La historia de un récord de velocidad que data de 75 años atrás

Aunque parezca increíble, hasta ahora, y luego de 75 años, hay un récord de velocidad que aún no se ha batido, a pesar de todos los avances queha tenido el automóvil a lo largo de su historia.

Redacción Motor

01:11 p.m. 05 de febrero del 2013

Eran los tiempos de las grandes emulaciones entre los países, próximos a entrar en guerra y cuando los alemanes querían ser
los mejores en todo y sus máquinas de carreras de Mercedes Benz y Auto Union eran, más que una pieza mecánica, un símbolo del poder y del saber.Mercedes Benz preparó un auto para la ocasión derivado del que usaban para las carreras y que ya empezaba a crear la leyenda de las "flechas de plata".

El W125 fue el más flecha de todos pues recibió un motor de 12 cilindros con dos supercargadores que desarrollaban 741 caballos. Los pistones estaban colocados en V a 60 grados y movían las ruedas a través de una caja de cuatro marchas que le daba el impulso para llegar a la zona cronometrada a fondo de cuarta y
del tacómetro.

Como rige hoy, para que el récord fuera registrado el auto debía hacer dos intentos, uno en cada sentido y en un lapso de menos de una hora, lo cual no fue ningún obstáculo pues a las nueve de ese día, Alfred Neubauer, legendario director de ese equipo, su piloto y los técnicos ya estaban celebrando el suceso en el Park Hotel de Frankfurt.

Por supuesto, para que esto se diera el gobierno alemán cerró la famosa Autobahn A5, que aún hoy existe entre Frankfurt y Darmstadt, y puso todas las facilidades para que el poderío de sus autos le diera una vez más la vuelta al mundo.

Más tarde, en ese mismo día y sitio, Auto Union tuvo su oportunidad de batir la marca con el piloto Bernd Rosemeyer,
el gran rival de Caracciola, pero en el tercer intento una ráfaga de viento desvió su carro y murió en el accidente.

Esto llevó a la prohibición de estas pruebas y se quedó en el tintero el proyecto del piloto Hans Stuck, quien pretendía superar esas velocidades en un Mercedes Benz diseñado por el profesor
Porsche, con un motor de avión de 3.000 caballos de potencia. Es probable que esta decisión le haya salvado la vida.

RECUADRO:

El 28 de enero de 1938, el célebre piloto alemán Rudolf Caracciola
impuso una marca de velocidad de 432,69 kilómetros por hora en
el kilómetro lanzado, y de 432,36 en la milla, usando rutas públicas
en un Mercedes especialmente diseñado para esas velocidades.
Hasta ahora nadie se ha acercado a esa hazaña.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.