Jueves de mecánica: la importancia de las autopartes originales

Los repuestos adquiridos a través de los distribuidores autorizados de cada marca son idénticos a los que tiene el carro cero kilómetros; solo así se asegura el óptimo mantenimiento del vehículo.

Redacción Motor

07:10 p.m. 24 de julio del 2014

Jorge Gómez compró un motor en la mitad del precio que le ofrecían en el concesionario; cuatro meses después, y con  5.000 kilómetros de recorrido, la máquina se fundió.

Con esta situación se comprobó, una vez más, que lo barato sale caro y que los almacenes no autorizados e ilegales siguen haciendo su agosto, con repuestos baratos que obtienen en un mercado negro que crece cada día más.

Otros venden autopartes que no cumplen con las especificaciones técnicas de una determinada marca. Es decir, son imitaciones de las originales, por lo que física y estructuralmente no soportan las condiciones de trabajo para las que supuestamente fueron fabricadas.

Un proceso a toda prueba

Cuando el proceso de distribución de partes para vehículos es legal, el importador adquiere el respaldo de la marca en el instante en que solicita los repuestos a la casa matriz.

Una vez que estos llegan al país, el distribuidor autorizado los legaliza con el pago de los aranceles y con el cumplimiento de las normas técnicas que exigen las entidades gubernamentales.

De esta forma, el proceso les ofrece a los compradores beneficios de legalidad y, por lo tanto, de garantía, condiciones que cobijan el buen funcionamiento y la durabilidad del repuesto durante un periodo que puede oscilar entre tres y seis meses o 5.000 y 10.000 kilómetros.

Fabricación nacional

En Colombia existen empresas legales que se dedican a la fabricación de partes para vehículos que sí cumplen con especificaciones técnicas de los fabricantes.

Sin embargo, antes de que las marcas de vehículos nacionales e importados las acepten como proveedoras, los distribuidores deben enviar varias piezas a la casa matriz para que realicen las suficientes pruebas de laboratorio.

Si estos repuestos cumplen con todas las especificaciones de calidad y de medidas, la marca los coloca en cajas del fabricante; de esta forma la casa matriz avala la pieza y otorga la garantía como si las piezas hubieran sido fabricadas por ellos mismos.

En síntesis, los repuestos que se adquieren a través de los distribuidores autorizados deben ser idénticos a las que tenía el vehículo cuando se adquirió por primera vez; solo así se asegura el óptimo mantenimiento del vehículo.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.