La 'limusina' de Porsche estrena mecánica híbrida y se alarga en la versión ejecutiva

El Porsche Panamera, cuyos dos motores suman un empuje de 416 caballos, puede caminar, en condiciones ideales, 100 kilómetros con poco más de un galón de gasolina. ¡Autonomía total!

Redacción Motor

07:02 p.m. 08 de julio del 2013

Ver imágenes del nuevo Porsche Panamera híbrido

Porsche ha vendido más de 100.000 Panamera desde 2009, cuando decidió incursionar en el mundo de los Gran Turismo familiares con un auto de cuatro puertas en el cual unió todo su saber de la alta velocidad e ingeniería con las soluciones para una base de usuarios más universal que la que transita en sus deportivos 911, Boxster y Cayman o los que se subieron al mundo de las SUV con la Cayenne.

El resultado de ventas habla por sí solo y contradice muchas tesis según las cuales este sería un modelo de incierta aceptación, a lo cual se agregó que estéticamente nunca pudo sumar puntos a su favor. Pero la fórmula funciona porque el Panamera es el auto perfecto para la persona cuyas necesidades no se satisfacen con un carro de solo dos puestos y encuentra en este la correcta mezcla del auto familiar o ejecutivo con el performance auténtico de un Porsche.

Como es natural en este mundo, poco a poco los autos cambian, aunque en Porsche esa evolución es bastante más lenta pues no se mueve al ritmo de las angustias de los departamentos de mercadeo, y la tecnología es tan avanzada que en el curso de su vida los retoques son bastante sutiles sobre una plataforma estable.

Este primer retoque le llega al Panamera cuatro años después de su estreno en el Salón de Shanghái en abril de 2009. No se trata de algo que al grueso público le llegue pues los cambios son muy sutiles en la parte delantera y trasera y apenas un ojo avizor en el tema Porsche los diferencia a simple vista.

Bómperes diferentes, entradas de aire más eficientes en la trompa, la cola, con el cambio de sitio de la placa a la parte baja, se despeja y tiene una visual mucho más limpia; linternas más afiladas y con elementos de última generación, son en esencia los cambios exteriores que tiene el Panamera de la segunda mitad del 2013 y a cuya presentación asistimos en la región de Baviera, cerca de Múnich, Alemania.

Pero como tantas veces lo hemos escrito, a los Porsche hay que leerlos con el capó levantado y las especificaciones en la mano debido a que sus mejoras y avances siempre están en el aspecto mecánico y las consabidas tecnologías que se necesitan para domesticar el siempre creciente caballaje y la eficiencia de sus motores.

La gran novedad en este momento es el sistema Plug In para el híbrido, que permite recargar en cuatro horas en la red doméstica las baterías y logra caminar alrededor de 35 kilómetros con pura electricidad, lo cual es muy útil para tramos cortos de ciudad donde la opulencia del motor del Panamera es totalmente superflua.

Es muy interesante manejar la versión híbrida pues se logra un uso muy racional de la caballería térmica y eléctrica, a tal punto que pudimos estirar a 42 kilómetros reales la autonomía de la batería haciendo uso de los recursos de recuperación de energía al frenar y poniendo cortos apoyos del motor de gasolina en los ascensos de la ruta montañosa que recorrimos, desafortunadamente en condiciones de fuerte lluvia, lo cual subió el consumo por las luces, limpiaparabrisas y climatización, trabajando con todo su rendimiento. Otros colegas, con mejor clima, consiguieron casi el doble de la distancia con este manejo, que reduce de manera importante el consumo.

Porsche escribe que sus laboratorios, en condiciones ideales, registra un gasto ideal de 3,3 litros en 100 kilómetros (casi un galón), mientras que el Panamera S, de similar potencia en solo gasolina, hace 8,7 litros en la misma distancia y emite tres veces más de CO2.

La clave, más allá del respeto energético y ecológico, estaba en el sabor del vehículo, pues uno podría pensar que esas cifras se dan en detrimento de su rendimiento, y la diferencia que hay con el modelo S, el más potente, es casi despreciable. En 0 a 100, el híbrido es cuatro décimas de segundo más lento y pierde por 17 kph en velocidad tope, pero en realidad ambos productos son tan ocasionales y esporádicos de catar, que esas cifras juegan más en favor del híbrido que del tradicional, pues logra rendimientos excepcionales con un gran ahorro energético que es, finalmente, la meta de un constructor de autos superlativos como Porsche.

