Los elementos obligatorios, los que dan mayor comodidad y los que ya no son tan necesarios en los vehículos del mercado colombiano

Cuando a usted le venden un carro nuevo le 'incluyen' un cargamento de accesorios que puede parecer un valor agregado. Aprenda a diferenciar cuáles de estos le dan un mayor valor a su automóvil.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

MAURICIO ROMERO
REDACTOR DE EL TIEMPO

El auge del sector automotor va más allá de que se estén vendiendo más carros que nunca en la historia del país; también tiene que ver con que hay un mar de opciones en cada gama, y cada opción trata de diferenciarse de su competidor por los accesorios que ofrece. Pero ojo, porque no todo accesorio es mera decoración, sino que algunos son esenciales para la seguridad de los ocupantes o el funcionamiento del vehículo.

Cuando uno le da una mirada a la ficha técnica del carro que piensa adquirir, es difícil no sentirse abrumado por los airbags, radios MP3, techos corredizos, espejos eléctricos con desempañador, luces de xenón, ayudas para la estabilidad, frenos ABS y demás.

Para que no se confunda, hay que saber qué elementos de los que ofrece la ficha técnica son verdaderamente necesarios y cuales son descartables.

Por ejemplo, ¿estaría dispuesto a comprarse un Nissan Sentra clásico por 29,9 millones, o quisiera que por dos millones más tuviera dirección hidráulica? ¿Con aire o sin aire (2 millones más)? ¿Frenos ABS?

Ya en el plano de los accesorios interiores, cada vez cobran más importancia elementos como los portavasos, no solo por el confort que brindan sino porque en algún momento tienen que ver con la seguridad, ya que nadie quisiera que una botella de agua estuviera rodando entre los pedales.

A continuación se discriminan aquellos elementos sin los cuales no debería adquirirse un auto, y aquellos que pueden pasar ¿de agache¿.

Los indispensables

Frenos ABS: ya casi todos los carros los incluyen. Este sistema es esencial para brindar mayor seguridad en caso de frenadas de pánico. El sistema evita que se bloqueen las llantas y así el conductor no pierda el control de la dirección mientras frena.

Dos airbags: más del 95 por ciento de los carros incorporan el del lado del conductor, pero los consumidores se fijan cada vez más en que su carro proteja al pasajero de al lado.

Barras de protección en las puertas: aunque se supone que todos los carros de marcas serias las deben tener, asegúrese de que así sea. Estas barras protegen a los ocupantes en caso de un choque lateral.

Portavasos: como se mencionó anteriormente, los portavasos dejaron de ser un lujo para convertirse en un elemento útil, que mantiene vasos y botellas a la mano pero perfectamente asegurados, para que no rueden peligrosamente por el piso del vehículo.

Timón ajustable: esta función podría pasar desapercibida para una persona de talla media o alta. Para las más bajitas, es clave que lo puedan bajar en altura, para mejorar la visibilidad. Algunos carros permiten la graduación en profundidad.

Cinturones de seguridad: son completamente necesarios. La Ley dice que en carros fabricados a partir del 2004 es obligatorio usarlos en todas las sillas de atrás, incluso en la silla ¿del bobo¿ que es la de la mitad, en la banca trasera.

Parabrisas laminado: esto quiere decir que el vidrio panorámico debe tener una película plástica en su interior, que no permita que en caso de romperse, los vidrios se desperdiguen por todo el lugar. Por el contrario, así se quiebre, los trozos deben quedar unidos. Eso evita que los ocupantes se corten con trozos de cristales sueltos o, de ser un vidrio templado, que la persona trague alguna de las miles de partículas en que quedan convertidos después de un impacto fuerte.

Tercer stop: es requerido por la Ley.

Luz de reversa: es obligatoria.


Los accesorios

Radio, con o sin MP3:
este dispositivo está diseñado exclusivamente para el entretenimiento a bordo. Cobra importancia cuando se usa como parte del sistema manos libres, para hablar por teléfono.

Encendedor de cigarrillos: cada vez se fuma menos, y mucho menos en el vehículo.

