Lamborghini Asterión, un auto que debe su nombre a una imponente criatura de la mitología griega

Se refiere a un minotauro, caracterizado por su fuerza y temeridad. En su versión 'siglo XXI' se presenta como un automóvil híbrido, mitad eléctrico, mitad térmico, e igualmente agresivo e imponente.

Redacción Motor

03:50 p.m. 21 de octubre del 2014

Imágenes del Lamborghini Asterión

Es el primer toro alternativo de la marca italiana. O lo será, pues se trata de un vehículo conceptual dotado con lo último en tecnología híbrida para atraer a esos usuarios de chequeras generosas y conciencia ecológica que no se resig¬nan a bajarse de un vehículo premium para treparse en un citycar eléctrico.

El Lamborghini Asterión LPI 910-4 Concept presentado en el Salón del Au¬tomóvil de París fue hecho a la medida de esos consumidores. De ahí que lo hayan equipado con un motor central V10 de 5,2 litros FSI, instalado longitudinalmente y unido a una transmisión de siete velocidades de doble embra¬gue que reposa en el eje trasero y no en el túnel central, como se acostumbra, para favorecer la instalación de las baterías de litio y, de paso, distribuir mejor el peso.

Entre los dos (caja y V10) fue acomodado un generador principal, bautizado ISG, y sobre el eje delantero otras dos plantas eléctricas de torque vectorial, alimentadas por ese motor principal, que permiten combinar ambos modos de energía y garantizan un excelente rodaje sin tener que depender de la carga de las baterías.

Los números son impresionantes: tan solo la máquina de combustión interna logra una potencia máxima de 610 caballos y un torque de 560 Nm. Pero con la ayuda de los tres eléctricos entran 300 caballos adicionales que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en tres segundos y llegar a una velocidad tope de 320 km/h.

Aun a pesar de su vocación competitiva, el Lamborghini Asterión fue concebido para disfrutar por igual en la pista y en la ciudad (no de otra manera se explica su carácter híbrido), con una autonomía de 50 kilómetros cuando se acude, exclusivamente, a los motores eléctricos.

Detalles como la apertura de las puertas en diagonal para facilitar la entrada y la salida de la cabina, un interior minimalista de aspecto clásico y la posición de los asientos, más altos que los de los Lamborghini tradicionales para garantizar la comodidad de piloto y pasajero, les recuerda a sus ocupantes que este es un carro para usar, no para guardar.

Precisamente otros rasgos como la ergonomía de las sillas, la disposición de los instrumentos en el tablero, el ángulo de caída de los pilares ‘A’ (delanteros) y un panorámico más vertical mejoran ostensiblemente la visibilidad del conductor respecto a los Lamborghini tradicionales, sin traicio¬nar el ‘look’ deportivo de la marca.

Como el minotauro que inspiró su nombre, el Lamborghini Asterión es una mezcla entre intelecto e instinto, y el primero de la casa de Sant’Agata Bolognese (Italia) que logra mezclar a la perfección un pasado cargado de caballos de potencia con un presente que habla en kilovatios, dos modos que el mismo usuario puede manipular a su antojo, como si estuviera en una máquina del tiempo, con tan solo pulsar uno de tres botones: Z (eléctrico), I (híbrido) y T (motor térmico).

Cabina sobria y elegante

El interior fue forrado en cuero de colores marfil y café, combinado con materiales de alta calidad, como aluminio y fibra de carbono, y el titanio con el que fue fabricado el icónico timón de tres radios heredado del Lamborghini Miura. Cuenta con todos los sistemas de conectividad y entretenimiento de última generación.

Ocho claves del Lamborghini Asterion

FRENTE IMPONENTE. La ‘trompa’ fue armada como un componente único y se hizo énfasis en las unidades de luces, que incluyen materiales como carbono y titanio.

PINTA ÚNICA. Fue desarrollado por expertos del departamento de diseño de la marca, que lograron darle un carácter propio, aunque claramente Lamborghini.

ORGULLOSAMENTE ITALIANO. Los diseñadores exaltan el origen de la marca y de este modelo en particular con la bandera de Italia empotrada en las puertas.

HÍBRIDO ENCHUFABLE. Las baterías fueron instaladas en el túnel central de la carrocería y logran una autonomía de 50 kilómetros en modo 100 por ciento eléctrico.

AZUL ELEKTRA. Este tono con el que fue pintado el Asterión exalta la afinidad de este modelo con las nuevas tecnologías. Una ventana trasera deja ver el V10 desde fuera.

PERFIL AERODINÁMICO. Como todos los Lamborghini, el Asterión tiene líneas definidas, con un perfil acentuado y gobernado por dos enormes entradas de aire hacia el motor central.

RINES Y LLANTAS. Calza neumáticos Pirelli de 20 y 21 pulgadas y sus rines fueron hechos con componentes de carbono y enmarcados por guardabarros abombados.

COLA IMPACTANTE. Las formas refinadas de la zona posterior de la carrocería, unidas a los stops estilizados y las molduras de color negro, le dan un aspecto muy agresivo.

DATOS
125 kilómetros por hora logran las tres plantas eléctricas sin la intervención del motor de combustión interna. Cuando el vehículo rueda exclusivamente en kilovatios, tan solo las dos delanteras entran en acción.

Las siglas del Asterión LPI 910-4 se interpretan así: LP significa ‘longitudinale posteriore’ (la posición del motor); Ii, significa ‘ibrido' (híbrido); 910 es el número de caballos que desarrolla, y 4 porque se trata de un vehículo de tracción total.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.