6 Horas de Bogotá Petrobras-Motor: 25 años corrieron con honores

Las bodas de plata fueron una carrera perfecta a la cual asistieron cerca de 5.000 personas que gozaron con la acción y la evocación del historial de la competencia a motor más importante de Colombia.

Redacción Motor

09:42 p.m. 18 de enero del 2011

Fueron un éxito rotundo las 6 horas Petrobras-MOTOR al llegar a las 25 ediciones el pasado 5 de diciembre. Desde la convocatoria, que logró reunir la inscripción de 70 vehículos hasta el paso por la bandera a cuadros de 43 sobrevivientes a la dura confrontación, la carrera cumplió con todas las expectativas deportivas y las de una gran cantidad de personas que asistieron a los diversos sectores del autódromo, entre ellas más de mil que utilizaron la invitación de MotorTV.

Antes de los resultados deportivos, hay que citar a dos ganadores absolutos de ese fin de semana: la correctísima actuación de los pilotos que permitió cerrar la prueba sin accidentes importantes ni controversias deportivas y un día que, aunque cubierto, estuvo exento de lluvias lo cual permitió correr en una pista ideal.

Al comenzar las vueltas oficiales, se vieron solamente 64 carros en clasificaciones pues algunos no alcanzaron a estar a punto, otros nunca llegaron a pesar de su inscripción oficial, entre ellos la delegación de Ecuador que suele ser cliente fijo de este certamen y había anunciado dos vehículos con su respetivo equipo.

Las pruebas de clasificación, corridas en la víspera, pasaron factura pues siete autos no sobrevivieron, entre ellos el lindo Ford Focus que llevaba el 82, que tuvo un volcamiento en manos de Juan Pablo Bernal, afortunadamente sin consecuencias diferentes a los daños materiales.

La carrera salió limpiamente y nuevamente el Seat marcó el paso en los dos primeros giros pero enseguida los prototipos hicieron uso de su muy marcada superioridad en curvas y la carrera se ordenó lógicamente cuando el Oldsmobile de la familia Fajardo llegó a la cabeza gracias a su enorme dosis de caballos.

El Ferrari, donde estaban el mexicano Memo Rojas, el venezolano Ernesto Viso y Sebastián Saavedra, estrenando sistema de escape y decoración, fue de nuevo la gran atracción para el público pero esta vez no pudo disputar ni la categoría ni la clasificación general pues tuvo algunos problemas mecánicos al inicio.
Además, debió correr en llantas de calle por falta de rines para montar los diversos juegos de cauchos de competencia y lluvia que se requerían. Al final del día, llegó a la meta con nueve giros de atraso con respecto al Seat que, luego de una carrera perfecta, se hizo a un triunfo muy celebrado en su categoría y que lo mostró en el segundo puesto del tablero general. La venida desde Europa quedó ampliamente justificada.

La cabeza de la carrera estuvo prácticamente siempre en el prototipo Radical de Mario Monroy y Nicolás Leyton, quienes hicieron la mayor distancia en los 180 minutos, al anotar 264 vueltas, 21 por encima de quien les siguió, el original auto Salamandra fabricado en Colombia en el cual manejaron los hermanos Martínez y Gustavo Yacamán.

En esa categoría los venezolanos Alex Popow y Gaetano Ardaña, con José Luis Pulido, solo pudieron presentarse en el cuarto puesto con 30 vueltas de diferencia.

Los tres pilotos de la familia Méndez y Francisco Soto hicieron muy buena carrera en la otra categoría de prototipos con motores de automóvil hasta 2 litros y ganaron por seis giros a favor sobre el carro "Herber" de Daniel Fernández y Luis Alberto Cortés. Los Méndez, que presentaban dos prototipos, sacaron otro buen resultado en el Radical del grupo que usa motores Hayabusa de motocicleta al ser terceros.

Luego de 12 años de abstinencia y tras superar problemas mecánicos de fondo en la víspera y varios contratiempos en la carrera, el Spice de Sergio Sesana, Gonzalo Mejía y Diego Fernando Mejía ganó la categoría libre en solitario luego del abandono de todos sus oponentes y el colapso de la caja de velocidades del Oldsmobile a mitad de jornada aunque se despidió con la mejor vuelta de la pista en el día.

