Jaguar también hizo gala de los primeros deportivos con que figuró en el mundo

Jaguar llevó al lanzamiento ante la prensa del Tipo F sus tres carros más emblemáticos que reposan en el museo de la marca en Coventry. La compañía de estos clásicos explican el objetivo de la marca.

Redacción Motor

02:57 p.m. 14 de mayo del 2013

Jaguar no tiene mucho qué explicar sobre su pasado en las carreras de los años 50. Ganó todo y los autos de calle, XK 120, 140 y 150, eran los más apetecidos en el mundo de los deportivos. De hecho el 120 derivaba su nombre de la garantía que daba la fábrica de una velocidad tope de 120 millas, unos 192 kilómetros por hora.

Pero esa historia ya está muy distante y la marca pasó por diversas contingencias dentro del derrumbe de la industria británica, hasta pasar por las manos de Ford, que cubrió la mecánica de muchos de sus carros –por ejemplo el Mondeo– con cabinas vistosas, finas y bien ejecutadas, pero que no eran un Jaguar en el sentido pleno de la historia.

Jaguar hizo parte del Grupo Premier, que incluía a Aston Martin, Volvo, Lincoln y Land Rover, que luego se disolvió y pasó a ser propiedad de Tata Motors, consorcio de India que pagó en 2008 cerca de 2.300 millones de dólares y que le devolvió a la marca todo su ADN hasta generar el Tipo F, que se ubica al lado de los grandes de su pasado.

EL TIPO C

ganó las 14 Horas de Le Mans en 1951 y 1953 y fue el primer automóvil equipado con frenos de disco en las cuatro ruedas. Fue el carro que le abrió a Jaguar las puertas en el gran mundo de las carreras y era derivado del XK120, con motor 3,4, 6 en línea, llevado a 205 caballos. La confiabilidad no era de todas maneras su fuerte, a juzgar por la disposición de bujías de repuesto en la cabina para cualquier contingencia.

EL TIPO D

fue una versión muy evolucionada del C, con un chasis hecho con técnicas de aviación, y se caracterizó por la gran aleta para estabilizarlo en las rectas de Le Mans, que ganó sucesivamente entre 1954 y 1957. Como el Tipo C, es todo de aluminio y se hicieron 18 chasises de competencia, 53 para clientes que los corrían y 16 para calle, conocidos como SS.

EL XKE

es una leyenda desde su lanzamiento en Ginebra en 1961. Fue diseñado por Malcolm Sayer, y hasta Enzo Ferrari lo consideró "el carro más bonito que se haya hecho en toda la historia". Este chasis, número 4, perteneció a "Lofty" England, famoso director del equipo de carreras y luego de la compañía.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.