El Hyundai Accent vuelve a la carga en Colombia

Un automóvil totalmente nuevo, llamado ahora i25, abre la séptima generación del carro más popular de Hyundai. Más grande, más potente, eficiente y con un estilo remozado, llega desde $33 millones.

Redacción Motor

05:46 a.m. 28 de marzo del 2011

Llega con versiones desde $33 millones, un precio para quebrar el mercado en el segmento más competido y nutrido. Para ver la galería de fotos de este auto haga clic acá.

Llega a su séptima generación, si se cuenta que desde 1994 es el modelo insignia de la casa coreana, pero bien podríamos hablar de que los ancestros de este carro se remontan a 1967, cuando empezó a circular el Pony, que en 1985 evolucionó al Excel.

El modelo, que se conocerá en Colombia como i25 Accent, es un estreno simultáneo con el mundo que está recibiendo este automóvil con una enorme expectativa por su significado en la marca y en el mercado, dada su alta popularidad y aceptación que marcan más de medio millón de ventas anuales globales.

El i25 es más grande y potente, pero a la vez más liviano y económico, cuatro condiciones que resumen las necesidades que deben atender los nuevos carros en estos momentos y que atiende a cabalidad, además de tener un diseño sumamente atractivo, novedoso y caracterizado dentro de la estampa Hyundai.

Inicialmente conoceremos la carrocería sedán del i25 y en algunos meses veremos la versión hatchback, que guarda una clara similitud con la parte trasera del i30, que ya tiene las líneas de la nueva generación Hyundai. En el sedán el trato de la caída de la parte trasera, con el vidrio sumamente inclinado que casi muere en
el filo de la tapa del baúl, es un estupendo rasgo de la línea por limpio, fluido y elegante.

La trompa es un poco más afectada pero bien lograda. Lleva unas notables entradas de aire laterales en los bómperes que mueren en las exploradoras de serie y parte integral de la figura del carro.
Las linternas están a la moda, es decir, que se incrustan hasta la mitad de los guardafangos.

Varias líneas o pliegues de las láminas se reproducen en el capó, la parte baja de las puertas y un gran quiebre a lo largo del centro de estas en el cual pusieron las manijas, se encargan de agrupar todo el concepto del buen diseño que lograron.

El i25 vendrá con dos motores, uno de 1.4 y otro de 1.6 litros, ambos de excelentes características, como lo han sido tradicionalmente las máquinas en Hyundai.

Ambos tienen sistema de distribución variable para las cuatro válvulas de cada uno de los cuatro cilindros acomodados en un bloque de aluminio, en el cual se hizo énfasis en la eliminación de vibraciones y ruidos, en especial a nivel de la cadena de repartición.

No solamente por la potencia declarada de 123 y 107 caballos respectivamente para el 1.6 y el 1.4 sino por el peso bajo del automóvil, 1.035 kilos para la ejecución básica, la relación entre el caballaje y el trabajo del motor es la mejor de su categoría en ambos modelos. Eso se nota de inmediato al manejarlo.

Probamos la versión 1.4 en la cual es notoria su habilidad para responder al acelerador con viveza y en el fondo lo hace mejor porque llega a los 180 kilómetros por hora, un tope también por encima de lo que se suele lograr en autos de estas características familiares y de buen tamaño.

El consumo que vimos fue de 41 kilómetros por galón (motor 1.4), igualmente interesante y que se obtiene mediante el programa "Blue Pack" que desconecta la carga del alternador en los momentos en los cuales el motor está haciendo trabajo y aprovecha las desaceleraciones para enganchar la carga de la batería gratuitamente.

El programa se complementa con todo el diseño aerodinámico de la carrocería en la cual el paso de aire es muy fluido y comienza a funcionar mejor desde los labios de los bómperes delanteros que orientan el aire a partir de su choque con la parte frontal del auto.

Habrá la posibilidad de pedir el carro con cajas mecánicas de cinco adelante o automáticas de solo cuatro cambios de avance, número que reduce su rendimiento en aceleraciones y velocidad final por el intercalado más espaciado de las relaciones.

El vehículo tiene una marcha suave, muy mullida en ambos ejes, con un silencioso trabajo de las suspensiones y muy correcto ajuste de toda la cabina en la cual hay una cuidadosa insonorización. Es un poco celoso al cambiar rápidamente de carriles en la ruta o al frenar en esa condición, quizás porque los amortiguadores traseros son muy blandos y ese eje se balancea más de la cuenta.

Internamente, el aumento de 4 centímetros en el largo de la carrocería se traduce en un mayor espacio entre sillas y la forma trasera de la cabina genera un estupendo baúl, con perfecto acceso para las maletas lo cual será muy apreciado para el uso familiar ya que lleva las valijas del cupo completo.

Los controles están dispuestos en la manera tradicional y sin complicaciones. Además no hay de dónde generarlas en el modelo básico, pues viene sin aire acondicionado, sin airbags ni ABS, por los cuales hay que empezar a pagar sumas adicionales. El carro,"pelado" de todo, salvo por la conectividad del equipo de sonido con USB y entrada auxiliar, vidrios, seguros eléctricos, y asiento del conductor graduable en altura al igual que el timón, lo ofrecen en 33 millones de pesos pero para acceder a un equipo más acorde con las expectativas que despierta su exterior hay que subir la factura a los 36 millones de pesos, nuestra recomendación. Sobre todo para tener el aire que es fundamental medida de confort y seguridad y que en este caso se hace más imperativa porque la ventilación natural de la cabina es bien corta.

Los equipos opciones que vienen son el ABS en los frenos, dos airbags delanteros, aire con ducto a la parte trasera del habitáculo, rines de aluminio de 16 pulgadas, un apoyabrazos central adelante y algunas guarniciones de las manijas.

Están ya lejos los días en los cuales los carros coreanos se sobraban en equipos y ofrecían precios por debajo del promedio de sus competidores, aunque la oferta de este auto es sumamente atractiva y de obligatoria consideración por su tamaño, estampa y rendimientos.

La zona de candela
Los sedanes que van entre los 26 y los 41 millones de pesos es la línea más competida y densa del mercado. Por ejemplo, en el tipo sedán se venden más de 4.000 unidades al mes. El segmento lo dominan los Aveo 4 puertas y Family, seguidos por los Logan Familier. Hay que citar en el grupo también el Optra 1.6, Ford Fiesta sedán, Accent (anterior modelo), Mazda 3 1.6, Kia Río, Mazda 2 sedán, Nissan Tiida y Sentra, Renault Symbol y Scala y VW Gol. Es claro que este tipo de carrocerías son las que ofrecen mejores funciones para las familias y el uso general. La clientela se puede mover desde un Logan Familier ($26 millones) hasta el Optra 1.6 ($40.7 millones) y hacer escalas intermedias en todos los hatchback o cinco puertas. (Ver tablas de referencias)

FRASE

La oferta de autos del tipo del Hyundai I25 es una de las más variadas y estrechas del mercado nacional. Siete marcas ofrecen productos con muchas variantes, motores y precios para todos los presupuestosy gustos, empujados por increíbles financiaciones.

En la cabina guardaron los mismos parámetros de diseño del exterior pero manejaron una presentación muy sobria y funcional. Solo en la versión lujosa hay algunos adornos sobresalientes.

----

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.