Mantenga el carro a punto para evitar inconvenientes con los retenes repentinos

No por ajustar el motor para la revisión técnico mecánica significa que irá bien todo el año.

Redacción Motor

04:48 p.m. 17 de enero del 2014

Olor a gasolina o bujías sucias son síntomas de un motor contaminante. Los más modernos ‘acomodan’ electrónicamente la mezcla para andar limpios.

En este punto no sobra aclarar que, para realizar ese control, los retenes están obligados a utilizar equipos especializados de medición y darle al usuario 15 días, a través de una boleta de citación, para acudir de nuevo a un CDA con el fin de dejar su vehículo al día: por ningún lado la norma permite enviar un carro ‘sospechoso’ a llos CDA, como pretende ahora la Secretaría de Movilidad.

Lo ideal en este punto es que la conciencia ambiental parta del conductor y, por lo tanto, que sea él mismo quien mantenga su vehículo al día. Esto no solo le permite pasar invicto junto a un motorizado, sin ‘dar papaya’, sino, muy importante para él, alarga la vida del motor de su carro y alivia su billetera.

Bogotá no deja

Pero como los trancones son nuestro pan de cada día, lo mínimo recomendable para circular limpio es seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto los cambios de aceite y filtros, e incluso adelantarse a los tiempos sugeridos si el carro solo ve la calle en horas pico, pues, aun quieto o circulando a ‘dos por hora’, el motor sigue girando al menos a 900 revoluciones por minuto mientras gasta gasolina y aceite, y esos lapsos de tiempo son difíciles de medir.

Un motor por fuera de reglaje, o bien recibe menos o bien más gasolina de la que necesita y, por lo tanto, la mezcla aire/combustible (combustión) no es la óptima para que trabaje bien. Esto significa, en términos prácticos, pistoneos, malos olores, pérdida de fuerza y recalentamientos, entre otros.

Si le sobra combustible…

Emite un olor intenso a gasolina en la cabina y por fuera de ella.

Ensucia rápidamente las bujías (estas piezas están diseñadas para durar toda la vida).

Se presenta exceso de humo negro en las mañanas.

Deja gotas de combustible en el garaje.

Si le falta combustible…

Se recalienta demasiado y se pueden dañar los empaques de la culata.

Produce detonaciones y puede romper los pistones cuando se viaja, por ejemplo, desde la altura de Bogotá hasta otra como la de Girardot.

Pierde potencia y requiere apretar el pedal para moverlo, luego gasta más gasolina y acelera el desgaste del motor.

Se dificulta prenderlo en las mañanas.

Los motores de carburador

Los carburadores ya dejaron de fabricarse, por lo tanto son viejos. Por su tecnología, son fijos en la mezcla, es decir, no son ‘inteligentes’ como el sistema de inyección de los motores modernos, luego requieren más atención porque ‘se descuadran’ más fácilmente.

En términos prácticos, significa que no se ajustan a las condiciones de manejo del conductor ni a los cambios de altura y son muy propensos a colar partículas contaminantes, ensuciar el filtro y contaminar el motor. Lo recomendable es carburarlos, al menos, cada año.

El catalizador

Este elemento nuevo y ya obligatorio en todos los vehículos de última generación se instala en el tubo de salida del escape y tiene como misión filtrar los gases contaminantes (monóxido de carbono, hidrocarburos, óxidos de nitrógeno y plomo) que produce el motor del carro para que no vaguen hacia la atmósfera.

Con o sin este elemento, la mejor forma de medir si la ‘digestión’ del vehículo está bien es introduciendo un sensor de oxígeno en el escalpe, que mide los parámetros mínimos y máximos con que se debe rodar. Lo ideal es revisar el sistema cada 50 mil kilómetros para verificar el correcto estado de los anclajes, la tubería y los ‘tarros’.

Para el cambio de aceite…

Asegúrese de que sea el recomendado por el fabricante.

Cambie el filtro, no permita que se lo ‘limpien’ con compresor de aire para reutilizarlo. Al ‘soplarlo’, el papel se puede romper y absorber agua del compresor, que luego se cuela al motor.

Asegúrese de que, luego del recambio, el filtro quede bien sellado en el espacio destinado para él.

No permita que le unten teflón al tapón de salida del aceite para que ‘quede bien atornillado’. Esos ungüentos terminan por dañar la rosca.

No crea que por verse limpio, el aceite no toca cambiarlo. Todo lo contrario: si sale negro es porque está trabajando bien.

Jamás utilice aceite de segunda.

Consejos prácticos para cuidar la vida del motor

Llévelo a las revoluciones que recomienda el fabricante: ni muy forzado, ni muy lento.

Revise mangueras de vez en cuando: el agua del radiador es clave para la vida de cualquier motor.

Revise la presión del aceite: si no es normal, llévelo a revisión.

Si el motor falla, apáguelo de inmediato. Andarlo una cuadra significa, al menos, 900 revoluciones por cada minuto. Eso basta para fundirlo.

Los motores nuevos

Los sistemas de inyección modernos son ‘inteligentes’ porque los gobierna un sensor llamado MAP (‘manifold absolute pressure o ‘sensor diferencial de presión’) que se encarga de empobrecer la mezcla de combustible para mayor economía o de enriquecerla y retrasar la sincronización del encendido para evitar el ‘pistoneo’. Esto no significa que no deba revisarse su reglaje, todo lo contrario: esas acciones del MAP se adaptan a la conducción, pero de todas maneras la máquina requiere afinación para evitar desgastes prematuros.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.