Gobierno aumentará el valor de las pólizas para chatarrización de camiones

Tiene ya listo un decreto que incrementa el costo de las pólizas o garantías bancarias para la compra de camiones.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

No se ha secado aún la tinta del decreto 2085 del pasado 11 de junio, con el que el presidente Álvaro Uribe logró conjurar esa noche el paro de camioneros, y ya está en su escritorio un nuevo decreto que cambia sustancialmente las medidas para el ingreso de camiones nuevos al parque automotor.

EL TIEMPO obtuvo una copia del nuevo decreto que modifica la norma anterior, y que en la práctica, encarecen el valor de las pólizas o garantías bancarias que una persona debe adquirir si desea comprar un vehículo automotor de carga mediante el mecanismo de reposición por desintegración física.

El aumento de la póliza es de casi el 17 por ciento sobre el valor que se había fijado en junio, pero además, la garantía bancaria ya no se hará efectiva, a favor del Ministerio de Transporte, en seis meses, sino que el plazo se redujo a tres. Esto significa que si una persona no logra chatarrizar su camión viejo en ese lapso, la plata irá directo a las arcas del Gobierno.

Los cambios

La nueva disposición del gobierno señala que el valor de la póliza para vehículos articulados (tractocamión) será de 70 millones de pesos, lo que representa un aumento de diez millones a lo estipulado en junio; para vehículos rígidos doble troque de tres o cuatro ejes y volquetas doble troque, la póliza tendrá un costo de 50 millones de pesos; para vehículos rígidos de dos ejes y volquetas de 3 a 6 toneladas de capacidad de carga, el valor de la póliza será de 15  millones de pesos. Y para  vehículos rígidos y volquetas de dos ejes con capacidad de carga superior a seis toneladas, la póliza tendrá un costo 35 millones de pesos.

En el decreto del pasado 11 de junio solo había tres categorías de vehículos de carga y se estableció que la tarifa de la póliza -que para muchos transportadores no es nada distinto al pago de un ¿cupo¿ como ocurre con los taxis-, en el caso de las tractomulas era de 60 millones de pesos; para los vehículos rígidos de doble troque de 40 millones, y para los vehículos rígidos de dos ejes, de 20 millones de pesos.

Lo novedoso de este cambio, es que se crean nuevas categorías de vehículos automotores de carga, y aunque se exime del pago de la póliza a los camiones pequeños (menos de tres toneladas), esa plata el Gobierno la recuperará por el mayor valor cobrado a vehículos de más capacidad de carga.

La estrategia diseñada por el Ministerio de Transporte para chatarrizar camiones viejos no ha rendido los frutos esperados, aunque si se ha beneficiado con una cuantiosa suma (cien mil millones de pesos aproximadamente), que ha ingresado a  las arcas oficiales desde que impuso el mecanismo de la póliza en el año 2005.

Por esa vía, más que poner freno al aumento del parque automotor de carga, en los dos últimos años entraron a engrosarlo unos de 22 mil camiones nuevos. En cambio, solo se han desintegrado menos de 4 mil camiones viejos.

Aunque el presidente Uribe logró apaciguar los ánimos de los camioneros que amenazaban con continuar en paro el mes pasado, dirigentes del sector como Jaime Sorzano, presidente de Colfecar, consideran que la póliza ¿se convirtió en un impuesto más¿ que con el paso del tiempo incrementará los costos del transporte de carga.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.