Descubrir la Land Rover Discovery

En duras rutas del sur de Utah, Estados Unidos, probamos a fondo la nueva 4x4, que superó con elegancia y suficiencia todo tipo de terrenos y climas.

Revista Motor

04:00 p.m. 07 de marzo del 2017
Land Rover Discovery

A pesar de ser una SUV, tiene todo el poder de un 4x4 y unas ayudas electrónicas para que cualquiera pueda llevarla a los sitios más inhóspitos con la familia a bordo.

Una semana después de haber estado casi en el Ártico haciendo pruebas de manejo sobre hielo y nieve en los Volvo, caímos en una región un poco menos ruda en materia de clima, pero muy severa en cuanto a terrenos y condiciones, en la confluencia de los estados de Utah, Arizona y Nevada, con la nueva Discovery de Land Rover entre manos.

Land Rover Discovery

.

Presentada en el pasado Salón de París, la Discovery es un vehículo que se debe tratar en femenino como amable y elegante SUV que es, y en masculino como el rudo y audaz campero que está escondido debajo de su piel de camioneta familiar. Que, al llevar la marca Land Rover, necesariamente tiene que ser un roedor de obstáculos y dificultades.

Esa conjunción de cualidades y diferencias necesitaba un territorio agreste y variado para poderla disecar y apreciar. Llegamos a una pequeña ciudad llamada Saint George, a una hora de vuelo hacia el este de Los Ángeles. Está metida entre las estribaciones del Cañón del Colorado, sobre una gran meseta entre las montañas y bosques que son tierras de los navajos. Y de una vez emprendimos el recorrido por una de las zonas más pintorescas y sorprendentes de Estados Unidos, tallada entre piedras y rocas rojizas enormes y milenarias, formadas por lava, donde los caminos suben hasta cerca de 5.600 pies, una elevación enorme para quienes no viven en Bogotá, a 8.200.

Land Rover Discovery

.

Land Rover Discovery

.

Pero esas cordilleras en esta época del año son un nido de nieves, animales y contrastes escénicos que se alejan mucho de lo que uno se imagina por la contextura desértica y por los hirvientes días del verano que son su vitrina turística.

Allí volvimos a pisar nieve y hielo, a cortar borrascas y lluvias cómodamente instalados en el lujoso interior de la Discovery, que le hace honor a toda la confección en pieles y maderas propia de los carros ingleses. La verdad, en esas carreteras flanqueadas por los bancos de nieve pero con pavimento firme, salvo algunas precauciones por la presencia de hielo que el tablero de instrumentos advierte y que hay que intuirlo cuando leímos temperaturas de 7 bajo cero, manejar la Discovery no tiene misterio. Va perfecto, obedece, frena y se desplaza sin mayores sobresaltos, pues sus motores de 340 caballos en gasolina y 240 en diésel están en el rango justo y no dan para exageraciones, por lo menos en esos momentos.

Land Rover Discovery

.

Land Rover Discovery

.

Pero la prueba no era el simple paseo escénico, pues Rover armó todo un recorrido que nos llevó a destapados muy agrestes que, empapados, fueron todo un reto de tracción y dirección, que si bien piden manos y anticipación, no significan una dificultad para la máquina. Basta con usar el punto de manejo adecuado, levantar la carrocería con solo pulsar un botón y lanzarse a la ruta con toda la confianza. Al comienzo, claro, uno cree que el terreno le puede al aparato, pero su enorme capacidad de franqueo de obstáculos le permite zambullirse entre los baches y riachuelos o salir con la trompa apuntando al cielo sin arrastrar sus intestinos mecánicos contra la áspera arena y las piedras enormes que abundan. Los saltos que tuvimos que hacer y las escarbadas de roca con casi 45 grados de inclinación y varias ruedas en el aire fueron espectaculares.

Con vientos cruzados que se sienten en el timón, ya que de medio lado la Discovery no es propiamente una pieza aerodinámica sino un ladrillo bien formado, pasamos interminables rectas dejando que el control de crucero cumpliera con los buenos modales que exige la vigilante policía.

Land Rover Discovery

.

