Kia no para de escalar: el nuevo Optima

Su última creación es un auto de gran tamaño sorprendente como sus estrenos más recientes. Con todos los lujos, eficiente y bien diseñado, llega a la alta gama pero a un precio de impacto: 80 millones

Redacción Motor

10:13 p.m. 08 de marzo del 2011

Después de haber presentado el sorprendente Cadenza, Kia llega con otra pieza de excelente factura al mercado de la alta gama en el cual incursiona con la misma persistencia y agudeza que se le han visto en autos más populares y en las SUV. Se trata del Óptima, su última creación, un auto de gran tamaño y con las características de una berlina que se puede colocar en la talla física de los BMW Serie 5 o Mercedes E.

En la industria de automóviles de Corea siempre han existido los carros corporativos, de gran tamaño, hechos a imagen y semejanza de los europeos pero que precisamente por ser unas copias o aproximaciones a las berlinas internacionales de referencia en lujo y accesorios, no han tenido una difusión importante en otros mercados. Acá muy pocos hemos visto.

Pero con el Óptima, la cosa es a otro precio y con diferentes ambiciones porque es una carrocería con un diseño totalmente propio, original y muy bien logrado, que enmarca en cualquier mercado y ofrece diferencias de estilo tan importantes como las que han hecho del Cerato un vehículo de gran aceptación mundial y el primer importado en Colombia, por ejemplo.

Hicimos un largo viaje para asistir al lanzamiento internacional del Óptima, hasta Melbourne, pues Kia aprovechó la coincidencia de su patrocinio del Abierto de tenis de Australia para poner en sociedad su última creación. Que, de todas maneras, habíamos visto en 'premiere' en el pasado Salón de Bogotá, donde se ofreció para entregas en los primeros meses del 2011.

Kia no compite en temas de alto rendimiento mecánico ni tampoco pretende tener en este carro cosas muy complicadas en lujo ni en electrónica. No de otra manera podría ofrecer este producto por la mitad del precio lo que un equivalente en tamaño cuesta, pero no por ello deja de ser un automóvil completo, lujoso, bien resuelto, bonito y con todo el equipo que por 80 millones de pesos es una tentación inevitable de probar.

Lo utilizamos durante más de 130 kilómetros en pequeñas  carreteras y pocas autopistas delas afueras de Melbourne, donde están situadas las grandes casas productoras de vinos de estupenda calidad. Los controles policiales son muy severos y los radares abundan por lo cual es difícil encontrar zonas para calibrar su verdadero carácter dinámico. Sin embargo, se aprecia su obediencia, estimamos que pasa de los 200 kph, frena bien gracias a cuatro grandes discos que le dan una visual muy deportiva debajo de los rines -un poco exagerados- de 18 pulgadas y rueda sin problemas en todos los terrenos pues también lo llevamos al destapado.

Se aprecia un comportamiento del automóvil muy señorial y tranquilo, pero no pasa desapercibido por sus líneas. La parte delantera está muy en concordancia con la cara de la nueva Sportage y la forma como juntaron la terminación de la ventana lateral trasera con el paral y el baúl es muy bien lograda y en armonía con el stop que se incrusta casi hasta la mitad del guardafango posterior. Es un carro muy moderno, totalmente alejado de los excesos que tenían los autos coreanos y en línea con el diseño europeo pero con toda su personalidad propia y única.

Más allá de lo que pueda ser este ejemplar, que se vende casi bajo pedido en el país y cuyas entregas tardarán algo en regularizarse pues apenas están saliendo a los mercados internacionales, hay que analizar lo que representa dentro del proceso de crecimiento de Kia, que es la marca de mayor avance en ventas en el mundo.
Esto es muy significativo pues no se trata de progresar sobre un nombre con muchos años de tradición, con redes establecidas, sino de un avance muy agresivo con productos nuevos y en nichos en los cuales la marca no tiene antecedentes como este del Óptima. Kia es parte del grupo Hyundai, que es su socio mayoritario y dentro de la estrategia global del conglomerado, definieron dos escenarios. Hyundai se dedica primariamente a la conquista del mercado enorme de Estados Unidos donde registra una penetración histórica y Kia enfoca baterías hacia Europa y países de gustos y tendencias afines. De ahí la tipología de los carros, que por debajo comparten la misma mecánica.

Otros puntos para destacar al pasar la prueba en este auto son su presentación y acabados. Atrás quedaron los tiempos, al menos en esta marca, del carro coreano barato y con materiales apenas para el gasto. Este Kia Óptima es lujoso, ejecutado impecablemente, discreto y serio, como corresponde a su género de alta gama y en ninguna pieza se advierte un ahorro en calidad o materiales para llegarle al precio tan competitivo que tiene.

Asistimos a la presentación del Óptima en Melbourne, Australia, por una invitación de la importadora local y de Kia Motores de Corea.

LA EFICIENCIA MECÁNICA
El modelo para Colombia viene con el motor 2.4 litros de 180 caballos de potencia, con sistemas variables de tiempos de los árboles de levas, multivalvular y caja de seis adelante automática o secuencial manual a voluntad. Es una motorización perfectamente equilibrada con el peso vacío del vehículo que es de 1.551 kilos. El manual del fabricante le concede una aceleración de 0 a 100 kph. en 9.5 segundos, una recuperación de 80 a 120 kph en 6.6 segundos. Estimamos la velocidad tope en los 200 kph, más que suficientes.

LA VIDA AL OTRO LADO DEL CHARCO
La enorme influencia inglesa implica que la conducción en Australia sea al lado derecho del automóvil, cosa que para la gran mayoría de la humanidad es hacerlo al revés. Hay una razón científica que pretende demostrar lo contrario, pues teniendo en cuenta que un gran porcentaje de la gente es diestra, resulta más lógico sostener siempre el timón con la mano derecha que tiene más fuerza y precisión y soltar la izquierda para manipular los cambios. Obviamente, los zurdos sostendrán lo contrario.
El hecho es que la transición, salvo en los puntos de cruces de tráfico y especialmente en las glorietas donde se espera el tráfico en el sitio opuesto, es una operación casi transparente para quien llega a manejar en el sentido contrario de las vías que usa en su país. Basta un poco de atención y en pocos kilómetros todo resulta familiar y cotidiano.

El Óptima que probamos estaba con la especificación de conducción derecha que, valga la aclaración para algunos, no implica variaciones en la posición de los pedales y la palanca de cambios queda en el mismo sitio con idéntica funcionalidad. Lo único que modificaron y despista es la posición de las direccionales que está en la palanca derecha que opera los limpiabrisas.

FRASES

EN LA MISMA LÍNEA DE ESTILO, EL ÓPTIMA BUSCA LOGRAR IGUAL IMPACTO DEL CERATO, EL CADENZA Y LA NUEVA SPORTAGE PERO AHORA EN UNA GAMA SUPERIOR EN LA CUAL NUNCA HABÍA COMPETIDO. TIENE CON QUÉ.

COMO TODOS LOS MOTORES ACTUALES, EL V6 2.4 DEL ÓPTIMA ES UNA MÁQUINA DE ALTA EFICIENCIA Y BAJO CONSUMO, CON LO CUAL TIENE PERFECTAS PRESTACIONES EN TODOS LOS ASPECTOS.

Un interior muy lujoso, discreto y serio, pero con buenas ayudas visuales en la instrumentación caracterizan la espaciosa cabina del Óptima. El techo es panorámico de 'pared a pared' y abre en la parte delantera.

Los sensores laterales permiten también alertas sonoras cuando se ingresa a los cruces y evitan distracciones buscando el tráfico en los espejos mientras se avanza.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.