Honda CRF 1000 L África Twin: Renace un ícono

Una moto histórica de Honda se recicla con una oferta de tecnología única como la caja automática, pero operable también con levas y doble embrague.

Revista Motor

04:36 p.m. 15 de noviembre del 2016
Honda CRF 1000 L África Twin

Honda CRF 1000 L África Twin

Ofrece un conjunto de posibilidades de manejo y aplicaciones que la hacen campeona en todos los terrenos.

Hace ya 40 años se creó el Rally Dakar, la prueba de resistencia más dura del mundo para hombres y máquinas. ¿Qué mejor raid que ese para inspirar una de las motos más emblemáticas del mercado? La Honda África Twin fue concebida con el objetivo de ser “indestructible” para ese reto, convirtiéndose hoy en un icónico producto para los amantes de la aventura.

En 1986 inició su producción como una moto pensada para pruebastipo raid (competencias destinadas a probar la resistencia, navegación y supervivencia). Con ese objetivo en mente, los ingenieros de Honda crearon una moto robusta, resistente y de mecánica sencilla que permitía asumir esa clase de retos con la certeza de contar con una máquina casi infalible. Tan grande fue su éxito que en 1988 sacaron al público general la 650 XRV África Twin, la versión ‘civilizada’ y de uso diario de la reconocida corredora de raids.

Veintiocho años después, conducir la nueva África Twin es una reveladora experiencia de evolución y desarrollo tecnológico. Sin dejar su ADN rústico y resistente, el nuevo modelo, en este caso es la versión más equipada con caja automática, es una moto que en cualquier terreno se desenvuelve con soltura y comodidad, con la ventaja de ser un aparato que, si se quiere, expresa estas mismas condiciones en terrenos adversos donde se aprecia lo mejor de su mecánica.

Honda CRF 1000 L África Twin

.

Los primeros metros al mando de la caja automática son extraños. Hay que mentalizarse para aterrizar y recordar que uno va manejando semejante aparato como si fuera una scooter. Pero una vez acostumbrado, se aprecia que la moto es muy agradable de manejar, sobre todo en el tráfico, circunstancia en la cual no hay que operar el embrague para arrancar: un sueño total. El doble clutch que trabaja entre aceite funciona de tal manera que la marcha ascendente siempre está preenganchada, es decir, si se va en primera uno de los dos embragues ya tiene metido el segundo cambio, con lo cual se logra rapidez en el paso entre marchas, como en las cajas avanzadas de Porsche y otras marcas que tienen aparatos de alto rendimiento.

La caja tiene tres modos de manejo: automático normal, en el cual se destaca la suavidad al engranar los cambios. Una opción más deportiva automática permite usar el motor a mayor régimen y, por último, se puede operar como si fuera mecánica a través de botones que están ubicados en el lado izquierdo del manillar donde están los comandos de las luces.

Todas las opciones, dependiendo del uso que se le esté dando a la moto, son igualmente divertidas y cómodas para el conductor. Lo importante es tener en cuenta en el caso de conducir con las levas cuál botón sube o baja las marchas, para no cometer errores. Además, es extraño no tener controles de la caja en el pie izquierdo. Obvia-mente, también hay versiones con selectora mecánica de cambios como la mayoría de las motos.

Honda CRF 1000 L África Twin

.

Todas las opciones, dependiendo del uso que se le esté dando a la moto, son igualmente divertidas y cómodas para el conductor. Lo importante es tener en cuenta en el caso de conducir con las levas cuál botón sube o baja las marchas, para no cometer errores. Además, es extraño no tener controles de la caja en el pie izquierdo. Obvia-mente, también hay versiones con selectora mecánica de cambios como la mayoría de las motos.

Otro aspecto electrónico destacable es el HSTC o sistema de control de par seleccionable, que permite escoger la manera en que la moto entrega la potencia, más regulada o deportiva, según la condición de manejo. Es clave contar con esa posibilidad de configuración porque con la África Twin se puede ir casi a cualquier parte.

