Ferrari 'le podría meter el turbo' a todos los motores de su portafolio

La tendencia mundial de los fabricantes de autos de subir o mantener la potencia de sus motores, contaminando menos, posiblemente incida en una futura aplicación de este elemento por Ferrari. Rumor.

Redacción Motor

05:51 a.m. 13 de septiembre del 2013

Por el momento es solo un rumor, pero un rumor con toda lógica para volverse aseveración. Y es que el sentido común (y la tendencia tecnológica) indica que dentro de unos años Ferrari reemplazará todos sus actuales motores atmosféricos por unos dotados de turbocompresión. El rumor se basa entre otras causas, por la necesidad de recortar los niveles de emisiones para ajustarlos a la normativa Euro6.

Para Ferrari no es extraño el tema de los turbo en sus deportivos, por ejemplo lo llevaba el F40 o su precursor el 288 GTO. El Ferrari F40 se presentó en 1987 con un motor V8 biturbo 2,9 que entregaba 478 caballos de potencia y antes, el Gran Turismo Omologato de 1984, con un V8 2,8 de 400 caballos, fue el primer motor turbo de Ferrari para el mercado internacional. En 1982 la firma italiana hizo un ensayo local con el Ferrari 208 Turbo.

Actualmente sus primos, los Maserati Quattroporte y Ghibli usan motores V6 Twin Turbo desarrollados por la marca del tridente en colaboración con Ferrari Powertrain. Estos dos modelos son el mejor laboratorio de pruebas para que la casa del ‘Cavallino Rampante’ reciba en un futuro, de nuevo la presión del turbo.

Por supuesto, no dejamos de lado la llegada de los nuevos motores V6 a la Fórmula 1, donde Ferrari está desarrollando nuevos sistemas de turbocompresión que permitan reducir el conocido turbo lag, que es uno de los inconvenientes del sistema. Pero de los problemas surgen las soluciones y este puede ser el aliciente para investigar con más detalle, por ejemplo en asistencias eléctricas, como lo tiene el biturbo de Audi.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.