Listos para Motor en Acción 2013

Confiando en que el país esté tranquilo y todo el momento de convulsionado orden público que se vive cuando escribo esta nota haya pasado, del 13 al 15 de septiembre próximos tendremos nuestra cita.

Redacción Motor

05:07 a.m. 03 de septiembre del 2013

Confiando en que el país esté tranquilo y todo el momento de convulsionado orden público que se vive cuando escribo esta nota haya pasado, del 13 al 15 de septiembre próximos tendremos de nuevo la fantástica oportunidad de encontrarnos en el gran certamen de Motor en Acción, en el Autódromo de Tocancipá.

Digo encontrarnos porque la esencia de Motor en Acción es lograr un acercamiento real de todos los lectores de la revista con las principales marcas del mercado y, a la vez, poner a todos nuestros anunciadores –que son en su gran mayoría esas mismas firmas– en contacto directo con el público, cuyos productos siguen a través de MOTOR. Con la enorme diferencia de que, como lo dice su nombre, se trata de un salón dinámico en el cual todos los asistentes, que ingresan gratuitamente, pueden montar en los automóviles y camionetas y palpar sus características y diferencias con el fin de llevarse una impresión más exacta de cada vehículo y eventualmente decidir su compra, algo imposible de hacer en otro escenario dada la diversidad y multiplicidad de las ofertas que existen.

Esta será otra diferencia positiva ya que con la experiencia de la primera edición, todos los expositores han generado una estrategia especial de atractivos en precios y ofertas, para que en esos tres días los interesados encuentren más beneficios si están en el momento de comprar, o bien anticipen su decisión para aprovecharlos. En 2012, más de 12.000 personas nos acompañaron y de ellas 5.400 estuvieron en las pruebas en 99 autos y 27 camionetas que recorrieron, entre todas, casi 50.000 kilómetros.

Hay que subir esas cifras. Con las mejoras previstas para la funcionalidad del escenario, la ampliación de un día de actividades, muy seguramente las cifras de 2013 serán de nuevo noticia, por lo cual les extendemos la más cordial invitación para que sean partícipes de un evento que comienza a ser institucional por su magnitud y por sus  características al permitir las pruebas reales y efectivas de los mejores autos y camionetas del mercado.

Todas las marcas, menos dos, han aceptado nuestra propuesta, y si bien no todas tienen actividades de pista por razones de disponibilidad de sus modelos, la gran carpa donde estarán albergadas va a ser la mejor síntesis del momento que vive el mundo del automóvil por estos días en Colombia. Ojalá, como decíamos al comienzo, ese encuentro se pueda hacer dentro de la mayor normalidad y calma, lo cual indicaría que el Gobierno logró conciliar los múltiples puntos de conflicto y quejas que se han despertado en todas las latitudes del país.

Pero los días que hemos vivido no pueden pasar a la historia como una tanda más de paros y protestas porque confluyeron demasiadas peticiones y descontentos en muchos de los frentes de la vida nacional, lo cual nos indica que la infraestructura y el desarrollo de la sociedad están tocando un peligroso fondo, tanto de necesidades apremiantes de variados sectores como de descomposición de muchos de los protagonistas de las protestas. Empezando por una enorme dosis de gente joven, adolescentes, que se están criando y formando echando piedra en las esquinas.

Porque sí. Y porque no. Porque es muy seguro que ni siquiera sepan los motivos por los cuales han agredido al resto de la sociedad con sus desmanes y se dejan manipular por agentes externos que bien conocemos. Este no es un espacio en el cual estos temas suelan ventilarse, ni es su espíritu. Sin embargo, hoy nadie, en ningún ámbito, puede estar ajeno a este clima difícil que vivimos ni desconocer la solidaridad o unión de fuerzas en las protestas ni en las justas causas que las motivan. De un momento para otro, los cabecillas de los paros se convirtieron en ministros de hacienda, y bien vale la pena mirar más allá de los analgésicos de subsidios y promesas económicas que concilian temporalmente estos momentos.

Porque como lo decía con drama pero verdad el vicepresidente Garzón: “Los colombianos se están aburriendo de vivir mal”.

FRASE:
"En 2012 más de 12.000 personas nos acompañaron y de ellas 5.400 estuvieron en las pruebas en 99 autos y 27 camionetas que recorrieron, entre todas, casi 50.000 kilómetros. Hay que subir esas cifras".

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.