El G500 'al cuadrado' presentado en el Salón de Ginebra es una extravagancia de Mercedes-Benz

Horrible si se trata de buscarle algún trazo de diseño, pues lo pintaron y lo hicieron con regla y escuadra, pero quizás no importa porque mide 2,25 metros de alto, 2,10 de ancho y 2,85 entre ruedas.

Redacción Motor

04:08 p.m. 10 de marzo del 2015

Con esas dimensiones tan salidas de lo normal, que ridiculizan a las gigantes camionetas americanas, no hay ángulos desde los cuales los mortales podamos apreciarla externamente.

Pero eso no importa en este fierro que ofrece estribos y manijas para poder subir a la cabina -además de contar con la flexibilidad y la fuerza de los ocupantes-, porque a bordo se viven todo el lujo, el confort y la elegancia propios de un Mer-cedes de esta estirpe y estas letras. Pero desde un segundo piso.

Este G500 etcétera está hecho sobre la plataforma del G citadino, con un motor V8 de 4 litros, con dos turbos montados en el centro de la V al estilo ¡BMW!, que entrega 422 caballos. Muchas piezas son de fibra de carbono y fibra de vidrio para no castigar con peso la vigorosa mecánica que hace que sus ruedas y suspensiones pasen por encima de cualquier cosa. Sin angustias ni necesidad de bajarse a medir los obstáculos porque el despeje de la parte más baja es de 45 centímetros (casi medio metro) y los ángulos de franqueo son 52 grados adelante y 42 atrás. Es decir, se clava en los huecos, dunas, piedras o montes sin problemas.

Las transmisiones se controlan con tres diferenciales a su vez manejados por un computador, y las suspensiones, con dos amortiguadores por rueda, se pueden ajustar desde la cabina y cambian de dureza en 15 milisegundos.

Por ahora, los prototipos están en la zona de contacto con el público para ver las reacciones y decidir su eventual producción en serie. Pero no faltarán los exóticos clientes de los Emiratos Árabes para quienes estas características les vendrán como ani-llo al dedo y sus cheques podrán mover la línea de montaje.

DATOS
Cada rueda tiene dos amortiguadores: uno para el trabajo normal y otro que se gradúa de manera electrónica desde la cabina y controla la flexibilidad de acuerdo con el terreno y el deseo del piloto.

Este vehículo fue desarrollado directamente por los ingenieros de Mercedes en la planta y centro de investigaciones de Graz, Austria, ciudad de donde provienen las insignias de la Clase G.

Si en un abuso extremo se llega a obstáculos en los cuales el aparato se pueda golpear por debajo, hay un protector inferior de acero inoxidable que preserva toda la mecánica y sirve como esquí para pasar sin problemas.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.