John Deere trajo un ‘gato montés’ para el trabajo y la diversión

La marca presentó el Gator RSX 860i que tiene un motor de 2 cil. en V y 0.84L y que entrega impresionantes 62HP. Entre más se acelera más se agarra.

Por Giovanni Avendaño

09:32 a.m. 21 de abril del 2016
Gator RSX 860i de John Deere

Gator RSX 860i de John Deere

¿Qué que tal es ese ‘carro’ me preguntaron con curiosidad? Y lo primero que se me vino a la cabeza fue la palabra diversión porque durante toda la prueba de manejo el Gator RSX860i de John Deere siempre me hizo brotar una sonrisa.

Gator RSX 860i de John Deere

Gator RSX 860i de John Deere

Y sí. El aparato es diversión pura, es como un bajo instinto, simple y ‘al grano’, es animalidad y desenfreno, pues su buen torque lleva a necesitar dosis más fuertes de acelerador a cada tramo y también es rústico, fuerte, agreste, con una suspensión que lo hace saltarín del modo seguro y flexible, y cuando se le toma confianza revela su esencia, y más aún cuando se trepa en vertical agarrándose del peñasco y la tierra suelta como si tuviera uñas y uno piensa en el momento en el que lo vio antes de montarse, tan pequeño, hasta frágil pero resulta ser un gato montés.

Un aparato que se deja domesticar pero que también va azuzando la adrenalina de quien lo maneja para que explote sus límites, fácil de manejar y obediente pero que impone también su ritmo, pues aunque su motor a gasolina es un sencillo bloque de sólo 2 cilindros en V y tiene 840 c.c. de cilindrada tiene 62 caballos de potencia que le dan los arrestos suficientes para elevar el ánimo con un ronroneo felino para luego rastrillar el suelo y alejarse raudo en medio de bocanadas de polvo.

Gator RSX 860i de John Deere

Gator RSX 860i de John Deere

Gracias a su caja CVT entonces se puede uno concentrar sólo en los pedales de freno y acelerador y, por lo menos durante la prueba en la que tuvimos pista casi seca, llevarlo en la velocidad alta y siempre con la tracción 4x4, aunque también tiene la opción de 4x2, para hundir sin reservas el pie derecho.

Así no más, sin usar el bajo o el bloqueo del diferencial delantero, es decir casi en el modo más ‘urbano’ este Gator se pega al suelo y resulta una sorpresa como por ejemplo en al bajar una pendiente el sentido común dicta soltar el acelerador y frenar con delicadeza, en este máquina si se acelera en la bajada más se aferra, casi como cuando una bestia clava las pezuñas.

Gator RSX 860i de John Deere

Gator RSX 860i de John Deere

Es decir, este Gator está preparado para más, mucho más. Y es que este tipo de vehículos, denominados UTV o vehículos utilitarios para tareas son vendidos como herramientas de trabajo para arrastrar o transportar algún tipo de carga en su diminuto platón principalmente en terrenos agrícolas.

Pero por su suspensión escualizable y especializada para adaptar la altura de sus ruedas a cada irregularidad, su versatilidad para casi que navegar como un anfibio y brío para acelerar con alegría, este tipo de vehículos ha resultado el juguete predilecto, y no los culpo, de los adictos a la adrenalina que mueren por los paseos de aventura a campo traviesa, a los emuladores de los conquistadores que abrieron rutas en los más duros terrenos y a todos aquellos que gozan con las más extremas travesías todo terreno.

Gator RSX 860i de John Deere

Gator RSX 860i de John Deere

Por ello este ‘tractor’ biplaza tiene asientos envolventes y puede pedirse con sillas tipo cubo de corte deportivo, se le pueden incorporar luces HID en el techo de su cabina y otra serie de elementos para verdaderos expedicionarios.

Para no alejarse de la modernidad, el Gator cuenta con un tablero digital de instrumentos, varios compartimentos para guardar objetos, guantera, consola central y para los vehículos enfocados en labores menos lúdicas, una dirección hidráulica que le da gran capacidad de maniobra.

Gator RSX 860i de John Deere

Gator RSX 860i de John Deere

Como todo lo bueno dura poco, la prueba llegó a su fin pero en cambio la adrenalina estaba en su punto máximo y el recorrido deja la insatisfacción y el apetito en sus niveles más altos. Es una fiera, una pequeña fiera a la que tiene uno que subirse alguna vez en la vida para darse cuenta que a veces el placer de conducir también está en coronar cimas, atravesar ríos, pasar casi a zancadas sobre el barro y saltar por encima de lo que sea. Y sí, aunque sea herramienta, es más ‘juguete’ que trabajo.

DATO
El precio de los GATOR RSX 860i arranca en 52 millones y va hasta los 60 millones de pesos.

John Deere es una marca representada por Casa Toro.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.