Al día siguiente, para completar más de 500 kilómetros de ruta –una de las pruebas más extensas y variadas, si no la mejor, que hayamos hecho en la especialidad– nos pusieron más destapados, más baches, más trochas y una ruda escalada de dunas que, empapadas y encharcadas, no nos dieron el sabor de la arena flotante, pues el piso se pone más sólido, pero no por ello da adherencia. Bien llevado y con los impulsos justos, el Discovery –ahí sí masculino– pasó como un lord inglés, sin salpicar a sus ocupantes ni requerir asistencia de remolques o palas.

Luego de almorzar en una carpa entre pinos y nieve, la prueba final al salir de las dunas fue una larga recta de cerca de 4 kilómetros de barro y surcos. Ni modo de soltar el acelerador porque si se para, ahí se queda cualquier 4x4. Y claro, las bocanadas de greda, arcilla o lo que hubiera, bloqueaban los limpiaparabrisas y la visión, a pesar de lo cual hay que manejar por rumbo mientras se aclara la película. Al final del trayecto, que fue la entrada a Arizona, el y la Discovery estaban de otro color, pintados en el tono ocre de la naturaleza, que se secó rápidamente como la pintura sobre un lienzo con los pocos rayos de sol verdadero con los cuales se alumbró y tibió el cierre de los ensayos.

Land Rover Discovery

.

Land Rover Discovery

.

Y a todas estas, sin frío en la cabina, sin mojarse, sin angustias, sin embarrarse, después de haber pasado olímpicamente unas rutas rudas, uno se pregunta si alguien que compre un aparato de estos –que estará en el nivel de los 200 millones de pesos– alguna vez pensará en someterlo a estas pruebas y en camuflar sus líneas con densas capas de tierra y barro.

Lo más seguro es que no. Gozará más todas las ayudas de manejo, las informaciones en una gran pantalla táctil, los parlantes regados por todas las esquinas, con los niños pegados de los DVD individuales o con sus tabletas conectadas a los nueve puertos USB, el perfecto ajuste de la estructura y la gran capacidad del baúl que atenta contra sus líneas, pues el remate trasero es muy cuadrado y alto, aumentado porque lleva una llanta de repuesto bajo el piso de medidas idénticas a las del rodaje (rin 20).

Land Rover Discovery

.

Pero podrá estar seguro de que si aparece un terreno difícil, solamente tiene que abordarlo y disfrutar el ADN off road que tiene este 4x4 bajo su piel de familiar. Sin necesidad de aflojar la corbata ni recoger las mangas de la camisa o llevar botas pantaneras. La Discovery se encarga del asunto.

José Clopatofsky
· Asistimos a estas pruebas en Utah, Estados Unidos, por una gentil invitación del grupo Jaguar-Land Rover.


Velar, siguiente paso
Cuando apenas la Discovery sale a la venta en el mundo y se espera a finales de este semestre en Colombia, Land Rover lanzó en Ginebra el Velar, que se ubicará entre el Evoque y la versión Sport de los Range. El nombre Velar lo usaron cuando se fabricaron en 1970 los primeros 26 prototipos del Range y significa “velado” o cubierto, para explicar la confidencialidad que tenía en ese entonces el proyecto que luego, en la realidad, habría de crear toda una nueva categoría en el mundo de los 4x4.

Range Rover Velar

.

Velar

.

DATO​
El aluminio, como dictan los estatutos y el saber tecnológico de Land Rover, está presente en la mayoría de la plataforma y en la carrocería de la Discovery para lograr un peso muy racional considerando su tamaño. Además, usan materiales reciclados con técnicas especiales de la marca.

Noticias recomendadas

Más noticias

Ahora el fuerte de Porsche son las SUV

Así lo demuestran las cifras con las que la marca cerró el año 2016, en las que se evidencia un notorio crecimiento comercial del modelo Macan.

El Lykan Hyper Sport llega este jueves

Para obtenerlo recorte el cupón que sale el 23 de marzo en EL TIEMPO y, más $21.900, reclámelo en almacenes o centros de venta de EL TIEMPO.

Citroën C-Elysée: francés básico

Un buen baúl y espacio interior lo suficientemente amplio para circular por la ciudad con el clan familiar a bordo es lo que propone este nuevo carro.

CNA: Los turismos pusieron la nota

Estrenando a Pirelli como proveedor de llantas, los turismos marcaron la pauta en el comienzo del campeonato que organiza el Club Los Tortugas.

La Renault Koleos sube de nivel

El nombre es lo único que permanece intacto de la SUV de lujo de la casa del rombo que acaba de llegar con una carrocería mucho más moderna y robusta.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.