Fanalca trajo la novena generación del Honda Civic

Es un sedán con el mismo perfil deportivo, pero con cambios estéticos y nuevas dimensiones que le dan actualidad y fuerza. Tiene aplicaciones interesantes en manejo ecológico, conectividad y seguridad

Redacción Motor

09:45 p.m. 10 de octubre del 2011

Vea fotos de la novena generación del Honda Civic

 El Civic nació a comienzos de los años 70 y por su concepción este carro tuvo la palanca suficiente para catapultar a la marca japonesa Honda hasta lo más alto del reputado escalafón automotor mundial.

Por sí solo, este vehículo representó el cambio de época de la industria en momentos en los que la crisis petrolera mundial hizo que la gente abandonara los grandes motores y paquidérmicas carrocerías para pasarse a autos compactos de racional consumo de combustible. Justo en ese momento fue en el que entró el Civic
a Estados Unidos.

Han pasado 38 años y todas las generaciones, que ya van por la decena si se cuenta el reciente estreno que tuvo la marca en Frankfurt con la versión europea que es diferente a la que se acá se tramita, han mantenido la misma vocación. De hecho, la novena edición del Civic que llega al país tiene como principal argumento un lánguido apetito por el combustible que se traduce también en bajísimas emisiones.

Frente al modelo precedente los cambios estéticos no son tan evidentes pero sí interesantes. Todas sus medidas se ampliaron para ganar un mayor espacio interior y más estabilidad. Es 15 milímetros más largo y 5 más ancho y su distancia entre ejes es de 2.67 metros con lo cual el espacio interior también aumentó.

Su estampa es más sólida y agresiva debido a los pliegues que surcan el capó, las nervaduras laterales y hombros que atraviesan la carrocería y que, junto con las nuevas luces alargadas de tres porciones, marco recto y bómperes con dos tomas de aire adicionales, completan un perfil muy aerodinámico y armonioso. La parte posterior también ganó en sobriedad y elegancia ya que se hizo un poco más dramática la caída del techo y los stops se cambiaron por unos de corte deportivo que se extienden hacia adelante en punta.

En cuanto a motor, tiene el mismo 1.8 litros de la generación anterior que entrega 140 caballos de potencia. Usa la tecnología i-Vtec de apertura inteligente de sus 16 válvulas y está acoplado a una caja manual o automática, ambas de 5 velocidades. Pero lo más interesante en este tema es que ahora cuenta con el Eco Assist, un sistema que se activa con un botón verde en el tablero y que permite ir 'midiendo' qué tanto está consumiendo el carro mientras se conduce, todo en tiempo real. Este sistema se traduce mediante el color que asumen unas barras situadas a cada lado del odómetro y con las que el conductor sabe si debe moderar su presión sobre el acelerador para tener un manejo ecológico.

Otra novedad es su sistema de conectividad y personalización. El conductor tiene acceso a todos los instrumentos e información desde el volante, puede subir fotos suyas y ponerlas como fondo en la pantalla inteligente del tablero central, tener conexión para cualquiera de los formatos actuales de música, incluido el manejo del celular a través del Bluetooth, y el nivel de individualización puede llegar hasta para escoger los sonidos, la duración de las  alarmas y los colores para la información que se presenta en la cabina.

En seguridad, viene con 6 airbags y también trae el estreno de una dirección con asistencia electrohidráulica que está conectada al control de estabilidad y que hace que trabajen en conjunto para que el conductor no pierda el dominio sobre el auto, incluso si se toman
curvas a una velocidad inadecuada. También cuenta con el sistema de asistencia de estabilidad que funciona como una especie de control de tracción y todos los instrumentos son ergonómicos y dirigidos hacia el conductor que tiene acceso desde el volante a cualquiera de los datos vitales de manejo.

Este sedán familiar se venderá en tres modelos, LX con caja mecánica de 62 millones de pesos, la misma versión pero con transmisión automática en 66 millones y el tope, EX full equipo y con caja automática, en 71 millones.

Eficiencia, la prioridad
Uno de los trabajos más delicados se realizó en el motor, ya que a pesar de mantener la cilindrada de 1.8 litros, se hicieron ajustes para disminuir su consumo, pues ahora tiene un bloque de aluminio de gran rigidez con componentes internos de baja fricción. También cuenta con el sistema Eco Assist, que es el que le informa al conductor, mediante un par de barras segmentadas que se iluminan en el tablero superior, qué tipo de conducción está ejerciendo. Si están en verde, el manejo es ecológico, con poco consumo de combustible, lo contrario sucede cuando pasan a un tono azul. Dentro de este sistema está la modalidad Econ, que se activa mediante un botón, con la cual se modifica la función del acelerador con respecto a las revoluciones del motor, por lo que la respuesta a la presión del pedal es más gradual y trabaja en conjunto con la transmisión automática. Es muy efectiva para el tráfico en ciudad pero le resta brillo a la conducción en carretera.

FRASES

Los parales ahora son mucho más delgados para ofrecer mayor visibilidad. El vidrio inferior de la puerta se aumentó, por la misma razón.

La dirección eléctrica trabaja con un motor independiente que no le resta potencia al propulsor principal ni aumenta el consumo.

La modalidad Econ es perfecta para usarse en los trancones y constantes paradas y arrancadas en donde el consumo es alto y no hay necesidad de grandes aceleraciones.

El piso del Civic está cubierto por un carenaje que lo hace una pieza plana y uniforme que aumenta la succión del efecto suelo y le da mayor estabilidad y aerodinámica.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.