Siguiente
Tuercas

Fiel a su historia, Royal Enfield presentó en Colombia la nueva motocicleta Continental GT

Siguiendo esa tradición que se remonta a 1890, esta moto evoca a las 'cafe racers' de la década de los 60 con todo su estilo deportivo, y además lleva el sello clásico de la marca.

Redacción Motor

05:31 a.m. 09 de febrero del 2015

Detalles de la nueva Continental GT

La Continental GT transporta a quienes la conducen no solo a su destino sino también a otra época de las motos. En este tiempo lo común es que estos vehículos tengan instrumentos digitales, diseños futuristas, luces ledes y otras arandelas de la tecnología moderna. En contraste, Royal Enfield mantiene su ADN clásico, que se traduce en motos básicas y rústicas, equipadas solo con lo necesario para rodar y cumplir con la normatividad. El resto es estilo.

Esa simplicidad fue la que animó a los entusiastas de las motos de los años 60 a hacerles modificaciones primarias con el fin de lograr que lucieran de competencia. Ahí nació la moda ‘cafe racer’, que luego se convirtió en una tendencia que la Continental GT interpreta perfectamente. Un manillar bajo, sillín para un solo ocupante, tanque de combustible largo obligando a una posición de manejo más aerodinámica, y la menor cantidad de accesorios posible para evitar cargar más peso, ahorro que se traduce en mejores prestaciones.

La estampa de la moto es espectacular a pesar de su sobriedad. Las líneas evocan la deportividad de los 60, el sillín acompaña a la aerodinámica gracias a su final curvo, que armoniza con la posición de conducción que se debe asumir casi acostado sobre el tanque de combustible. El motor con sus partes cromadas resalta el diseño del chasis y complementa la estética al destacar el trabajo de pintura en los colores disponibles, amarillo y rojo.

Conducir la Continental GT es muy diferente a lo que se siente en las motos modernas. El motor de 535 cm3 de un solo cilindro transmite mucha vibración, sobre todo cuando se llega a la zona de las 6.000 revoluciones, donde tiene el corte y el giro de un solo pistón de gran tamaño, y se hace sentir en toda la moto y el pasajero. La posición de manejo es bastante más acostada que de costumbre, lo cual permite compenetrarse más con el aparato, que no cuenta con asistentes electrónicos de manejo, como ABS de frenos o control de tracción. Por lo tanto, toda maniobra que se realice debe hacerse con cuidado para evitar posibles problemas.

El motor tiene una curva de aceleración muy lineal; no es brusco cuando se opera todo el acelerador y permite un rodar suave en la calle. En cambio, en la carretera sí se esperaría que fuera más agresivo para gozar de un manejo más deportivo, acorde con la estampa de la máquina y el cilindraje del motor. La caja de cambios de 5 velocidades es corta en sus relaciones y suave de operar. Sin embargo, en el momento de poner segunda marcha debe subirse la palanca bastante más de lo normal. De lo contrario es posible que no engrane el cambio.

Cruzar es bastante fácil, pues la moto responde muy bien a los movimientos del conductor. La suspensión es rígida y corta en recorrido, lo que hace que la Continental GT sea muy agradable cuando se transita en carreteras con gran cantidad de curvas. Además, su bajo peso en relación con la cilindrada (194 kilogramos) ayuda en las maniobras muy cerradas y los cambios de dirección bruscos.

En la ciudad también es agradable para rodar entre el tráfico, pues se deja mover con mucha facilidad, pero se sufre mucho por la dureza de la suspensión, que refleja crudamente el mal estado de las vías. A tal punto que puede resultar bastante agotador si se pretende rodar en la Continental GT todos los días.

Frenar es algo que se debe hacer con mucho cuidado porque los frenos delanteros Brembo paran bastante bien, pero son susceptibles de bloquearse si se operan con brusquedad. Los traseros son justos pero con un recorrido largo que permita dosificar fácilmente la cantidad de parada.

Para manejar todos los días una moto como la Continental GT hay que entender de dónde viene y cuál es la historia que la acompaña, solo así se puede comprender lo que se siente rodar con la vibración del motor, percibir cada irregularidad del piso, estar casi acostado sobre el tanque para conducir y vivir la historia de las ‘cafe racers’ de nuevo.

Royal Enfield permite a sus usuarios pasar por un estilo de vida diferente y exclusivo a través de sus productos. No solo hay motos, porque esta viene acompañada de la pinta adecuada para salir a rodar: cascos con el estilo ‘cafe racer’, ropa con diseños de época, chaquetas de cuero que evocan la historia militar de la marca y los accesorios para todos sus modelos, que completan una identidad única para cada usuario.

Con esta moto llega un competidor diferente al mercado en el segmento popular, una marca con tradición e historia que se aparta de los estándares normales de diseño y mecánica, pero que mantiene un rango de precios en sus productos que permite rodar con estilo sin necesidad de hacer una gran inversión. Y de la mano de un poderoso distribuidor, como es el Grupo Corbeta y su filial AKT en motos, que usa la marca Royal Enfield para ofrecer un producto diferente y en un nivel superior al de las motos populares, a tal punto que establecerá para este una red independiente de ventas y servicio.

Juan Pablo Clopatofsky

DATOS
La Continental GT es una gran opción para quienes, además de un medio de transporte diario, quieran resaltar con un estilo propio.

13'450.000 pesos cuesta la Continental GT, moto que abre una nueva y diferente opción para todo tipo de público. Es una motocicleta funcional, de mecánica sencilla, construida para aguantar el uso y el abuso, con un diseño clásico y famoso.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.