El Koenigsegg Reguera demuestra que es posible prescindir de la cajas de cambios

Claro, su tecnología está a penas a prueba y mezcla 3 motores eléctricos y uno principal de combustión. Todo se basa en unas buenas cifras de torque pero sirve por ahora solo en deportivos híbridos.

Redacción Motor

04:18 p.m. 06 de marzo del 2015

No es que la caja de cambios esté en vías de extinción. Por lo menos, no por ahora ni en los próximos 20 años. Aunque no sería raro que desapareciera un día, como muchos otros elementos que en la evolución del automóvil se han dejado por ineficaces o porque se quiere ahorrar peso y dinero.

Sin embargo, el recientemente presentado Reguera de Koenigsegg durante el Salón de Ginebra presume de no contar con ningún tipo de transmisión gracias a una nueva tecnología que pone a funcionar en paralelo sus motores eléctricos junto con el enorme V8 de combustión en la búsqueda del torque necesario para no necesitar de la caja.

La propuesta de Koenigsegg es simple aunque su aplicación sea mucho más complicada. El motor eléctrico no necesitaría de una transmisión básicamente porque entrega todo el torque desde el principio y en todo momento mientras haya carga en las baterías y el órgano regulador de la velocidad es el acelerador.

Con esto en mente Koenigsegg configuró su sistema híbrido de la siguiente forma. El motor principal es el V8 de 5 litros que se apoya en dos turbocargadores con el que puede entregar hasta 1.116 caballos de potencia. Para sumar mayor poder instaló dos eléctricos en cada una de las ruedas traseras y el tercero lo puso a la salida del cigueñal que está conectado a un embrague electrohidráulico. Estos tres motores suman más de 700 caballos adicionales, lo cual para nuestro caso es lo menos relevante.

Es el torque que ofrecen estos tres propulsores lo que importa para la idea de eliminar la caja de cambios. Y así es como funciona: cuando arranca este híbrido deportivo no lo hace con el motor de combustión sino con los dos eléctricos de 252HP cada uno que están en cada rueda del eje trasero, gracias a que se abre el embrague electrohidráulico. Ahí el Reguera ya tienen 1000Nm de torque.

A los 50kph entra en juego el tercer motor eléctrico cuya función es servir de arrastre, entregarle el torque suficiente y encender el enorme V8 de combustión. Esto sucede a los 150 kphh y es allí cuando se cierra el embrague eléctrico y es el V8 el que se conecta ahora a las ruedas posteriores, como normalmente lo hace un vehículo de tracción trasera. Sin embargo, los tres eléctricos siguen trabajandoy no se desconectan.

Lo malo de esta innovadora aplicación es que por el momento está destinada a híbridos de enormes prestaciones pues se requiere que tanto el motor de combustión como el de los eléctricos entreguen el máximo torque posible, algo que va en contravía de la eficiencia y la autonomía por los costos que supondría una aplicación como la del Reguera. Por el meomnto queda para este deportivo del Olimpo de carros fuera de serie la posibilidad de haber eliminado la caja de cambios, lo cual supone, sea dicho de paso, una notable disminución de peso.

DATOS
El Koenigsegg Reguera cuenta con unas levas tras el volante con las que puede elegirse Drive, Reversa o Neutro y regular el funcionamiento de los motores eléctricos. Aunque esto también podría estar dispuesto en un botón.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.