El motor de 1.000 cm3 bicilíndrico entrega 95 caballos de potencia a 7.500 revoluciones, el máximo de par torque es 98 Nm a 6.000, cifras que quizá no se ven tan imponentes, pero al momento de conducir sí descrestan. Salvo en altas revoluciones, donde el motor ya pierde algo de carácter, en las gamas baja y media la moto responde de inmediato la orden del acelerador. Con todos los desarrollos tecnológicos, Honda no dejó de pensar en que repararla sea sencillo, a tal punto que el acelerador continúa conectado al motor a través de una guaya.

Honda CRF 1000 L África Twin

.

La suspensión juega un papel determinante en la África Twin. En carretera es muy agradable, pero muchas veces esas características comprometen el comportamiento en off road. Pero en este caso, ya sea en ciudad o ruta, la moto se siente firme, absorbe muy bien las imperfecciones del camino y se puede cruzar a altas velocidades sin mayor esfuerzo y con una sensación de firmeza y estabilidad muy deportiva.

Fuera del pavimento, aparece lo mejor de su suspensión Showa, que permite pasar por encima de todos los obstáculos del camino, gracias también a su altura al piso de 250 mm. La posición de manejo permite conducir de pie facilitando aún más transitar en destapado y sacar el máximo de provecho de sus características ‘África’.

Para tener una experiencia más deportiva es posible desconectar el ABS en la rueda trasera y también cuenta con un botón marcado con la letra G (Gravilla), que permite una reacción más exacta a la operación del acelerador. Obviamente, para los más hábiles, la suspensión puede configurarse en dureza y rebote para mejores experiencias.

Mover los 242 kilos que pesa esta versión de la moto al momento de parquear o mezclarse en el tráfico puede resultar un poco complicado, pero rodando la percepción es totalmente contraria. Se siente liviana y fácil de cambiar de dirección o manipular en terrenos difíciles. Otro punto a favor es la posibilidad de ajustar la altura de la silla, pues es bastante alta por su concepción off road, algo que en ese tipo de terreno a la gente de baja estatura le puede resultar comprometedor. Otro detalle es que donde normalmente se opera el clutch en las motos mecánicas, este modelo tiene un freno de mano, muy útil para dejar la moto estacionada en cualquier posición.

Honda CRF 1000 L África Twin

.

Los frenos de la marca Nissin son impresionantes, muy precisos y progresivos y permiten siempre llegar al límite en las frenadas. Claro, hay que tener en cuenta que la suspensión tiene un recorrido muy largo y la moto se agacha mucho si se frena exigiendo la parte delantera, pero nunca compromete la seguridad o la estabilidad. Como la moto en esencia está pensada para off road se puede quitar el ABS trasero, pero siempre el delantero está funcionando.

La África Twin mantiene mucho de la pinta de las antecesoras con el doble faro delantero, ahora con ledes, carenajes muy sencillos y un escape muy alto. Está pensado para no perder el aspecto de la clásica África Twin y más bien, de manera muy respetuosa, hacerle un homenaje con todo el ‘look’ contemporáneo.

El panel de instrumentos cuenta con una pantalla LCD con velocímetro, tacómetro, gasolina, indicador de cambio, odómetro total y parcial y reloj. Además se pueden visualizar el cálculo de consumo, distancia parcial y tiempo de cada viaje. Uno de los pocos peros, si se quiere, es el acabado de los plásticos donde van instalados los instrumentos, aunque no es algo relevante.

Honda cumplió al jugar una carta tan difícil con la nueva Africa Twin. Todos los seguidores del modelo esperábamos una moto aún mejor que la anterior y, en definitiva, esta nueva es un paso adelante. Toda la tecnología y prestaciones exceden las expectativas de conducción en cualquier terreno. Sin perder su espíritu aventurero, se logró un aparato cómodo y lujoso para las vías y, por otro lado, un tractor irrompible para el off road, en ambos casos, viajando igual de tranquilo y seguro.

DATO

Tres versiones se comercializarán en Colombia, la más equipada con la caja automática DCT por 67 millones de pesos, una intermedia mecánica con ABS y control de tracción por 64 y, por último, la más básica mecánica sin ayudas electrónicas por 57 millones

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.