No hay que satanizar las motos

No hay que satanizar las motos

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

La moto se ha convertido en un medio de transporte muy eficiente, pero hay que poner reglas claras para todos los actores.

Es una realidad innegable que la cantidad de motocicletas que han ingresado en los últimos años a las calles y carreteras de Colombia es gigantesco. Es igualmente innegable que este medio de transporte trae muchas soluciones de movilidad para todos pero también genera problemas y controversias.

Y casi con el mismo nivel de ¿innegabilidad¿ podemos pensar que seguirán llegando motos al país y se seguirá incrementando la cantidad de motociclistas. La moto es un medio de transporte usado masivamente a nivel mundial.

Incluso, es el medio de transporte principal en muchos países desarrollados; Colombia no puede ser ajena a esta realidad e impedir la entrada de motos ni crear leyes absurdas que desestimulen su uso.

La solución es legislar bien e inteligentemente, es controlar la forma en cómo se expiden las licencias de conducción, fiscalizar y multar a las escuelas que las emiten de forma irresponsable e indiscriminada, aplicar muchas de las normas adecuadas que existen pero que no se respetan. En definitiva, es generar cultura en todos los actores.

Normas coherentes
Pero para generar cultura y exigir el cumplimiento de las normas se debe partir de la existencia de normas coherentes e inteligentes y que tengan en cuenta la realidad nacional. Y lo cierto es que algunas de las normas actuales y, peor aún, las propuestas por el Ministerio de Transporte, no tienen ninguna lógica.

Hay alguien que no ha sido consultado y quien sin embargo debería ser tenido en cuenta para iniciar el proceso. Ese alguien conoce la problemática de las motos en Colombia, debido a que la vive a diario: los motociclistas.

Y, obviamente, como en todo grupo social, dentro de las personas que manejan moto existe toda clase de ejemplares. Desde los muy respetuosos de la ley, hasta los que creen que andar en moto es lo mismo que andar a caballo por el monte. Pero hay grupos organizados y con representantes legítimos que pueden y quieren ayudar a solucionar los problemas de movilidad y desplazamiento.

Cuando empezaron a aplicar la nefasta ley de circular a un metro del andén derecho, líderes y participantes de algunos de los clubes de motos de Bogotá decidimos dejar de quejarnos y hacer algo.
Iniciamos la recolección de firmas de una iniciativa popular para modificar el Código Nacional de Tránsito, específicamente el capítulo 5, que tiene que ver con las motos.

El proyecto ya es conocido en la Registraduría Nacional y, con formatos emitidos por la entidad, se inició la fase 1 del proceso. Ya hay motociclistas recolectando firmas a nivel nacional.

El grupo que está liderando el proceso no tiene ningún vínculo ni interés político, sino un grupo de motociclistas tratando de mejorar las cosas. Y valga la aclaración: no tratando de mejorarlas para poder hacer ¿lo que nos dé la gana¿, sino tratando de mejorarlas para que las motos sean un medio de transporte viable, seguro y eficaz; que sea respetada como otro vehículo automotor pero que también respete las normas que se determinen.

*Guillermo Castaño, copromotor de iniciativas para el mejoramiento de la movilidad, el respeto y los índices de accidentalidad en moto.


PARA OPINAR EN INTERNET
Existe un portal en Internet para que todos los interesados (motociclistas, clubes, ensambladores, distribuidores, vendedores de repuestos y accesorios, etc.) puedan ingresar a enterarse del proceso y opinar sobre otros temas que afectan a los moticiclistas.

La dirección es www.motosenlavia.com

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.