hay que tener en cuenta que pierde un poco de potencia. Adicionalmente, su funcionamiento podría no ser el ideal por la carencia de sensores que se utilizan para los catalizadores en carros modernos.

¿Qué son los ¿precalentadores¿? ¿Se necesita cierta temperatura para que el catalizador actúe?
Los precalentadores son unos pequeños accesorios ubicados antes de la entrada del catalizador que hacen que los gases se calienten de manera más veloz. Eso le da mayor funcionalidad al catalítico. La temperatura adecuada para que un catalítico funcione correctamente es entre aproximadamente 900 y 1.400 grados Fahrenheit.
Cuando el automóvil arranca en frío el catalizador prácticamente no funciona, por esto muchos vehículos traen el catalizador en una posición más cercana al motor y de esta manera los gases más calientes del escape llegan al catalizador y se calienta mas rápido, pero también pueden reducir la vida útil del catalizador al exponerlo a temperaturas muy altas. Precalentar el catalizador es una buena manera de reducir las emisiones. La forma más fácil de precalentarlos es usar calentadores de resistencia eléctrica.


¿Qué pasa con la mezcla del carro (combustible y oxígeno)? ¿Tiene que estar bien sincronizado el motor? ¿Es verdad que una mala mezcla puede dañar un catalizador?
Efectivamente, el oxígeno hace que la temperatura suba con mayor rapidez; por eso el calor es necesario para el correcto funcionamiento. En la actualidad algunos vehículos tienen una sonda que hace que el oxígeno entre al sistema en mayor cantidad. La sincronización del vehículo es muy importante para que el catalizador funcione mejor. Una mala mezcla hace que el catalítico se tapone y se dañe.

¿Cuáles son los daños al carro, al ambiente y qué sucede en la prueba de revisión de gases, si se quita el catalizador?
Al vehiculo no le pasa absolutamente nada. Es el medio ambiente el gran damnificado, ya que como sin el catalizador los gases son más nocivos. Por otro lado, un vehículo en perfectas condiciones debería pasar la prueba de emisión de gases, así no tenga catalizador.

¿En qué momento se debe cambiar? ¿Hay alguna forma de saber que requiere cambiarse?
Este tema es demasiado complicado ya que en Colombia pocos carros tienen computadores que hagan posible detectar este tipo de daños. Las pruebas técnico-mecánicas en las que se utilizan equipos de medición de alta tecnología detectan con facilidad este problema o falla dentro del catalizador.
El catalizador se debe cambiar cuando ya no esté modificando la composición de los gases de escape. Este elemento no se puede reparar, hay que remplazarlo por uno nuevo. Una de las señales puede ser la producción de ruidos, o cuando el sonido de los gases se aumenta y la razón no es un daño del silenciador.

¿Dónde se consigue el catalizador? ¿Cuánto vale o de qué depende el rango de precios que pueda tener?
Hay que tener mucho cuidado en la compra de estos elementos.
Son pocas las empresas en el mundo que producen catalizadores debido a su tecnología y su costo. En Colombia no hay productores de estos elementos. Deben conseguirse en lugares de reconocida prestancia y seriedad. Hay gente que recupera catalizadores usados e inservibles y mediante maquillaje externo los vende como nuevos.

Es un elemento costoso y su precio depende del vehículo y motor que lo vaya a usar. También depende de que el catalizador sea un conjunto que incluya tubos, soportes, flanches o que sea solo el catalizador.

Por ejemplo, la empresa Servintec los importa ¿para el mercado de reposición¿ de Eastern Catalytic, una compañía de gran prestigio en Estados Unidos. Para equipos originales (o sea los carros ensamblados en el país) se le compran a empresas como Sumitomo Coorporation (para Mazda y Mitsubishi); Delphi, para el Chevrolet Optra, el Aveo y el Spark; Precision Exhaust Systems, en Sur África, para el antiguo Chevrolet Corsa Diesel; los de los buses del TransMilenio eran traídos de Tenneco Brazil (Mercedes Benz).

Los precios de estos varían mucho, los de reposicion tienen un valor de 125.000 pesos, pero los de equipo original ¿que solo son despachados a las ensambladoras¿ dependen del modelo. Los precios están entre 70 y 152 dólares. 

*Las respuestas fueron suministradas por Ricardo Gaitán, gerente de Servintec (teléfono 413 1200, de Bogotá) y por Héctor González Miranda, gerente de Muffler Shop (teléfonos 311 2449 y 311 2015, de Bogotá).

MANTENIMIENTO DE LA PIEZA
Lo más importante es el estado general del carro. Un vehículo con mantenimiento preventivo de motor adecuado, gasolina, aceites, filtros, sincronización y sistemas de escape de calidad hacen que la vida y el funcionamiento del sistema catalítico sea óptimo para su durabilidad y desempeño.

Hay que tener cuidado con los golpes al catalizador, pues los impactos terminan con su vida de inmediato ya que hacen que estos se rompan y no cumplan más con su función. Además, la avería del dispositivo puede causar pérdida de potencia, ya que el carro se ahoga de inmediato.

Se puede realizar un sencillo procedimiento. Cuando el vehículo esté frío, golpéelo suavemente para determinar si sus componentes internos se han dañado. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.