Finalizaron en medio de tensión las 6 Horas de Bogotá

La carrera más importante del año llevó 63 autos, pilotos de 4 nacionalidades, un gran nivel técnico, una alta dosis de mortalidad mecánica y un fuerte accidente que impidió completar la distancia.

Redacción Motor

09:12 p.m. 13 de diciembre del 2011

Tensas, jugadas con el acelerador a fondo en difíciles condiciones de pista y pavimento, las 6 Horas del 2011 pasarán, como siempre, a la historia. Esta vez tuvieron un elemento desafortunado que impidió que los autos rodaran durante todo el tiempo previsto porque fue necesario terminar en neutralización debido a un fuerte accidente que implicó a tres autos cuando faltaba menos de media hora para terminar.

La atención a los pilotos Luis Jenaro Rico, Carlos Jaramillo y Juan Pablo Clopatofsky requirió el uso de todo el parque de ambulancias, por lo cual hubo que bajar con alguna antelación la bandera a cuadros ya que no había el necesario soporte para rematar la prueba en pista libre.

Esto no cambió los resultados que ya estaban jugados pero sí cubrió el remate del día con un sentimiento de angustia y pesar pues Carlos Jaramillo sufrió fracturas en los pies que, por fortuna, se están recuperando satisfactoriamente.

El escenario ofreció dos caras. Por una parte, muchos mejores servicios como el circuito cerrado de televisión, tribuna en el paddock, nuevas medidas de seguridad en la pista y muchos detalles de organización que estuvieron acordes con la enorme solicitud de cupos (más de 80) y las expectativas de las 63 tripulaciones que finalmente tomaron la salida.

Los dos radical RS8, candidatos a pulverizar los récords y los rivales, fallaron en su intento. El auto colombiano con Ómar Julián Leal y Martín Sala se fue pronto luego de un choque cuando estaba en manos del segundo y en el cual tuvo la autoría. El de los venezolanos Popow, Potolicchio y Ardagna ganó su grupo, pero errores de pits y paradas imprevistas lo retrasaron con respecto al más rápido de la general, que resultó ser de nuevo el prototipo criollo Salamandra.

Este curioso auto, también campeón nacional, dio buena cuenta de todos los Radical ingleses gracias a su consistencia y perfecto ritmo, a pesar de haber improvisado una tripulación a última hora que tomó el lugar de los hermanos Martínez, sus tradicionales conductores. Triana, Yacamán, Albarracín y su constructor Javier Castillo, lo llevaron a la meta con 233 giros cumplidos, uno más de los que hizo el auto de Mario Monroy, José Camilo Forero y Mauricio Lozano, en un estrecho final.

Tampoco hubo sorpresas entre los Gran Turismo, grupo en el cual la confiabilidad del Ferrari F430 en manos de los muy experimentados "Memo" Rojas, Ernesto Viso, Sebastián Saavedra y Felipe Merjech, fue el arma perfecta, a pesar de varios notorios trompos, para ganarle al Seat venezolano y al precioso M3 de Camilo Sáenz y Enrique de Francisco, que hizo un prudente y tranquilo estreno, retrasado por un golpe que le dañó temporalmente la suspensión trasera.

Las sorpresas las pusieron los hermanos Soto con Andrés Méndez, cuyo veterano prototipo 2 litros en la última hora se hizo a la cabeza de la carrera cuando el motor del auto de Dirk Herber e Ignacio Ruiz se quedó sin lubricación y resignó sus aspiraciones.
Tampoco nadie tenía en la baraja de probables ganadores a los venezolanos Danny Gianfrancesco y Miguel Benítez, quienes en un Swift alquilado localmente no tuvieron problemas para ganar holgadamente su grupo ante los numerosos incidentes mecánicos y físicos que tuvieron sus rivales.

Una merecida victoria, premio a la carrera perfecta, pero muy ajustada lograron Guillermo Olarte y su hijo Nicolás, acompañados por Jaime Mantilla y Andrés Botero en el Mazda 3. Le ganaron por mínima diferencia -remataron en la misma vuelta- al buen Honda de los ecuatorianos Morán y Andrade.

FRASES

Las Seis Horas 2011, Motor-Petrobras-Motorcraft, fue una carrera con más visos de velocidad que de resistencia en una pista difícil y con un buen periodo de lluvia.

Las diferencias de velocidades y la tipología de los carros cada vez se marcan más en la pista, lo cual hace más difícil la conducción, y el tráfico es muy denso.

Imponente, como siempre, la grilla de las 6 Horas cada año muestra más tecnología.

Pies de fotos

> Así fueron todas las 6 Horas, jugadas metro a metro como lo prueban el radical de Renzo Sandoval y el Seat de los venezolanos Popow, Silah y Álvarez, a la postre segundos en su grupo.

> La constancia del Van Diemen de los hermanos Soto y Andrés Méndez les mereció la victoria en los prototipos hasta 2.000 cc.

> El gran esfuerzo por presentar el Radical RS8 de Leal y Sala terminó en un infortunado y tempranero accidente con el Clio de Autostok, que le comprometió el chasís y la suspensión trasera.

> Más que merecida, muy bien lograda la victoria del Mazda 3 de Olarte, padre e hijo, con Jaime Mantillo y Andrés Botero en la reñida serie de los turismos 2.000.

1 Espectacular el BMW M3 de Camilo Sáenz y Enrique de Francisco, que no estuvo exento de las contingencias del circuito. Un golpe le dañó la suspensión trasera y lo retrasó.

2 Ganaron su grupo pero no les alcanzó para la general a pesar de la abrumadora superioridad mecánica del Radical RS8 de los venezolanos Popow-Potolicchio y Ardagna.

3 Alex Castro y Carlos Jaramillo tuvieron un triste final cuando el segundo de ellos cayó en el múltiple accidente del final de carrera en el cual el piloto resultó con fracturas.

4 Los venezolanos Gianfrancesco y Benítez alquilaron localmente este Swift, con el número 56, y al caer la bandera eran los mejores del grupo de los 1.400 cc.

> La Salamandra no pudo cerrar mejor el año luego de haber ganado el nacional de su modalidad. Con la ventaja justa ganó la general de la carrera en manos de Castillo, Yacamán, Triana y Albarracín.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.