¿Al llano en 90 minutos?, un lector explica que no es posible hacer este recorrido desde Bogotá en este tiempo

La experiencia que cuenta este lector pone en evidencia uno de los problemas de movilidad que tiene este trayecto.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Si usted va a bajar a Villavicencio por estos días en un carro particular, debe tener en cuenta que se va a ver tentado a infringir las normas de tránsito y por tanto a recibir el respectivo comparendo por parte de la Policía de Carreteras.

Seguramente en el primer túnel, o al poco tiempo de salir de éste, se encontrará detrás de una tractomula cargada con 30 toneladas, bajando a 18 o 20 kph.

Como usted es precavido y está mentalizado con todos los avisos de prevención vial, seguramente se aguantará unos pocos kilómetros y ahí encontrará que la vía se abre en dos carriles; luego podrá pasar con seguridad la mula y otros vehículos que se encuentre en esos tres kilómetros de doble carril.

Pero ojo, de ahí en adelante y por los 75 kilómetros que siguen, hasta la salida del Túnel de Bella Vista, donde podrá admirar la majestuosidad del llano, no hay ni un solo tramo donde esté permitido sobrepasar a otro vehículo. Todo el tiempo encontrará doble línea amarilla y si no la ve, es porque han repavimentado y todavía no la han pintado.

Entonces usted tiene tres posibilidades:

1. Seguir detrás de la siguiente tractomula que se encuentre y entonces su viaje durará, no 90 minutos sino 300; pero tendrá la tranquilidad de no haber infringido las normas del Código Nacional de Tránsito.
2. Pasar el camión con cuidado, esperando un sitio donde haya buena visibilidad y espacio suficiente para que su automóvil pueda pasar sin riesgo; pero tenga en cuenta que la Policía Vial, que se conoce bien la carretera, sabe cuales son esos sitios y por tanto ahí encontrará, estratégicamente situado, al agente que le hará señas para entregarle su respectivo comparendo.
3. Viajar en un pequeño bus de servicio público ya que ellos gozan de una extraña inmunidad para poder no solo pasar vehículos en cualquier momento sino también para sobrepasar los límites de velocidad. Ellos hacen el recorrido en menos de los 90 minutos.

Cuando me pararon por pasar un camión que subía a 15 kilómetros por hora, detrás venían un microbús y una tractomula vacía, pero solo a mí me detuvieron. Al preguntarle al agente por qué a ellos no los detenía para multarlos, me dio una respuesta que me dejó bastante perplejo: ¿Es que usted fue el que dio el mal ejemplo¿.
Antonio J. Arango Villamizar

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.