Así funciona la segunda generación del asistente de parqueo en los carros

Luego del mecanismo para estacionamiento automático longitudinal, Bosch presentó la segunda fase de esta ayuda clave que es el parqueo perpendicular o en 'bahía', el más común y necesario.

Redacción Motor

08:42 p.m. 10 de octubre del 2011

  Una de las tareas más aburridas y complicadas que se dan en el uso del automóvil es estacionarlo. Los espacios son cada vez más pequeños y el diseño de los sitios de parqueo en Colombia suele obedecer más al requisito del puesto que a la amabilidad de aceptar al visitante o residente. Especialmente en muchos centros comerciales donde, además de la mínima área para ubicar el vehículo, el espacio de maniobra es igualmente acrobático.

El asunto se ha agravado porque en la misma proporción en la cual el metraje de parqueo se achica, el requerido por los vehículos aumenta. Los fabricantes de autos han emprendido una carrera por el aumento de volumen y medidas de sus cabinas gracias a que encuentran siempre materiales y maneras de hacerlos más livianos. Pero esa diferencia de kilos no se ha traducido en autos más pequeños y compactos sino en carrocerías de volumen creciente. Basta con comparar un Hyundai Accent de hace 10 años con el actual, o las SUV como la Sportage que puede fácilmente haber pasado de talla médium a large y así sucesivamente se ha engordado el escalafón de tallas en todos los vehículos.

El fenómeno es mucho más evidente en las SUV por su altura y se ha agravado por la tendencia de todos los diseños actuales en los cuales la visibilidad en el ángulo 'tres cuartos' de la parte trasera es cada vez menor cuando no inexistente. Por lo tanto la maniobra es algo de espejos, cabeza, cálculo y algo de suerte si al final del procedimiento uno logra abrir las puertas.

Hace ya un tiempo, empezaron a ofrecer en el mercado sistemas que permiten el estacionamiento sin intervención del conductor. Esto, que antes era algo de película, ahora se está volviendo rutinario y popular. De hecho el primer auto que vino a Colombia con un 'estacionador' automático fue un Skoda y el accesorio tiende a ser más popular en la medida en que todos los carros van a estar equipados con sensores de proximidad y la dirección se puede ordenar electrónicamente para lo cual debe ser electroasistida.

Los sensores de parqueo integrados en el auto y cuya información llegue a un computador permiten medir el espacio disponible y confrontarlo con las medidas del auto. Basta con pasar al lado de una 'vacante' en la calle y estos aparaticos -si están activados- le informan al conductor si su vehículo cabe en ese espacio. Si hay luz verde, basta con pulsar un botón y el auto inicia el retroceso y los giros perfectos para acomodarse en el puesto. Lo único que el conductor debe hacer es frenarlo, poner la marcha que corresponde y tocar el acelerador para moverlo. Cero timón. Y es posible que estas acciones también se automaticen.

Hasta una fecha reciente, este servicio estaba disponible para el parqueo longitudinal que es el más frecuente en las calles europeas y los espacios tan reducidos que tiene esta maniobra es más importante en la escuela de manejo que muchas lecciones de tráfico y señales pues quien no es capaz de poner su auto en esas mínimas opciones, se queda con él dando vueltas a la manzana. Y es tan compleja la situación que los carros nunca se deben dejar engranados ni con el freno de estacionamiento puesto pues lo usual es que se empujen con los bómperes para lograr el espacio.
En algunos casos, cuando la gente los deja por mucho tiempo en un sitio, es posible que encuentre su auto ¡en la cuadra siguiente!

En el Salón de Frankfurt, Bosch sorprendió con una segunda fase del estacionamiento autónomo. Esta vez, se trata del parqueo en 'bahías' como se llama técnicamente la colocación del vehículo de manera perpendicular que es la usual en todos los sitios colombianos, privados y públicos.

El mecanismo funciona de la misma manera. Los sensores de distancia calibran la posibilidad y si el aparato cabe en el hueco pues hacen todo el ejercicio que es teóricamente más fácil que el longitudinal pero para la persona puede resultar más engorroso en la práctica por la baja visibilidad y porque también tiene que cuidar el espacio frontal que tenga el auto para virar.

Ahora, en la última versión de Bosch, la estacionada se puede seguir en todas las dimensiones gracias a las cámaras que pueden dar una predicción de la trayectoria y una visual del entorno, que se reproduce en la pantalla del navegador o en una zona del espejo retrovisor, lo cual genera una mayor seguridad pues hay un control adicional del ojo de quien está al volante.

Hace escasos cuatro o cinco años, a nadie se le ocurría el tema de las cámaras y las alertas de vecindad. Hoy se consiguen como accesorios de todos los precios y funcionalidades para cualquier vehículo y como es de común ocurrencia y desarrollo con los elementos electrónicos, cada vez será más usual encontrarlos en todos los carros. Como pasó, por ejemplo, con los seguros de puertas o vidrios y espejos operados eléctricamente que fueron un gran diferenciador y hoy son un lugar más que banal y obligatorio en todos los carros.

La dirección electroasistida
Este elemento, que se ha venido imponiendo como ayuda de manejo, pues permite evitar consumo de energía del motor en mover el mecanismo hidráulico tradicional, es el clave para implementar el funcionamiento de la dirección autónomamente en sistemas como el de parqueo. La razón es que al motor eléctrico se le pueden dar órdenes generadas electrónicamente en el computador, no solamente para que accione la estacionada sino también para correcciones de rumbo asociadas con el control de estabilidad cuando el auto ingresa en una condición en la cual la posición de las ruedas inducida por el conductor puede ser equivocada o aceleradora de una patinada.

FRASES
La segunda generación del estacionamiento autónomo va a ser algo muy popular en poco tiempo pues se trata de integrar funciones e informaciones que serán rutinarias en los carros.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.