Downtown 300, la 'megascooter' de Kymco

Una talla por encima de las scooters tradicionales, se ofrece como una alternativa más cómoda y lujosa. La impulsa un motor de 300 cm3 de casi 30 caballos de potencia y cuesta 13.9 millones de pesos.

Redacción Motor

05:59 a.m. 26 de enero del 2011

  La dinámica del mercado de las motos sigue generando dividendos para el comprador con la oferta de nuevos modelos y alternativas tal como se vio en el pasado Salón de Bogotá. Una de las novedades la tenía Auteco, importador de la marca Kymco para Colombia, que trajo la última creación de la marca taiwanesa, la megascooter Downtown 300 i, que a su vez había sido antecedida con la llegada del modelo Exciting 500.

La Downtown es una scooter muy interesante, ya que muestra un gran avance técnico de la marca en los aspectos débiles de productos anteriores como la Bet&Win 250 que, sin demeritarla pues es una buena moto, tenía algunos detalles y debilidades que en este nuevo aparato están superados con creces.

En su parte motriz la moto cuenta con un motor mono cilíndrico de 299 cm3, alimentado por inyección electrónica y refrigerado por líquido, que produce 29.5 caballos de potencia a 7.000 rpm. La transmisión es automática con correa, conformada en este caso por una pieza mucho más resistente.

El funcionamiento de la inyección hace que la potencia del motor sea muy fácil de administrar ya que la respuesta es exacta en toda la gama de funcionamiento y por lo tanto la moto se destaca por ser muy ágil, arranca rápido y, contrario de lo que pasa con estas scooters de gran tamaño, acelera fácil en el tráfico, la potencia es muy predecible y fácil de administrar como también llegar a una velocidad de crucero muy buena.

El rango medio del motor es de marcha suave y al pasar de los 100 km/h el programa de rendimiento cambia y recibe un segundo aire que la pone fácilmente en los 140 km/h. La relación de peso/potencia es interesante pues la máquina completa pesa 188 kilos.

Esta motocicleta trae frenos de última generación con discos lobulados de 260 mm adelante y 240 atrás que, en nuestro prueba, demostraron detener muy bien la moto en uso normal, pero en una frenada de emergencia estarían muy justos. El sistema cuenta con graduación de la leva de frenos, que en este tipo de motos no es equipo de norma. El tanque de gasolina recibe 3.6 galones. La suavidad de la suspensión es una de sus virtudes más destacadas.

La configuraron con amortiguadores dobles graduables en la parte trasera y adelante se apoya en una horquilla telescópica con 113 mm de recorrido, todo rodando sobre llantas, 120/80-14 adelante, y 150/70-13 para la rueda trasera.

El frente tiene farolas de doble óptica, con sistema de leds para las luces de posición, direccionales integradas y un difusor panorámico que le dan un carácter especial. En la parte trasera se destaca un gran stop, en la mitad de las luces de posición en cristal transparente, un poco aparatoso pero interesante.

Una de las características más importantes es la disposición de espacio debajo del asiento, pues tiene un baúl, donde caben 2 cascos integrales sin problema, y algunas cosas más como el impermeable.

El cuadro de instrumentos es muy completo con indicadores análogos, velocímetro y tacómetro, y en el centro una pantalla digital, donde están temperatura del motor, nivel de combustible, el odómetro, y un reloj digital.

La Downtown 300 i, se puede conseguir en colores gris plata, gris oscuro, blanco y terracota, por un precio de $13.990.000.

Gonzalo Clopatofsky Gutiérrez

Aparenta ser una moto muy grande, pero en realidad al manejarla es como cualquiera de su clase y el diseño tiene líneas afiladas y agresivas, que dan como resultado una figura imponente y deportiva.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.