Otra edición más que se corrió de las 6 Horas

El nuevo récord de pista fue el hecho técnico más notorio. La carrera tuvo una partida anormal pues diluvió cuando iba a girar el 'Pace Car' y los equipos reaccionaron para buscar mejores llantas.

Redacción Motor

10:38 p.m. 16 de diciembre del 2014

La edición 29 años de las 6 Horas Mobil 1 – Motor resultó ser una carrera con un arranque totalmente atípico, pero luego tuvo un desarrollo un poco procesional para quienes tomaron el comando de sus respectivos grupos.

Un aguacero que se vino encima de la grilla a cinco minutos de la arrancada generó una libertad de parte de la dirección de carrera para que los carros que quisieran usar llantas de lluvia salieran de la formación hacia los pits con diez minutos de gracia. En ese lapso, escampó y algunos se devolvieron a la salida en cauchos de seco, pero instantes después otra vez el agua arreció y cerca de un 30 por ciento de los participantes volvieron a mudar su tendido y tomaron la salida retrasados desde la zona de talleres.

Pero el desorden duró poco porque los favoritos escalaron sus puestos, el piso secó y el asunto volvió a ser únicamente un reto contra el reloj, que corrió tranquilamente y con pausas para recuperar carros atorados en los búnkeres o con ligeros accidentes.

La emoción mayor pudo ser la de la víspera cuando Óscar Tunjo, en el prototipo West del Sesana Racing, emprendió la tarea de buscar un nuevo récord de pista en las clasificaciones diurnas. Finalmente lo logró a pesar de tener un arreglo precario de la suspensión trasera cuando se abrió la pista, y quizás por eso no pudo ser más rápido. Pero dejó el reloj sembrado en 1 minuto, 1 segundo y 261 milésimas y se convirtió en el piloto y el auto más rápidos de la historia del autódromo de Tocancipá.

El West, que parecía no tener rivales a la vista, a la hora de sumar en la distancia no fue tan efectivo, pues no terminó, agobiado por algunos problemas de llantas, de alimentación de combustible y le dejó el camino abierto al prototipo de Juan Manuel González, Juan Diego Alzate y ‘Gabby’ Chávez que, con 250 vueltas, hizo la mayor distancia en las seis horas disponibles. Ganaron fácil, con generosas 12 vueltas de ventaja sobre el carro de Ecuador de los dos pilotos Villagómez, Rivera y el costarricense Andrés Montal.

En el otro grupo de prototipos, también con una luz enorme de 10 vueltas a favor, Juan Esteban García y Camilo Forero pusieron su Radical 1.3 en el primer puesto ante la Salamandra III de los hermanos Berrío.

El final más cerrado estuvo entre los superturismos 2 litros. El Renault Fluence Turbo de Diego Mejía, con Óscar Tunjo y Gabby Chávez, le ganó al Honda de los ecuatorianos Diego Morán y Patricio Larrea por menos de un segundo. Mientras el carro visitante giró con perfecto ritmo y excelente conducción, el gran paso del Fluence, que lo llevó a sumar tres vueltas a favor, se aminoró luego de consumir toda la existencia de agua y aceite de su pit para mantener andando un motor en agonía.

En la última vuelta el Honda intentó el sobrepaso pero el Fluence fue más ancho de lo que es en la realidad y no dejó espacios para la que hubiera sido una merecida victoria de Morán y Larrea.

Pavel Russi y Nelson Gutiérrez, con tres giros de avance, coronaron con un Ford en punta de la categoría de 1601 a 2000, grupo A, superando a los venezolanos Gianfrancesco y Alonso, en un Sonic.

Finalmente, una vez más, la familia Puyo en el mismo veterano Swift de “toda la vida” tenía dos vueltas de diferencia sobre otro auto similar de los hermanos Amézquita cuando le cayó la bandera sobre las 8 de la noche, cumpliendo una vez más puntualmente la cita con la historia de las 6 Horas.

CAYÓ EL RÉCORD
1.01.261 fue el tiempo que dejó en el libro de récords el prototipo West del Sesana Racing Team en manos de Óscar Tunjo, quien superó una marca de 19 años impuesta en un auto Spice de ese mismo equipo por Juan Pablo Montoya, con un tiempo de 1-02-77 en las Seis Horas de 1995.

DOBLE GRILLA EN LA ARRANCADA
En la pista, quienes le jugaron al clima, arrancaron en mojado con llantas de seco o los que tenían ruedas radiales “todo clima”. Y por pits, varios de los que fueron y pusieron las llantas justas para el aguacero que duró unos 45 minutos.

Pies de foto
No tuvo problemas el nuevo modelo del Niko Racing hecho en Colombia y heredero de la dinastía Salamandra. González-Alzate y Chávez lo pusieron por delante de todos, y Gabby hizo el doblete de victorias.

El Fluence salvó el honor Renault, pero por mínima diferencia al terminar con el motor exhausto. El otro auto de la escuadra, un Logan Turbo, no logró recuperarse de una salida de pista en las primeras vueltas.

Perfecta rutina para Juan Esteban García y Camilo Forero en la Fuerza Libre hasta 1.340 con motores de moto. Terminaron a solo dos vueltas de los vencedores en la general y con diez de avance en su grupo.

Pavel Russi y Nelson Gutiérrez hicieron 217 giros en este Ford Fiesta que caminó los 260 minutos como un relojito.

La categoría de los 1.600 no cambia de dueño. La familia Puyo viaja cada año desde Medellín a las 6 Horas y la única diferencia es el colorido de su muy veterano Swift GTI.

La Fórmula Sena ECO fue la telonera de las 6 Horas y disputó una prueba de cierre de año y programa ante las tribunas colmadas por seguidores de las seccionales que compitieron, y con un animado y vistoso desfile de apertura.

Incidentes variados, pero sin consecuencias de fondo. El Swift de Valbuena y Wilson se trompeó y paró contra las llantas de protección; el “eterno” ¡Lada! 72 de Díaz-Pedraza y Cheyne perdió el bigote, pero no los alientos para llegar al final. El Skoda (35) de Baptiste-Lozano y Diego Luis Forero comprobó la firmeza de la pista al perder una rueda con bastante pirotecnia.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.