Land Rover presentó una actualización muy sobria de la nueva Freelander 2

Esta camioneta ganó en equipamiento interior, acabados y colores y un poco más de eficencia ya que integra dos motores diésel de 2.2 litros con turbo que generan 150 y 190 caballos de potencia.

Redacción Motor

09:12 p.m. 24 de agosto del 2012

Land Rover dio a conocer la actualización que le realizó a la SUV compacta Freelander 2, con cambios en varios aspectos pero todos muy discretos, casi tímidos.

El Land Rover Freelander 2 cambió ligeramente su aspecto exterior y más profundamente los aspectos estéticos de su habitáculo respecto a su modelo anterior. Cuenta con ciertas modificaciones que incluyen cambios profundos en sus colores, un novedoso tablero de controles, climatización programable para varios días, navegación por Internet que incluye mapas satelitales de ubicación, un sistema de activación por voz con avisos visuales y cámara de reversa.

La marca quiso modernizar más que todo el aspecto interior para ofrecer más confiabilidad y confort, algo que hacía falta en el primer modelo de esta familia.

La nueva generación de esta Freelander, ofrece un sistema de freno de parqueo 'inteligente' el cual ajusta automáticamente el nivel de presión que ejerce a los discos dependiendo de la inclinación en la que fue estacionada esta camioneta. Además, incluye el freno de mano eléctrico que se puede accionar mediante un interruptor y desactivar hasta cuando el conductor se haya bajado de la camioneta.

El Freelander 2 está disponible con cuatro niveles de equipamiento: S, SE, SE Dynamic y HSE. Todos ofrecen siete airbags incluyendo uno para las rodillas del conductor y control de estabilidad. Con esta actualización se incorpora un sistema denominado 'Intelligent Power System Management', que a través del alternador transforma la energía cinética de las fases de deceleración en energía eléctrica para cargar la batería.

La versión de entrada a la gama es el Freelander 2 S que mejora con detalles distintivos con una parrilla negra, asientos deportivos y eléctricos en cuero y un avanzado sistema de audio hasta con 11 parlantes. El tope de gama, la versión HSE, recibe piel rugosa e interior en madera, opcionalmente llantas de 19 pulgadas y asientos en piel y finas alfombras.

En cuanto a la mecánica de esta camioneta no se presentan cambios importantes, la firma mantiene los motores con turbodiésel de 2.2 litros que ofrecen 150 y 190 caballos de potencia, ambos con tracción a las cuatro ruedas y también el de 2.2 de 150 caballos con tracción delantera. Todos los motores se acoplan a una caja de cambios de seis velocidades y según Land Rover esta camioneta registra en consumos 6,0 litros por cada 100 kilómetros de recorrido y unas emisiones homologadas de 158 g/km de CO2.

La mecánica más potente, por su parte, es el diésel de 190 caballos que sólo está disponible con transmisión automática y tracción total permanente.

Desde el año pasado estas motorizaciones recibieron un nuevo turbocompresor que mejora la respuesta y maximiza el par un 5 por ciento para fijarlo en 420 Nm.

DATO:

El nuevo Freelander 2 se encuentra disponible a partir de los 73 millones de pesos sin incluir los impuestos establecidos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.