Las carreras de los turismos fueron mucho más movidas. El grupo de los autos con motores "8 válvulas", tuvo muchas dificultades a pesar de lo cual cinco de los seis participantes estaban en la bandera de llegada pero la suma de vueltas solo les dio a dos de ellos el mínimo para clasificar, que es el 75% de la distancia que haga el mejor del grupo. Quienes más caminaron fueron José Luis y Eduardo Peña, cuyo Mazda llegó con siete vueltas a favor sobre el veterano Lada Samara de Juan Carlos Díaz e Iván Darío Gómez.

Como pintaban las cosas faltando una hora y cuarto para terminar las 6 Horas, el Kia Picanto turbo de Paula, Tatiana Calderón y Luis Jenaro Rico parecía apuntarle a una estupenda victoria como el mejor turismo a pesar de su pequeño motor de 1.000 cm3 turbocargado. Pero la máquina derritió un pistón y heredó la punta el Alto turbo de Miguel Ángel Ríos, transitoriamente, porque perdió un bocín. A la postre, a punta de constancia, luego de haber dañado dos motores en ensayos y girar con el termómetro en el tope, el credo en la boca y sin la velocidad de otros años a lo largo de la prueba, el Swift de los Puyo consiguió un quinto triunfo en los superturismos hasta 1.400 cm3 con una ventaja cómoda de 7 siete vueltas sobre el Swift de Gustavo Garzón y Francesco Galvis.

El gran drama fue la victoria en la más reñida y pesada de las categorías donde estaban los 26 autos de 2 litros modificados. Lo aportó el Renault Twingo turbo de Juan Pablo y Daniel Alvarado, auto que heredó la punta faltando una hora y diez minutos de competencia. En ese momento, el dominante e inalcanzable Aveo turbo de Guerrero-Madero y Gonzalo Clopatofsky se detuvo en los pits con una enorme fuga de aceite en el motor que marcó su despedida de la carrera. El Twingo venía segundo por delante del Clio 2.0 de Autostok, con problemas de luces, y del BMW M3 que se despedía de las competencias después de 20 años de victorias de todos los calibres. En su día final, el auto más ganador de Tocancipá, estuvo muy disminuido y lesionado porque se partió la palanca de cambios y quedó sin uso de la caja.

Sin embargo, al BMW casi se le aparece la Virgen porque faltando tres vueltas, el motor del Twingo comenzó a echar enormes dosis de humo y el empaque de la culata apenas aguantó para cobrar a paso angustioso una importantísima victoria para este auto y su grupo humano, quienes habían jugado la jornada con las fichas exactas y perfectas y la merecían ampliamente.

Una 'pole' diferente
Las pruebas de clasificación fueron el único momento del fin de semana en los cuales la pista no estuvo a la altura pues salvo los últimos minutos de la última sesión, todo fue bajo lluvia o piso muy mojado, lo cual les dio un vuelco a las posiciones potenciales ya que muchos de los autos veloces en seco, se quedaron rezagados con esta contingencia.

La 'pole' absoluta la hizo el Seat León de "eltiempo. com", en cuyos dos turnos que sumaban para el tiempo clasificatorio estuvieron Jorge Cortés y Juan Pablo Clopatofsky. Tanta fue la desaceleración que generó el agua entre los vehículos de las clases más rápidas, que el superturismo Aveo turbo de Guerrero-Madero y Gonzalo Clopatofsky fue sexto en la parrilla a pesar de ser de una especificación mucho menor.

El sistema de clasificación de las 6 Horas exige que haya dos sesiones cuyos tiempos se suman, una en luz día y otra en la noche y a bordo de cada carro giran dos pilotos diferentes, para así dar un resultado que muestre la consistencia y nivel de
cada equipo.