Exploradoras: a menos que tenga que cruzar la zona de La Línea, en la madrugada y con bastante frecuencia, estas luces no son tan necesarias en la ciudad, en condiciones normales.

Aire acondicionado: cada vez se usa más, incluso en climas como Bogotá, pues por seguridad mucha gente no baja los vidrios, o cuando llueve nadie quiere que le salpiquen agua. Además, el aire ayuda a desempañar con mayor eficiencia.
Sin embargo, es posible ¿vivir sin aire¿. Hay que recordar que el motor del aire acondicionado se alimenta de la potencia del motor y en carros pequeños la pérdida de brío en el impulso, además del aumento del consumo de combustible, es notable.

Ventanas y espejos eléctricos: son un aspecto importante del confort, pero no hay problema en girar una manija para subir o bajar el vidrio. En cuanto a los espejos, es una función útil, especialmente si no se quiere abrir la ventana, por seguridad o por lluvia. Algunos espejos incorporan una pequeña resistencia que los desempaña en días fríos y lluviosos.

Alarmas y apertura remota: a juzgar por la falta de atención que la mayoría de usuarios les pone a sus carros cuando se dispara la alarma en el parqueadero de un centro comercial o de un edificio de apartamentos, se podría decir que estos dispositivos de seguridad antirrobo no son tan efectivos y, más bien, se pueden tornar molestos para los demás.

La apertura remota de las puertas, el capó y el baúl es una buena función, que en algunos casos podrían convertirse en un elemento de seguridad importante, en caso de que el conductor necesite subirse de afán al carro, sin tener que meter la llave en la cerradura de la puerta.

Rines de aleación: si bien los rines de lámina de hierro cumplen con su función de alojar las llantas y rodar y rodar, es cierto que los de aleación absorben mejor un impacto fuerte. Estos se destruyen más fácil que los de hierro pero por absorber el golpe protegen mejor la suspensión y la dirección, y por ende a los ocupantes.

Techo corredizo: a menos que usted no pueda vivir sin que el sol le dé en la cabeza, muchos usuarios de carros con techo corredizo reconocen que no lo volvieron a usar después de un tiempo.

Silletería y tapicería de cuero: el cuero es un gran material, duradero, elegante y cómodo. En clima cálido se tiende a degradar porque la piel suda más cuando está en contacto con el cuero que con la tela. Es atractivo pero definitivamente no es primordial.

Sensores de lluvia: este sistema automático enciende los limpiaparabrisas cuando detecta gotas de lluvia. Tiene la capacidad de regular la velocidad, dependiendo de la cantidad de agua que esté cayendo. El sistema manual, aunque menos sofisticado, hace lo mismo.

Encendido automático de las luces: sin que haya intervención del conductor, el sistema enciende las luces cuando se oscurece o entra en un sótano. Es muy útil, salvo que de día usted salga de la ciudad, presuma que se van a encender y que quienes se lo recuerden sean los agentes de tránsito en la carretera. Algunos carros activan una señal de alerta si usted deja las luces encendidas, una vez se baje del carro (tiende a pasar de día); otros, por su parte, apagan las luces cuando se apaga el vehículo.


Las superfluas

El tacómetro: sirve para ver las revoluciones del motor. Muchos conductores lo usan para saber en qué momento se deben hacer los cambios, según el manual del carro. Sin embargo, un piloto promedio puede hacer los cambios ¿a oído¿.

Luces de xenón: estas son luces blancas que alumbran de forma más efectiva y alcanzan su máximo potencial de iluminación casi de inmediato. Sin embargo, aún son costosas y no siempre se justifica el gasto adicional (una sola lámpara puede costar 1 millón de pesos). Cuando se habla de bixenón se refieren a que tanto las luces altas como las bajas operan con esta tecnología.

Discos traseros: es cierto que los discos del freno en las cuatro ruedas son muy efectivos, pero eso no quiere decir que los frenos de tambor (de campana) atrás no sean también efectivos, más si se tiene en cuenta que el peso de la mayoría de carros modernos está 60 por ciento en la parte delantera, que es donde se necesita frenar más.

