Lamborghini presentó una versión descapotable del Aventador

El Lamborghini Aventador tiene ahora una versión convertible que se vende a 300 mil euros, con el mismo rendimiento del coupé pero con el glamur del techo separable. Alcanza los 350 kph.

Redacción Motor

05:41 a.m. 27 de noviembre del 2012

Ver imágenes del nuevo Aventador sin techo

Lamborghini presentó hace pocos meses el nuevo carro llamado
Aventador, nombre seguramente conectado con el de algún famoso toro de lidia como lo hace con todos los apelativos de
sus carros.

Como siempre, el Lambo de turno, que no suele cambiar mucho en tiempos cortos, y sus carros se parecen mucho pues conservan una línea de diseño muy clara. Eso hace que a primera vista uno identifique estos carros cuya fábrica ha pasado por varios dueños y momentos financieros, desde cuando en 1963 la
fundó Feruccio Lamborghini, vinicultor y fabricante de tractores, aburrido por los caprichos e inconsistencias de los carros que le compraba a su vecino del lugar en Módena, Enzo Ferrari.

El Aventador ha sido un éxito en ventas pues ya van entregadas 1.300 unidades, lo cual en este tipo de vehículo, que cuesta 300.000 euros, es una cifra muy respetable. Que habla bien de la provocación que generan los aparatos, la diferencia que tienen en el mundo de los supercarros, su rendimiento excepcional y
el músculo financiero del Grupo VAG, Volkswagen, que hace cuatro años la adquirió.

Lejos están los tiempos cuando la empresa entró en bancarrota (1977) y pagó caro sus ínfulas. Hacer un convertible en un automóvil que es capaz de andar a 350 kilómetros por hora y acelerar hasta los 100 kilómetros en miserables tres segundos
no es cosa de pasarle una segueta por la capota y ponerle una tapa. La función estructural que hace el techo de cualquier auto, y más en uno cuya carga aerodinámica es enorme a esa velocidad, es una tarea de compleja ingeniería y refuerzos en toda la cabina para que sea segura.

Por otra parte, el flujo de aire sobre la carrocería destapada es muy sensible porque el ruido y las turbulencias pueden ser insoportables para los ocupantes.

Sin embargo, ahí está el nuevo Aventador LP 700-4 Roadster en vitrinas, y seguramente los pedidos ya forman una larga lista de espera pues la máquina tiene un glamur diferente y un enorme atractivo para quienes no sienten rubor por dejarse ver casi de cuerpo entero en sus mandos. La mecánica del automóvil es igual a la del coupé, con un motor de V12 de 6,5 litros que trabaja
parcialmente con solo seis cilindros a menos de 135 kph, y en la función 'stop and start' para apagarlo en el tráfico y ahorrar combustible se usan capacitores de alto rendimiento para reactivarlo de manera inmediata.

La caja de los Aventador es de 7 velocidades hacia adelante y transmite la potencia a las cuatro ruedas de manera simultánea. Y no son cualquier tipo de ruedas pues se trata de cauchos de
12 pulgadas de ancho montados en rines de 20 de diámetro, apenas a la altura de la bestia que, como buen bicho de lidia, mueve el kilaje en forma: tonelada y media.

Los dueños de Lamborghini
El fundador de la marca apenas pudo sostenerla durante nueve años antes de venderla a un par de inversionistas que finalmente quebraron. Luego trataron de recuperarla varios grupos, entre ellos Chrysler, sin mucho éxito hasta cuando VW tomó su control financiero y ahora está en plena prosperidad.

Estos son los datos de su tradición de propietarios: · Ferruccio Lamborghini (1963-1972) · Georges-Henri Rosetti & Rene Lemier (1972-1977) · Bancarrota (juzgado de Bolonia, Italia) (1977-1980)
· Hermanos Mimram (1980-1984) (luego solo un hermano:
Patrick Mimram (1984-1987) · Chrysler (1987-1994)
· Megatech (1994-1998) · Grupo VAG (Audi-Volkswagen) desde 1998 hasta la fecha.

FRASES:

La capota es una tapa de dos piezas hecha en fibra de carbono que se quita fácilmente y se guarda en el baúl. Pesa apenas 6 kilos.

Ver en este enlace: Lamborghini Aventador roadster

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.