Jueves de mecánica: Escoja bien su taller 'de confianza' y no le suelte el carro a cualquiera

Los talleres 'de barrio' resultan idóneos para los bolsillos 'flacos' o para quienes tienen vehículos de más de 5 años de uso. Pero proceda con mucho cuidado y exija garantía.

Redacción Motor

04:04 p.m. 02 de octubre del 2014

Exija garantía sobre los repuestos y la mano de obra

Si, cuando usted le pide garantía al mecánico que le recomendaron, éste alza los hombros y le sale con un 'eso pa' qué, hermano, si le va a quedar bien' y, al solicitarle un repuesto, le contesta que 'por ahí me sobran unos soportes de Mazda que le sirven a su Corsa', lo mejor es que salga despavorido de allí.

Aunque los elevados costos de los concesionarios autorizados han provocado la proliferación de talleres 'de confianza' que trabajan casi todos los frentes y ofrecen servicio para todas las marcas, sí es posible encontrar mecánicos independientes que trabajan con todo el profesionalismo y ofrecen garantía.

Estos talleres se dan a conocer, en su gran mayoría, en virtud del trabajo que realizan y sus clientes más comunes son aquellos que poseen vehículos de modelos viejos a los cuales ya no es tan fácil conseguirles repuestos en los talleres autorizados.

La mano derecha

A diferencia de un concesionario, el mecánico de confianza logra ese 'status' gracias a la idoneidad de sus arreglos.  Además, conquista al cliente con servicios extras como el domicilio, la grúa o los horarios extendidos.

Los mecánicos de confianza 'le jalan' a todo, desde latonería y pintura hasta balanceo, alineación o reparación de motor.  Su destreza se debe a que, en muchos casos, son ingenieros mecánicos que abren sus propios talleres o ex mecánicos de concesionario que se independizan y aplican sus conocimientos en territorio propio.

Las superficies de los talleres no son jamás del tamaño de un taller autorizado, pero están en capacidad de ofrecer estos servicios gracias a convenios que realizan con otros talleres o centros de servicio.

Es el caso del control de gases:  a pesar de no tener las máquinas para realizar esa labor, algunos de ellos ofrecen el servicio gracias que, 'a la vuelta de la esquina' hay una serviteca autorizada para hacerlo, con la que el mecánico tiene convenio.

Pida garantía

No importa si su taller de confianza no forma parte de una red de concesionarios; de todas formas, usted debe exigirle garantía sobre el trabajo que le realizan a su carro o, de lo contrario, corre el riesgo de convertir su mantenimiento en un verdadero barril sin fondo.

Otra ventaja de estos talleres radica en  la oferta de arreglos y repuestos que poseen, de acuerdo con el presupuesto de cada cliente.  Así, si usted consigue un taller de confianza, no se la haga extraño que le ofrezcan la opción de colocarle a su carro un repuesto original, uno homologado o un buen 'segundazo'.

Sea cual sea la opción que usted elija, está en todo su derecho a exigir garantía sobre el trabajo y, si el repuesto es original, o al menos homologado, puede pelear por la calidad del mismo.  No olvide que, al adquirir un repuesto original, al taller le dan garantía y ésta, a la postre, debe recaer sobre usted.

Lo barato sale caro

La confianza de este tipo de talleres se nota también a la hora de pagar:  dependiendo del repuesto que elija, su bolsillo puede experimentar una reducción de costos de hasta un 60 por ciento en latonería y pintura y de hasta un 20 por ciento en mecánica.

Sin embargo, por buscar lo más barato, a usted le pueden meter gato por liebre:  según datos de Asopartes, el 60 por ciento de los carros hurtados van a  parar al mercado negro de repuestos.

Esto significa que si usted no coteja la idoneidad del taller, puede dar con uno 'pirata' que le cambiará las piezas de su carro por otras usadas o, en el peor de los casos, que lo dejará sin él.

El taller de confianza es, pues, una excelente opción, siempre y cuando cumpla con las garantías mínimas de calidad y seguridad.

Escójalos con lupa

Un taller 'profesional' debe tener lo siguiente:

*Registro de funcionamiento.
*Una superficie cómoda y funcional.
*Sección de repuestos.
*Personal calificado.
*Un jefe de taller que se haga responsable del arreglo.
*Garantía sobre el arreglo y los repuestos.
*Un buen servicio al cliente.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.