La historia pisó las haciendas en el rallye 'Haciendas Classic'

116 automóviles deportivos y algunos sedanes tradicionales, previos a 1975, fueron invitados por el Club Los Tortugas y la firma relojera Chopard al primer rallye 'Haciendas Classic'.

Redacción Motor

10:08 p.m. 26 de septiembre del 2011

Más allá de la simbólica competencia deportiva, el encuentro fue todo un acontecimiento por la calidad de los carros, su rareza y el alto nivel de presentación.

Nunca antes, en carretera y con la selectividad hacia los autos deportivos, se había hecho en el país una prueba tan linda e impactante como el rallye 'Haciendas Classic', que el pasado 11 de septiembre visitó sitios emblemáticos de la sabana y que en años venideros tendrá etapas en otras fabulosas haciendas y casas de campo no solamente de la zona bogotana sino también de otras regiones del país.

La organización reunió a todos los participantes de manera escalonada en el tradicional museo del Chicó, al norte de Bogotá y de allí salieron cada 30 segundos con rumbo hacia la Pradera de Potosí. Para la mayoría de los autos veteranos, esta fue la parte más dura pues debieron subir al Alto de Patios, cuesta que ya cobró varias varadas especialmente por bombas de gasolina, exostadas fuera de tiempo y, en el descenso a La Calera, otros muchos recordaron que los frenos de sus carros estaban hechos para todo menos para ese fuerte uso. Como consecuencia, unos regresaron a casa, otros se desvararon y algunos más opulentos cambiaron de carro por otro de la época pero sin tantas enfermedades.

De Potosí la pintoresca caravana se dirigió a la hacienda Santa Ana de Tibitó y retomó hacia el sur con una parada en Juncalito, otra casona típica de la región, entre Tibitó y Zipaquirá. Como no podían faltar ingredientes propios del sitio y el momento, un torrencial aguacero precipitó la subida de las capotas que tuvieron prueba de fuego por una granizada que esos carros llevaban décadas sin sentir en su piel.

Luego de una parada más profesional que incluye un elegante almuerzo en Fagua, entre Cajicá y Tabio, la última etapa de enlace llevó a los felices participantes a El Pórtico, donde se realizó la premiación. Ganó Camilo Sáenz en un BMW 2002 turbo por su perfecta regularidad mientras que uno de los diez relojes que Chopard hizo especiales con marcación del rallye fue rifado entre los participantes y quedó en la muñeca de Rafael Esguerra, quien compitió en un Mercedes 190SL.

De las 100 a las 1.000 millas
El rallye Haciendas Classic se hizo con alguna emulación de la gran prueba mundial que patrocina Chopard en Italia, las "Mille Miglia". Es muy complejo pretender una prueba con esa distancia pero por ahora, las 100 millas sabaneras cumplieron su propósito como primera etapa aunque se estudia hacer el evento más largo y en dos días para sacarle más rendimiento a todo el montaje y darles a los dueños de los carros mayores oportunidades de disfrutarlos, como también al público de seguirlos.

Buscando cupo
Luego del éxito que registró la prueba, muchos propietarios empezaron desde ya a preparar nuevos carros para la segunda edición de la competencia que seguirá siendo de carácter invitacional para garantizar la tipología y calidad de los automóviles y seguramente van a ser más estrictos en la selección.

FRASES

El presidente de Chopard, presente en el evento y los direc tivos del banco HSBC y Audi, copatrocinadores del rallye, junto con el Club Los Tortugas, anunciaron su segunda edición dentro de dos años.

La subida y bajada al Alto de Patios fue un momento difícil para muchos de los carros cuyos motores se cansaron y sus frenos se recalentaron, pero la mayoría logró pasar la cordillera con más anécdotas que problemas.

De manera independiente, el Club Los Tortugas seguirá haciendo el campeonato de San Diego para estos mismos autos pero en la modalidad de velocidad.

Los autos ingleses fueron la gran mayoría de los deportivos puros pero los tradicionales americanos también le pusieron la nota de antigüedad al rallye.

> Impecable Porsche 356 de la serie B, correspondiente a 1960, con el motor 1.600 llamado 'Super 90', que era su caballaje.

> Típico Mercedes Benz 190 Sl Roadster. Era el auto accesible para quienes no podían arrimarse al "alas de gaviota" 300 SL.

> El carro sensación del rallye: un precioso e imponente Bentley 1924 4.5 litros Le Mans, de la misma familia de los autos que ganaron en su momento las 24 Horas.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.