Coordinación total
Las tres entidades que son clave para el desarrollo de las 6 Horas lo lograron con perfecta coordinación. El Club Los Tortugas en la organización, la Federación de Automovilismo en el control deportivo y Autódromos S.A. en la presentación y gestión del escenario.

Se añoran los monstruos
Las 6 Horas se crearon precisamente para poner armónicamente en la pista a los grandes automóviles con motores de ocho cilindros junto con los pequeños turismos. Pero con el correr de los años, los primeros han desaparecido y tan solo dos de esos autos corrieron las 6 Horas, el Spice y el Oldsmobile de las familias Sesana y Fajardo respectivamente. Desafortunadamente, muchos de los V8 de gran potencial, duermen en los garajes del autódromo y hacen falta su sonido y velocidad. Pero los han reemplazado una gran cantidad de prototipos y turismos modificados, que a la larga son más eficaces en el trazado y más racionales de preparar y presentar en la pista. También generan mucha mayor infraestructura de preparadores y desarrollos locales.

Un "paseo" de lujo
Cuatro aficionados, escogidos en la tribuna, tuvieron el placer de ser conducidos en el autódromo a velocidad de competencia por los pilotos Luis Jenaro Rico y Juan Pablo Clopatofsky, minutos antes de la largada de las 6 Horas, en el Mercedes SLS. El impresionante automóvil, con su motor V8 de 571 caballos de potencia, se dejó ver en acción después de estar en el Salón del Automóvil de Bogotá y dejó impresionada a la concurrencia con su sonido, velocidad y tiempos de vuelta pues en condiciones limitadas por razones de seguridad, giró en el rango del minuto 20 cada vuelta. Ritmo suficiente para que los invitados regresaran diciendo que habían cumplido un sueño impensado: girar en el autódromo en uno de los mejores carros del mundo y que no olvidarían nunca haber asistido a las 6 Horas.
El frenado al final de la recta, donde alcanzó 195 kilómetros
por hora fue para ellos lo más sorprendente.

La Fórmula Sena
Como preliminar de las 6 Horas, que por primera vez programó una competencia telonera, la Fórmula Sena presentó nueve monoplazas diseñados y construidos por diferentes alumnos de sus seccionales. Hicieron una carrera en dos turnos, el primero con pilotos expertos y el segundo con el novato designado en el seno de cada equipo de trabajo. Al final de las cuentas, el mejor fue el monoplaza de la regional de Risaralda con Pablo Sanz y Felipe Caicedo. El segundo puesto lo ocupó Bogotá, cuyo auto lo manejaron Carlos Casadiego y Andrés Pacheco y cerraron el podio los vallunos Francisco Jaramillo y Rodrigo Martínez.

El premio Peter Goldring, en memoria de un reconocido preparador y que se concede anualmente al mejor vehículo o proyecto de auto de carreras desarrollado nacionalmente le fue concedido unánimemente a este programa por el Club Los Tortugas y la familia Goldring.

El premio Tomás Steuer, para distinguir el espíritu deportivo o las realizaciones de personas en pro del automovilismo, lo recibió Luis Jenaro Rico por su impecable presencia en las pistas durante más de 25 años.

FRASES

Algo que impresionó mucho fue el nivel técnico de los automóviles y la presentación de los equipos en todos los órdenes por lo cual el progreso es integral.

Colombia presentó más de 200 pilotos lo cual es un gran indicativo del crecimiento del deporte y del nivel de conducción que va subiendo más cada año.

Ford puso su cuota en la "Fiesta" con la incorporación de todos sus últimos modelos como "pace cars" y vehículos de apoyo técnico en la pista.

Por falta de las llantas de competencia, el Ferrari no pudo contener el ritmo del Seat León que justificó su travesía transatlántica hasta Tocancipá.

Todos los carros de turismo rodaron sobre llantas de Michelin, que es el llantero oficial de la Petrobras-MOTOR. Fue una gran seguridad para los momentos de lluvia de las clasificaciones y para el desempeño de los autos.

A pesar de la congestión por el intenso tráfico, la carrera fue limpia de accidentes importantes y un buen ejemplo de conducción deportiva.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.