El exitoso Mercedes-Benz Sprinter llegó a sus dos décadas de existencia

Han pasado 20 años desde que la marca alemana presentó este emblemático vehículo comercial del que se han vendido en todo el mundo más de 2,8 millones de unidades.

Redacción Motor

03:51 p.m. 12 de febrero del 2015

Se trata de un modelo utilitario de los más productivos y apetecidos del mercado, con capacidad para 3.5 toneladas de carga, de hecho –y para no ir tan lejos- solamente en 2014 la compañía comercializó 186.000 unidades, una cifra récord en los registros de ventas del Sprinter.

Cuando Mercedes Benz introdujo en el mercado este vehículo, prácticamente dejo de producir el T1, más conocido como Bremer (nombre de la ciudad en donde se fabricaba), que era el vehículo para fines comerciales que ofrecía la marca en ese momento, y solamente después de llevar cinco años en el mercado el Sprinter recibió su primer lavado de cara acompañado de algunas mejoras en cuanto al equipamiento.

Dos años más tarde, en 2002, el utilitario recibió de serie el control electrónico de estabilidad ESP. Así estuvo distribuyéndose en todos los mercados globales y en el año 2006 apareció una nueva generación que ofrecía tanto rasgos estéticos renovados como una interesante actualización mecánica.

Pero su esencia se mantenía en la carrocería por donde se le mirara: un característico capó corto y una cabina amplia la hacían inconfundible.

Su mecánica ofrecía una variada gama de motores y de manera opcional al propulsor de fábrica de 78 caballos de potencia se ofrecía un nuevo bloque turbo diésel de inyección directa muy económico y potente (122 caballos).

En el 2009 se montó otra nueva motorización y una nueva caja de cambios Eco Gear de seis velocidades. Tres años más tarde su control de estabilidad evolucionó dando paso al nuevo sistema Adaptative ESP y así se mantiene hasta el día de hoy.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.