'iOS in the Car', la apuesta de Apple por el infoentretenimiento en los vehículos

Este programa permitiría la integración de serie del sistema operativo iOS 7 de Apple en los vehículos nuevos permitiendo su manipulación directamente desde la pantalla de la consola central.

Redacción Motor

03:06 p.m. 09 de julio del 2013

Las funciones digitales y las innovaciones tecnológicas se convierten cada vez más en un factor clave al momento de elegir un vehículo, y ante el creciente interés por parte de la nuevas generaciones de conductores en torno a elementos como la velocidad de conexión y megabytes de almacenamiento, la gran empresa de la gran manzana jugará un rol preponderante en esta línea con la introducción de serie de su más reciente sistema operativo iOs 7 en el paquete de infoentretenamiento de los vehículos actuales de las marcas ya mencionadas.

'iOs in the car', como denominó el gigante tecnológico a este sistema, admitirá entre otras funciones comandos de voz Siri, con opciones de entretenimiento, telefonía y funciones como calefacción y aire acondicionado para ser controladas o manipuladas desde la pantalla táctil instalada en el centro de la consola de los vehículos, y no desde el teléfono móvil con conexión por cable o por bluetooth como se procede en la actualidad.

Además, el conductor o pasajero podría, además, comprar y descargar música, videos, películas o cualquier aplicación de iTunes, entre otros programas, gracias a que el formato ‘iOS in the Car’ contaría con una conexión a Internet inalámbrica 3G o 4G.

Este avance tecnológico, uno de los más importantes relacionado con la industria automotriz, develado por las directivas de la compañía durante la Conferencia Mundial de Desarrolladores en San Francisco (Estados Unidos), a simple vista parece que sentará las bases de una integración más completa y cómoda en un futuro próximo. Las funciones más recurrentes están limitadas a marcación, mensajería, reproducción de música y navegación, además que contará con interfaz de comandos por voz y lectura de mensajes Siri Eyes Free, para evitar que el piloto desvíe la vista de la carretera.

La navegación también podría tener puntos de interés predefinidos y datos sobre ciudades, monumentos y recomendación de ciertos almacenes o negocios. Si se mantiene la nueva funcionalidad de Apple Maps y de iOs 7, también podría contar con la posibilidad de compartir rutas desde el ordenador al iPhone y desde este al vehículo. Apple se encargó de afirmar que un producto de tales características no estará listo, al menos, hasta principios de 2014 y es de suponer que no todos los vehículos lo incorporarán.

Siri llega al automóvil de la mano de Apple
Siri, el sistema de control por voz de Apple, llegó al sector automotor. En realidad, lo único que hacen los fabricantes de vehículos al integrar Siri en sus modelos, es utilizar toda la potencia del software y el hardware de un iPhone para que pueda ser utilizada en sus modelos. Todo ello a cambio de un botón, un micrófono y una conexión Bluetooth. Con Siri se puede usar la voz para enviar mensajes, programar reuniones, hacer llamadas y mucho más. Además el conductor podrá hablar con el mismo tono que utiliza para hablar con cualquier otra persona.

Hoy en día, existe alrededor de 600 millones de dispositivos Apple, lo cual representa un punto a favor para la industria automotriz, puesto que podría ofrecer ‘autos conectados’ a un público bastante amplio. Mientras tanto, los aficionados a la manzana se sentirán atraídos por modelos de automóviles capaces de reproducir la experiencia digital de dicha marca.

DATO:

Se cree que en el 2014 marcas como Acura, Chevrolet, Ferrari, Infiniti, Honda, Hyundai, Jaguar, Kia, Opel, Mercedes-Benz, Nissan y Volvo incorporarán este sistema operativo en sus vehículos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.