Calefacción para las sillas: tal vez en países con estaciones, donde los inviernos y las bajas temperaturas son severos, se justificaría calentar el asiento.

Sillas graduables en altura: una función muy útil para lograr una posición de manejo óptima, independientemente de la estatura del conductor, pero algo que por ahora no es absolutamente necesario.

LO QUE TIENDE A DESAPARECER

La llanta de repuesto: con la introducción de tecnologías que permiten que una llanta se selle desde adentro para tapar un pinchazo, o aquellas que pueden andar hasta 100 kilómetros casi sin aire, gracias a costados más resistentes, la llanta de repuesto se hace cada vez más redundante y sí ocupa demasiado especio de almacenamiento.
Por otro lado, la llanta por fuera del vehículo, como en algunos 4x4, además de obsoleta, representa una tentación para los ladrones y es un peligro en caso de que otro carro choque contra ella.

Las copas de las ruedas: los rines de aleación, que son más seguros y embellecen el carro, no necesitan de copas para que el rin se vea bonito. Además, las copas necesitan seguros especiales para que no se las roben y, si el usuario pierde la herramienta especial para quitarlas (usualmente una copa), se gana unas cuantas canas tratando de sacarlas, en caso de un pinchazo.

La llave de encendido: marcas como Renault y Mazda incorporan en algunos de sus modelos llaves ¿inteligentes¿, que en realidad son una tarjeta que se lleva en el bolsillo en todo momento. Así, cuando el conductor se acerca al carro, el sistema quita los seguros de las puertas. Y cuando quiera encender el motor, basta con presionar un botón, que responde si reconoce la llave a más o menos un metro de distancia.

El distribuidor: los encendidos electrónicos hacen que el distribuidor, sin importar si el carro es carburado o inyectado, no tenga uso.

El engrase: partes como los terminales de la dirección vienen completamente selladas y no incorporan graseras, que son pequeños orificios para engrasar los componentes internos. Cuando estas piezas se dañan, hay que cambiarlas.

El neumático: las llantas ahora no usan neumático. Se conocen como ¿tubeless¿, que son menos proclives a desinflarse de inmediato por acción de una puntilla, pues si se queda hundida en el caucho, sirve de tapón. Eso sí, un andenazo fuerte o coger una alcantarilla sin tapa le revientan la llanta de inmediato. Estas llantas requieren que el rin esté en perfecto estado, pues es contra el metal que efectúan la acción de sellado.

El freno de campana: si bien en otra parte de esta nota se dice que no es esencial tener discos en las cuatro ruedas, lo cierto es que un freno de disco usa menos piezas y es menos propenso a fallar que un freno de campana. Para las fábricas, es más fácil y económico montar los cuatro discos.

LO QUE SE VA A IMPONER

El Bluetooth: esta tecnología para comunicaciones inalámbricas permite que dos dispositivos ¿se hablen¿, como es el caso de un celular y el sistema de sonido del carro, por cuyos parlantes se escucha la voz del interlocutor. Ya se puede instalar fácilmente y algunos carros lo traen de fábrica.

Radios MP3: son pocos los radios nuevos para carro que solo reconocen el formato CD. Ya los hay que leen los formatos de música digital MP3 y WMA (por supuesto, leen CD). La ventaja es que en un solo disco MP3 caben entre 130 y 150 canciones, con calidad muy similar a la de un CD (en formato CD caben entre 12 y 20 canciones, en promedio). También es común que los radios incorporen una toma para conectar el iPod u otro reproductor de música digital portátil.

Sensores de parqueo: las ayudas de parqueo, que consisten en sensores de proximidad que avisan cuando uno se acerca demasiado a un objeto cuando está estacionando, se usan cada vez más. También existen cámaras que mandan la señal en alta resolución de lo que se ve atrás y lo despliegan en una pantalla de cristal líquido en el tablero de mandos.

Estribos de acceso: las camionetas, sobre todo aquellas que retomaron la tendencia de la tercera banca, a menudo son demasiado altas y necesitan estribos para ayudar a las personas a subirse. Son útiles, sobre todo, para acceder a la tercera fila de asientos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.