Kawasaki Ninja ZX-10R: ¡violenta!

Fue equipada con una sofisticada electrónica para circular dócilmente por la ciudad y llegar a extremos de inclinación y agarre en pista y carretera.

Revista Motor

06:54 p.m. 17 de mayo del 2016
Kawasaki ZX-10R

Kawasaki ZX-10R

Un total de 194 caballos empujan a esta ‘Ninja’, cuyas docilidad y obediencia se optimizaron gracias a una sofisticada electrónica que permite que el piloto la lleve a los extremos de inclinación y agarre, tal como las máquinas del mundial de Superbikes de la marca japonesa, y también utilizarla en el tráfico urbano en la posición de modales más amables.

Alternando entre el segundo y primer lugar del World Superbike Championship desde 2012 y líder de la temporada en curso, la Kawasaki ZX-10R está más que probada como una de las deportivas más imponentes de la categoría. En su más reciente evolución para el modelo de calle, todos sus desarrollos llegan a las manos de quienes se atrevan a domarla.

Kawasaki ZX-10R

Kawasaki ZX-10R

“La nueva ZX-10R te permite acelerar más a fondo e inclinar la moto más duro con una tranquilidad increíble. Además es más dócil y efectiva a la hora de realizar cambios de dirección, requiriendo menor esfuerzo”.

Así fue como el piloto colombiano Daniel Fernández resumió la experiencia de manejo de esta moto en el circuito de Sepang (Malasia), palabras que ponen en evidencia cómo el trabajo de los ingenieros de Kawasaki dio sus frutos al adecuar para las calles la moto con la cual Jonathan Rea se coronó ganador en el World Superbike Championship del 2015.

De cierta forma, las principales capacidades de esta moto se encuentran en la electrónica y específicamente en la Unidad de Medición Inercial (IMU, por sus siglas en inglés) que registra seis parámetros fundamentales: aceleración y frenado longitudinal, fuerzas laterales al tomar curvas, aceleración vertical (en subidas a velocidad constante), ángulo de inclinación, velocidad de ‘cabeceo’ (en frenadas fuertes o al levantar la nariz) y ángulo de derrape.

Trabajando en conjunto con la ECU, la ZX-10R obtiene en tiempo real mediciones prácticamente de todo lo que está sucediendo y de esa forma puede ajustar la entrega de potencia con el control de tracción, modular la presión de frenado con el Kawasaki Intelligent Brake System, lograr los arranques más efectivos con el Launch Control o distribuir la presión hidráulica en los cálipers de los frenos para una mejor estabilidad en curvas.

Kawasaki ZX-10R

Kawasaki ZX-10R

Fiel a su herencia del mundo de las carreras, el sistema de suspensión delantera está hecho con el tenedor Showa Balance Free Fork (BFF), cuyo diseño permite lograr un mejor balance y amortiguación según las condiciones, lo que resulta en un manejo más cómodo a baja velocidad, mayor estabilidad y una mejor sensación de la dirección. La suspensión trasera tiene un sistema similar, llamado Showa Balance Free Rear Cushion (BFRC), que cumple los mismos objetivos.

Además de mejorar y, en cierta medida, facilitar el manejo, todo esto permite mantener bajo control el empuje que entrega su motorización. En este caso se trata de un bloque de cuatro cilindros en línea con 998 cm3 que desarrolla 194 caballos de potencia para mover los 206 kg que esta moto marca en la báscula.

Kawasaki ZX-10R

Kawasaki ZX-10R

Si bien el motor es el mismo de antes, cuenta con una serie de modificaciones que prometen mayor eficiencia, confiabilidad y desempeño. Por un lado, el cigüeñal más ligero mejora la aceleración y la respuesta en bajas y medias rpm, mientras que su nuevo balanceador y el recubrimiento de las bielas reducen la fricción y las vibraciones. La admisión y el escape fueron trabajados para lograr un mejor flujo de los gases, mientras que el del refrigerante otorga mayor confiabilidad. Los pistones nuevos son más ligeros que antes y están hechos en una aleación resistente a altas temperaturas para mayor durabilidad, y las válvulas de aceleración electrónicas permiten un manejo más efectivo de sistemas como el control de tracción (S-KTRC), Launch Control (KLCM) y control de frenado del motor (KEBC).

La entrega de la potencia se puede modular en tres niveles: Full, Middle (80 por ciento) y Low (60 por ciento), los cuales se complementan con los cinco modos de aplicación (antes eran tres) del control de tracción: dos para pista, uno para pista seca con llantas de alto agarre, uno para carretera seca o manejo urbano, y otro para circuito mojado o calle.

Kawasaki ZX-10R

Kawasaki ZX-10R

La transmisión manual de seis velocidades cuenta con relaciones cortas entre la segunda y la sexta, y el Kawasaki Quick Shifter (KQS) permite subir de marchas con el acelerador a fondo y sin necesidad de accionar el embrague en favor de una aceleración más rápida.
Finalmente, para detener a este monstruo los frenos tienen ABS y una aplicación inteligente (KIBS), que modula la presión de frenado cuando se está conduciendo ‘deportivamente’. Los frenos delanteros son rotores de 330 mm firmados por Brembo, y cálipers en aluminio M50 de cuatro pistones. Los traseros son Nissin, con un disco de 220 mm.

A pesar de haber sido domada para las calles, la herencia campeona de la Kawasaki ZX-10R se hace evi-dente en cada línea de su diseño y en cada uno de sus sistemas creados para mantenerla siempre pegada al asfalto a la mayor velocidad posible. Lo único que necesita es alguien lo suficientemente osado para llevarlo a la práctica, algo que seguramente no faltará.

Kawasaki ZX-10R

Kawasaki ZX-10R

Nuevo esqueleto, mejor diseño

El chasís usa un basculante 15,8 mm más largo y más rígido comparado con el del modelo previo, lo cual en conjunto con un brazo de dirección 7,5 mm más cerca del piloto mejora la sensación de la dirección, la estabilidad al entrar en las curvas y además la hace más manejable al “tumbarla” de lado a lado. El carenaje es más grande, pero más aerodinámico para reducir turbulencias; las luces y la posición de los espejos son nuevos, y la parte trasera es un poco más ancha.

DATO
65 millones de pesos es el precio a pagar por la Kawasaki ZX-10R en Colombia, la cual estará disponible en color negro. Sin embargo, quienes quieran la edición especial Kawasaki Racing Team, que viene en color verde (como la de las fotos que acompañan esta nota), deberán desembolsillar un millón de pesos más.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.