Por lo demás, los Panamera 2013 no presentan mayores novedades, a no ser las luces completas HID, la compuerta trasera de apertura automática o las pinzas de los frenos en diversos colores (verde ecológico en el híbrido), pero como es costumbre, la mayoría de los detalles diferenciadores son equipo opcional, como las luces leds inteligentes acopladas con el reconocimiento de la ruta, asistentes de conducción más avanzados, regulación de la distancia con respecto a los carros precedentes para calibrar automáticamente el frenado y hasta la posibilidad de darles un toque más deportivo a los pasajeros con sillas independientes en la fila trasera y 15 centímetros más de distancia entre ejes.

Es, como dijimos, un Porsche para la familia, con dos pisos menos que la Cayenne, que se maneja como un Gran Turismo de la más alta alcurnia al lado de Maseratis y Ferraris, con una deportividad marcada, sobre todo cuando se abren sus escapes con un botón desde la consola y los motores roncan como debe ser. Puede no ser el ícono del diseño, pero es un Porsche en todos sus fierros, aún andando con pilas.

Ver en imágenes todos los aspectos del nuevo Porsche Panamera

RECUADROS:

OPCIONES PARA TODOS LOS ACELERADORES

*El Panamera se ha venido desarrollando con diversas opciones mecánicas y de motricidad.
*Hoy existen muchas formas de configurarlo:

Panamera: Motor V6 de 3,6 litros, 310 caballos, doble embrague (Doppelkupplung, conocido más fácilmente como PDK). Caja de siete adelante, 0 a 100 kph en 6,3 segundos y velocidad máxima de 259 kph.

Panamera 4: Idéntico al anterior pero con transmisión a las 4 ruedas, 0 a 100 kph en 6,1 segundos y velocidad tope de 257 kph.

Panamera Diésel: Motor V6 3 litros de 250 caballos, cambio Tiptronic de 8 adelante, 0 a 100 en 6,8 segundos y tope de 244 kph.

Panamera S: V6 3,0 biturbo con 420 caballos, 0 a 100 en 5,1 segundos, velocidad máxima de 287 kph.

Panamera S E-Hybrid: Motor para gasolina V6 3,0 con turbo y eléctrico sincrónico, con potencia total sumada de 416 caballos; caja Tiptronic S de 8 adelante, 0 a 100 en 5,5 segundos y velocidad tope de 270 kph.

Panamera 4S: V6, 3,0 biturbo, 420 caballos, 4,8 de 0 a 100 y 286 kph de tope.

Panamera 4S Executive: 15 centímetros más largo y sillas independientes atrás.

Panamera GTS: V8 de 4,8 litros, 440 caballos, caja PDK, 288 kph.

Panamera Turbo: Biturbo V8 de 45,8 litros y 520 caballos, 0 a 100 en 4,1 segundos y 305 kph de tope.

Panamera Turbo Executive: misma mecánica, carrocería larga.

FRASES:

EL HÍBRIDO SE PUEDE USAR SOLAMENTE CON ELECTRICIDAD Y LA RECARGA DE LAS BATERÍAS EN LA RED DOMÉSTICA SE LOGRA EN CUATRO HORAS Y CAMINA CASI 40 KILÓMETROS SIN AYUDA DEL MOTOR TÉRMICO.

DESDE ESTA PANTALLA SE PUEDEN ANALIZAR TODAS LAS FORMAS DE EMPLEO DE LOS MOTORES Y EL RENDIMIENTO Y FLUJOS DE LOS MODOS DE RECARGA, ASÍ COMO LAS DISTANCIAS PREDECIBLES SEGÚN EL MODO DE MANEJO INSTANTÁNEO.

EL HÍBRIDO SE USA A VOLUNTAD PUES EL BOTÓN E POWER PERMITE SELECCIONAR LA INTERACCIÓN DE LOS MOTORES. LA PRIORIDAD EN ESTA FUNCIÓN ES QUE ANDE CON ELECTRICIDAD.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.