El fabricante suizo Breva inventó el primer reloj del mundo con velocímetro 'en tiempo real'

Mirar la hora, la fecha, la altitud, la temperatura o calcular la velocidad según los datos del cronógrafo del reloj, ahora es cosa del pasado, Una majestuosa obra de arte de apenas 35 mm de diámetro.

Redacción Motor

03:40 p.m. 24 de febrero del 2015

El reloj con velocímetro

Así como nadie necesita un carro que llegue a los 100 km/h en ínfimos lapsos o que alcance velocidades que parezcan distorsionar la realidad, nadie necesita un reloj que haga más que dar la hora. Sin embargo, que levante la mano quien no le gusta ‘cosquillear’ su sistema nervioso con las sensaciones de un deportivo o tener al alcance de la mano algunos de los juguetes más exclusivos del mundo.

Es por eso que los fanáticos de los automóviles se dejan deleitar constantemente con las creaciones de los fabricantes más prestigiosos y llamativos de Italia o Alemania, y que los amantes de los relojes cuentan con curiosidades de marcas como Breva. Establecida en 2010, esta firma del empresario francés Vincent Dupontreué, quien para su cumpleaños 33 quiso crear su propia marca de relojes exclusivos.

Cuatro años y dos modelos después, Breva presentó en enero pasado su tercera creación, el Génie 03. Al igual que con sus antecesores, este reloj se caracteriza por una función realmente única que lo hace resaltar entre aparatos similares: un velocímetro en tiempo real, sin uso de GPS o una regla de cálculo mirando diversas medidas en la carátula del reloj.

Como el genio que sale de la lámpara, aquí un mecanismo hecho en titanio G5 sobresale seis milímetros sobre la cara del reloj. Es un anemómetro diminuto que está compuesto por 45 partes distintas que le permiten medir exactamente la velocidad del aire que choca contra el mecanismo, y de ahí deduce la velocidad de avance. El anemómetro es un aparato utilizado en meteorología para medir la velocidad del viento.

Internamente, unas aspas hemisféricas en forma de cuchara giran sobre un eje cuando son impulsadas por el viento, y en el caso del Génie 03 se convierten en una medida de velocidad. Esta es indicada por una manecilla de color rojo que sobre la pequeña cara del reloj señala cualquier velocidad entre 20 y 200 km/h.

La idea de Breva es que quien viaje en su yate, convertible, moto o cualquier vehículo descubierto, pueda extender la mano al viento para que el reloj le indique la velocidad a la que está viajando. Este singular y ‘descrestante’ capricho cuesta 56.800 dólares.

Por cierto, también da la hora.


Génie 01 y Génie 02

Previo al Génie 03 la firma suiza Breva ya había comercializado dos modelos: el 01 (derecha) y el 02 (izquierda). El primero, unos 120.000 dólares más caro que el 03, se destacaba por incluir un barómetro y las medidas necesarias para hacer una predicción del clima; mientras que el segundo (cerca de 80.000 dólares más caro) incorporó un altímetro mecánico.


DATO
El nombre de la marca proviene de ‘La Breva’, un viento caliente que llega del sur al lago como, en el norte de Italia, dándole a la zona un clima muy agradable. Denominación muy apropiada para relojes que predicen el clima.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.