Instrucciones básicas para manejar (Manual de conductores, III parte)

Algunos consejos para que refresque sus conocimientos, o aprenda, sobre cómo arrancar y mantener un carro en movimiento.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

El adagio de ¿la práctica hace al maestro¿ muchas veces no se aplica en las calles de la ciudad, pues algunos conductores, a pesar de llevar años manejando, parecen olvidar los conocimientos básicos para conducir un vehículo.

Está establecido que sólo mediante las clases y la práctica se aprende a manejar bien, pero siempre se deben tener en cuenta las instrucciones básicas, tales como utilizar el cinturón de seguridad, poner el freno de mano al parquear, revisar el manual del vehículo para conocer bien su funcionamiento y tener el informe de la inspección del vehículo para saber si tiene algún daño.

El Manual de Conductores del Automóvil Club indica cuáles son los items para tener en cuenta siempre que vaya a conducir. Hay muchos detalles que parecen obvios pero que son los que indican la destreza de los conductores, como saber utilizar el acelerador, la dirección del carro, los cambios de velocidades y el freno.

El que sabe acelerar entiende que no hacerlo gradual y suavemente puede hacerle perder el control del carro y conoce los problemas mecánicos que puede causar una aceleración violenta.

Siempre se debe comenzar a acelerar con suavidad, liberando el pedal del ¿clutch¿ lentamente. La aceleración debe ser gradual y moderada para no revolucionar el carro en exceso, o para evitar daños a la caja de cambios. Igualmente, hacer los cambios de velocidad correctamente permite mayor control del vehículo.

Los buenos conductores siempre tienen total control del carro y saben manejar adecuadamente la dirección. Para estar más cómodo y tener mayor control de la dirección, hay que poner las manos en los lados opuestos del timón, ya que en esta posición no será necesario retirarlas en la mayoría de los giros.

Nunca le dé la vuelta al volante con sólo la palma de la mano, ni deje deslizar el timón por entre los dedos cuando se devuelva.
También se debe evitar cruzar los brazos, siempre que sea posible, y tomar el volante metiendo la mano por entre el timón.

Incluso para estacionar, es posible hacerlo con las manos siempre sobre el timón, sin recurrir a enredos de los brazos.

Administre la velocidad
Hay varias técnicas para saber cuál es el momento indicado para bajar o subir la velocidad del carro. Una es leer el manual del conductor del vehículo y conocer el rango de revoluciones por minuto y así saber cuándo hacer el cambio.

Otra forma es utilizar el velocímetro; para esto hay que tener práctica y conocer en qué momento es bueno meter cada cambio. Hay quienes aprenden a hacer los cambios según al sonido que produce el motor.

Hay momentos específicos en los que es necesario disminuir el cambio. Antes de una bajada es importante no permitir que el carro tome demasiada velocidad manteniendo la caja en un cambio más alto (por ejemplo, si tiene cuatro cambios, tomar la cuesta abajo en tercera). Eso le ayuda a no exigir los frenos en exceso y por ende recalentarlos (un freno caliente pierde efectividad).

Igualmente, se debe bajar el cambio antes de entrar en una curva; esto permite que el carro utilice algo de la potencia del motor, mantenga estable y salga de la curva ¿bien pisado¿, es decir, con una potencia suficiente para continuar una marcha suave y pareja.

La mejor forma de mantener la velocidad es mirar el velocímetro constantemente, así se puede saber qué tan rápido va y si se está siguiendo la velocidad indicada, según el lugar en que se encuentre y la velocidad permitida. También le permite saber qué acción tomar a continuación (si viene una curva, debe desacelerar, si hay que hacer una maniobra evasiva, etc.).

Es recomendable estar alerta para poder detenerse con el tiempo y la distancia suficiente. Para lograrlo, mantenga una visibilidad clara adelante del carro, de al menos una cuadra en la ciudad o de 400 metros en la carretera.

Tenga siempre en cuenta que las velocidades permitidas en las vías y carreteras de todo el país son las mismas: 30 kph en zonas residenciales, 60 kph en zonas urbanas y 80 kph en carreteras.

Si mantiene estas velocidades, no solo respeta las normas establecidas sino que esto le permite ahorrar gasolina y estar preparado para frenar o cambiar de carril rápidamente. Además, si todos los conductores manejan bien y siguen las normas, el tráfico fluirá con mayor agilidad.

LA SEGURIDAD ES CLAVE
Como bien dice el Manual de Conductores del Automóvil Club de Colombia, los accidentes que suceden en las carreteras y vías del país no siempre son causados por agentes desconocidos, pero no se sabe si la causa es la negligencia de los conductores o simplemente la falta de atención.

Hay normas de seguridad vial que siempre hay que tener en cuenta a la hora de manejar:

En la ciudad:
¿ Mantener la distancia, especialmente cuando se está detrás de un carro de servicio público.
¿ Estar siempre concentrados y tener todos los sentidos puestos en lo que se está haciendo.
¿ Nunca exceder la velocidad máxima permitida que indican las señales de tránsito.
¿ Cuando la zona que transita esté mojada o húmeda, reduzca la velocidad.
¿ Reduzca la velocidad en zonas donde haya taches o resaltos (¿policías acostados¿); esa es su función.
¿  Sea precavido en los cruces del ferrocarril.
En carreteras:
¿ Nunca exceda la velocidad máxima permitida que indican las señales de tránsito.
¿ Recuerde que usted es quien tiene el control de la velocidad del carro en zonas donde la carretera no esté en buenas condiciones.
¿ Disminuya la velocidad antes de entrar en una curva.
¿ No pase carros en curvas o en subidas; solo hágalo cuando tenga buena visibilidad.
¿ No se estacione en las curvas.
¿ Cuando esté de noche, no mire directamente los faros de los carros que vienen en sentido contrario para evitar encandilamientos.
¿ Cuando se encuentre de frente con otro carro, de noche, cambie a luces bajas para no encandilar al otro conductor.
¿ De noche, si se encuentra de frente con un conductor ¿que le ponga las luces plenas (es especialmente común con algunos buses o camiones, que por su altura encandilan todavía más).
¿ Esté siempre listo para utilizar el freno. Mantenga el freno de mano en buen estado de funcionamiento.
¿ Si necesita estacionar, hágalo en los lugares que está permitido y ponga las luces de parqueo.
¿ Reduzca la velocidad si un vehículo se dispone a adelantarlo.
¿ Duerma lo suficiente o descanse bien antes de conducir.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.