Daihatsu quiere pegar duro con el nuevo Terios Okii, el campero más barato del mercado

Viene de Japón y su gama empieza en 51 millones, con un rendidor motor de 1.500 c.c. y 104 caballos de potencia. Se consigue con caja manual o automática.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

La nueva generación del Terios está lejos y arriba de sus antecesores en todos los aspectos y se convierte en el campero más barato del mercado. Viene de Japón y su gama empieza en 51 millones, con un rendidor motor de 1.500 c.c. y 104 caballos de potencia. Se consigue en versión de caja manual o automática. 

Al salir el Vitara de la oferta de camperos pequeños el segmento quedó bastante huérfano, por lo que la llegada del Daihatsu Terios OKii motivó una avalancha de clientes sobre las 100 primeras unidades que llegaron y que se fueron en pocos días a la calle.

Muchas razones tienen, porque el Okii es un gran producto que va a pegar muy duro. Apúntenlo. Es económico, amplio, de alta calidad como siempre lo han sido los Daihatsu (y más ahora, cuando son totalmente dependientes de Toyota) y su precio es el más bajo del mercado en la versión de arranque, que se ofrece por 51 millones de pesos. Esto es más barato que el demasiado conocido Mitsubishi, cuyo modelo de base está en 55 millones de pesos.

El Okii tiene un motor de 4 cilindros, de 1.495 c.c. de admisión y tiempos variables de eje de levas (DVVT en la sigla de la marca), con dos ejes de levas en la culata para mover las 16 válvulas que produce un gran rendimiento: 104 caballos a 6.000 rpm, bastante por encima del promedio de máquinas de este tamaño.

Se consigue con caja automática de cuatro cambios adelante o con la manual de cinco, que están conectadas a un sistema de transmisión 4x4 que funciona de manera permanente y se reparte automáticamente en un diferencial central.

Las suspensiones están más del lado del automóvil que del campero, pues el tren delantero es MacPherson, con resortes helicoidales. Atrás se apoya en un eje rígido tradicional, con espirales y barra Panhard para corrección lateral, además de brazos longitudinales de colocación. Está sobre llantas 215/65, en rines de 16 pulgadas. Los frenos son mixtos, disco adelante y tambor atrás.

La marcha es muy amable y lejos de lo que se conocía de los camperos Daihatsu. Conserva de todas maneras los recorridos de suspensión cortos de un 4x4 pero debidamente calibrados para que no sea saltarín y gracias a que la cabina es totalmente silenciosa por su construcción tan compacta de todas sus partes por lo que el compromiso es bueno. No borraron las habilidades todoterreno y aportaron todo lo compatible de la marcha de un automóvil.

Externamente está dentro del patrón medidas de la primera familia de RAV 4,  es decir, mediano (4.05 mts. de largo) y liviano, pues pesa sólo 1.160 kilos. La cabina tiene cuatro puertas, además de la trasera que es de rigor y con un diseño totalmente nuevo, parece ser la respuesta perfecta para quienes estos vehículos son su preferencia, sin incurrir en el gigantismo que ahora tiene a los constructores alineados. Y menos, cayendo en masivos motores de alto consumo que, a la larga, rinden lo mismo que puede hacerlo el Okii, por la mitad de la plata en consumo.

La línea es muy impactante, no sólo por la novedad que radica especialmente en la parte trasera, con un vidrio envolvente y bastante corto. Lástima que tenga el repuesto exterior, pues corta la silueta y para nada rima con la armonía y sobriedad del vehículo el diseño ¿tuttifruti¿ de la carpa original que lo cubre. Menos mal, se puede quitar y no es un elemento necesario.

Con una manufactura y acabados impecables, en el Terios hay tres niveles de equipo y de precio. La versión básica, de 51 millones, tiene aire, dirección hidráulica, vidrios eléctricos y bloqueo central como eje de equipo. Es decir, lo suficiente para un carro de trabajo y familia de ese valor.

Los modelos siguientes, que difieren en las cajas de velocidades, ya vienen con todo: dos airbags, limpiabrisas trasero, sillas traseras reclinables individualmente (60/40), exploradoras, rines de aluminio, ABS, tapizados muy lujosos en paño y con un estupendo acabado. Los ofrecen en 61 y 64 millones de pesos respectivamente, pero habrá que tener paciencia pues la lista de espera ya está copada dos meses adelante.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.