La historia del primer campero de la marca inglesa Land Rover

Este legendario 4x4, ícono británico tan emblemático como el té, remolcó con éxito la historia de la casa inglesa Rover y le dio un impulso kilométrico una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial.

Redacción Motor

08:52 p.m. 24 de octubre del 2011

Fotos de la historia del Defender

El Defender nació de la segunda necesidad vital de todo hombre: la comida. En la Inglaterra de la posguerra había una tremenda crisis económica que no permitía importar tractores para poder arar la tierra, no solo por la escasez de dinero sino porque en Europa tampoco había quien los fabricara pues todas las industrias trabajaron para armar los ejércitos.

Por esta razón Maurice Wilks, propietario de una finca en una isla próxima a Gales y director técnico de Rover, buscaba crear un vehículo versátil que desempeñase la doble función de tractor ligero y de vehículo todoterreno. Fue él quien dibujó sobre la arena el perfil del nuevo vehículo y lo bautizó como 'Land Rover'.

El proyecto fue aprobado en 1947 y entonces se construyó un prototipo tomando como referencia un Jeep Willys pero como el acero era escaso, los fabricantes utilizaron una aleación de aluminio -en boga para hacer aviones de combate- que ofrecía las ventajas de bajo peso y resistencia a la corrosión.

Durante la concepción de este modelo, también nació la configuración de una estructura que se usa hoy en día. Antes de la guerra los fabricantes construían el chasís con planchas de acero para darles mayor resistencia. Con la poca disponibilidad de material se ideó un esqueleto cuya base eran dos largueros a los cuales se les incluyeron barras al través en disposiciones cuadradas y cuyo conjunto se denominó 'escalera'. Esta idea ahorró tiempo y dinero y proporcionó el bastidor más resistente
y duradero hasta la fecha.

La producción del primer modelo se hizo en la planta de Solihull en 1948 y tenía un motor de gasolina de 1.595 cm3, tracción en las cuatro ruedas y una caja de relaciones cortas que mejoraba su capacidad todoterreno. Su presentación oficial se hizo este mismo año en el Salón del Automóvil de Ámsterdam.

En su primera versión, el Land Rover únicamente estaba disponible como vehículo de trabajo abierto y como estaba destinado al sector agrícola, tenía ejes de acople que permitían movilizar diferentes tipos de maquinarias.

En 1949, las fuerzas armadas británicas encargaron sus primeros Land Rover, y reemplazaron al Austin Champ, más complejo y caro, y lo configuraron para múltiples tareas. En 1950 se reemplazó el sistema de tracción en las cuatro ruedas permanente por una disposición con la cual se engranaba en las relaciones cortas pero, si era necesario, también lo podía hacer en las relaciones largas. En 1951 se potenció con un motor dos litros y en 1953 se alargó su carrocería, en un estilo de 'station wagon', para acomodar a siete pasajeros.

Un año después la reina Isabel recibió un modelo especialmente construido para su tour por la "Commonwealth" y ese mismo año se fabricó el modelo 100 mil. Para 1958 se había duplicado esa cifra y fue cuando la compañía conmemoró la primera década del vehículo con la presentación de la Serie II. Esta tenía la carrocería rediseñada con faldones laterales y perfiles redondeados en los paneles. La cilindrada del motor aumentó a 2.3 litros mientras que el diésel, lanzado un año antes, fue objeto de una exhaustiva renovación.

En 1961 se presentó la edición para 12 pasajeros del 'station wagon' y seis años más tarde el motor alcanzaba los 2.6 litros de cilindrada.

En junio de 1970, y sin demasiadas modificaciones estéticas, nació el Range Rover. Se equipó con un motor V8 de 3.5 litros, por lo que se requirieron cambios para robustecer la transmisión y los frenos de campana se cambiaron por discos en las cuatro ruedas.
La versión inicial fue de dos puertas y se convirtió en un éxito de ventas.

En 1971 se dio a conocer la tercera serie del Land Rover original que traía, entre otras mejoras, un 'face lift' y una caja de cambios totalmente sincronizada. Cinco años después se habrían producido 1 millón de vehículos bajo esta marca.

Hasta esta serie se trabajó el concepto original que renacería en los años 90 bajo la denominación Defender, como actualmente se le conoce.

En los años 80 se mejoró constantemente la potencia y las ayudas del 110, precursor del Defender que conoció los frenos de disco adelante en 1983, caja de 5 velocidades automática, motor de 8 cilindros en V y apareció la edición pick-up.

En 1990 se implementó el motor diésel con inyección y turbodiésel, tres años más tarde tuvo discos de freno en las cuatro ruedas y en 1998 se incorporó el ABS, el control electrónico de tracción y la distribución de la fuerza de frenado.

El más reciente de los Defender es el DC100 concept que se presentó en el Salón del Automóvil de Frankfurt este año.

Adaptables y versátiles
Las condiciones de este todoterreno hicieron que tuviera múltiples usos militares y civiles, incluso como carro de bomberos. Su adaptabilidad a cualquier circunstancia y su durabilidad lo convirtieron en leyenda. Una de las proezas más memorables es la de 1972 cuando un grupo de las fuerzas armadas británicas condujo dos Land Rover desde el norte de Alaska hasta el extremo más meridional de Argentina, atravesando el Tapón del Darién. El viaje duró seis meses y ambos modelos llegaron hasta el final de la travesía.

FRASES

En 1994, BMW adquirió el grupo Rover y en el 2000 pasó a formar parte de Ford junto con Aston Martin, Jaguar, Lincoln y Volvo. En la actualidad pertenece a la marca india Tata.

La más reciente versión del Defender salió a principios de este año y tiene un motor diesel de 2.2 litros turboalimentado con emisiones Euro V y transmisión de 6 velocidades.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.