Identifique los parqueaderos legales, evite que lo cojan 'mal parqueado'

Los estacionamientos legales tienen la opción de adquirir pólizas para responderles a los usuarios por los daños o el hurto de los vehículos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 25 de marzo del 2009

Carlos Castro llegó al centro de la ciudad en su vehículo y, luego de varios minutos de buscar y buscar, encontró un parqueadero improvisado, que funciona en un lote de tres metros de fachada, pero con un gran fondo que admite el ingreso de, al menos, veinte carros ubicados uno detrás de otro.

Mientras intentaba estacionar  en un ¿hueco¿, que apenas le permitía abrir su puerta para bajarse, la mujer encargada de ¿cuidar¿ los carros le advirtió que ¿tenía que dejar las llaves¿.

Dos horas después, cuando regresó, Carlos encontró que su carro se salvó de ser recogido por la grúa, pero, en cambio, no sobrevivió a los jaladores ni a los rayones y ¿tocos¿.  Lo peor de todo fue que la boleta que recibió en la entrada no especificaba una relación contractual con el parqueadero, por lo tanto no encontró a quién reclamarle.

Esta misma situación la padecen ¿diariamente¿ cientos de conductores, ya que en Bogotá existe un gran número de parqueaderos improvisados que no se encuentran autorizados por Planeación Distrital ni por la Curaduría.

¿Cuáles son los legales?

Un parqueadero legal es el que ha presentado un concepto sobre el uso del suelo a la Curaduría y ha cumplido con todos los trámites exigidos, como son la autorización de sanidad, de bomberos y de la Alcaldía Menor.

Igualmente, ha presentado ante la Cámara de Comercio y la DIAN su certificado de constitución y gerencia con el fin de establecerse y pagar IVA como cualquier otra  empresa legalmente establecida.
Precisamente, son estos requisitos los que le permiten adquirir una póliza de responsabilidad civil extra contractual, gracias a la cual, la empresa podrá responder por el hurto total o parcial del vehículo, así como también por los daños (rayones, ruptura de espejos retrovisores y de farolas, entre otros).

Sin embargo, como esta póliza no es obligatoria, existen parqueaderos que ¿aun siendo legales¿ no la tienen. Por lo tanto, no responden por nada. Mientras que en otros se hacen cargo del robo del radio, por ejemplo, cuando éste es fijo y ha sido extraído del vehículo mediante la violación de una chapa o la ruptura de un vidrio.

En este sentido, es importante, entonces, que el conductor verifique, antes de dejar el vehículo al cuidado de terceros, los términos del contrato que está realizando, los cuales aparecen al reverso del tiquete de entrada del parqueadero.
Identifique los buenos...

- El control del tiempo en que su vehículo permanece dentro del estacionamiento se debe hacer mediante un reloj especial que marca la tarjeta e indica cuántos minutos exactos estuvo su automóvil parqueado.

- Los permisos de sanidad y bomberos, así como el nombre de la empresa propietaria del parqueadero, deben estar visibles en las casetas de entrada y salida.

- Las bahías de parqueo deben estar debidamente demarcadas y con espacio suficiente para que su carro no sufra golpes.

- Aunque la mayoría no lo tienen, los parqueaderos están obligados a tener servicio de baño público.

- El parqueadero debe  tener un corredor de flujo vehicular pavimentado o, al menos, con piso adecuado para que los carros puedan entrar y salir con facilidad.

- El personal de los parqueaderos debe ser suficiente de acuerdo con el tamaño del mismo y estar debidamente uniformado y entrenado para maniobrar los vehículos, en caso de ser necesario.

Usted también debe ayudarse

La seguridad dentro de los parqueaderos depende también de usted.  De nada sirve tener la mejor vigilancia si no sigue unas recomendaciones mínimas:

- No deje objetos de valor visibles dentro del carro.

- Si tiene radio con frontal extraible, lléveselo.

- Deje siempre la alarma accionada.

- Parquee bien dentro de la celda sin ocupar parte de otra.

- Deje el carro en reversa.  Así le será más fácil maniobrar dentro del parqueadero.

- Nunca deje su tiquete dentro del carro.  Es la boleta de salida para los ladrones.

- Finalmente, no olvide que, al pagar por su estacionamiento, usted está evitando que su carro sea robado o trasladado a uno de los parqueaderos más grandes de la ciudad: los patios.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.