Un Lamborghini Egoísta, llamativo y muy, pero muy radical como prototipo de celebración

El Egoísta es un deportivo monoplaza, de complejas formas cinceladas, cabina hecha a la medida y una clara inspiración aeronáutica. Lamborghini sigue de fiesta por su medio siglo.

Redacción Motor

07:51 p.m. 14 de mayo del 2013

 Vea las imágenes del Lamborghini Egoista

Después de llamar la atención de la prensa especializada y los asistentes al salón Palexpo, en Ginebra, Suiza, con las audaces y nada convencionales formas del Lamborghini Veneno; en días pasados, más de mil invitados y seguidores de la marca de Sant’Agata Bolognese tuvieron el privilegio de ver de primera mano un Lamborghini Egoísta de tajantes líneas aeronáuticas.

El diseño estuvo a cargo de Walter De Silva, quien se la jugó por lograr una carrocería agresiva partiendo del helicóptero Apache, para el disfrute de una sola persona (como se deduce de su nombre) y que transmitiera al piloto la máxima experiencia del pilotaje aéreo.

Con esta estética en mente, la cabina se contruyó en fibra de carbono y aluminio y una vez acoplada, pues se puede extraer de la carrocería, se combina aerodinámicamente con la carrocería resultando en una sola pieza.

Según su creador, las formas del frontal con tres afiladas puntas, encontraron la inspiración en la cabeza de un toro agachado listo para embestir. Por otro lado, las piezas aerodinámicas (aletas, alerones y demás apéndices) no están a la vista sino que van integradas en la carrocería y se accionan automáticamente adaptándose a las condiciones de la marcha.

El capó del Egoísta fue diseñado para generar carga aerodinámica. En sus puntas lleva unas luces de posición de LED que permiten ver al auto casi desde cualquier ángulo, son dos blancas delanteras y dos rojas traseras; además una luz parpadeante roja trasera superior; dos luces de techo, una luz roja izquierda y una verde derecha, y dos luces naranjas laterales intermitentes. Mientras que los faros reales de xenón van ocultos en las tomas de aire delanteras, entre los salientes del frontal.

La carrocería tiene zonas ‘intocables’ sobre las que no se puede 'caminar' pues hay partes ‘pisables’, para acceder a la cabina. El sitio de entrada y salida lleva la inscripción ‘Step here’ (pisar aquí), como si de un avión de combate se tratara. Bajo la boca del depósito está la leyenda ‘Jet fuel only’ (solo combustible de jet). Los paneles de la carrocería y los rines están fabricados en material antirradar, aunque estos últimos llevan embellecedores de fibra de carbono para mejorar la aerodinámica. Finalmente, los vidrios anaranjados son antirreflejo.

Su interior lleva un asiento deportivo con cinturón de seguridad de cuatro puntos. Sobre el panel de instrumentos hay un HUD, o Head Up Display (pantalla de visualización frontal), sistema que proyecta en un panel de cristal octogonal la información del auto frente al conductor.

Para entrar o salir al estilo ‘Egoísta’, hay que quitar el volante y abrir la cabina, cuya tapa se levanta como en un avión mediante un mecanismo eléctrico. Después hay que ponerse de pie, sentarse sobre el borde izquierdo y girar para salir de la cabina. Algo de acróbata hay que tener para semejante maniobra.

En sus entrañas hay un motor V10 de 5,2 litros con potencia de 600 caballos y ubicación central trasera. Único para egocéntricos millonarios.

Datos

El Egoísta fue presentado al culminar el Grande Giro en la casa matriz de Lamborghini. La caravana de 350 ‘Lambos’ hicieron una ruta de 1.200 km y reunieron automóviles de todas las épocas de la marca del toro, celebrando los 50 años de la marca durante cuatro días.

No es la primera vez que la firma italiana se inspira en la aviación para producir un deportivo. Por ejemplo, para el Reventón se inspiró en el avión de combate F22 Raptor.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.