Mantenga siempre sus vidrios como un espejo: elementos de seguridad pasiva y activa

Ver bien, viajar cómodamente y proteger a conductor y pasajeros en caso de un impacto son las tareas que le fueron encomendadas al vidrio, un elemento que debe cumplir con estrictos requisitos de manufactura para acertar en la doble función de seguridad activa y pasiva.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

El vidrio de los vehículos de hoy es a la vez duro y frágil; sencillo y complejo; resistente y volátil. Es el que comúnmente se conoce como 'de seguridad', el cual no se rompe, sino se zafa o se desmorona para no poner en peligro a los ocupantes.

Puede ser laminado o templado, de acuerdo al sitio que ocupe en la carrocería y a la función que le sea encomendada. Todos son fabricados de una sustancia dura y transparente, compuesta por los minerales sosa y sílice, este último muy abundante en el mundo (contenido en la arena). 

El vidrio laminado

Está compuesto por una o varias capas de vidrio, que son pegadas entre sí mediante un proceso de presión y calor e intercaladas con finas láminas de plástico.

Ese plástico, aunque delgado, es muy resistente, conserva la transparencia requerida y retiene los trozos de vidrio cuando éste se estalla en un impacto, lo cual evita que salgan volando y lastimen a los ocupantes.

También detiene los 'objetos voladores', como piedras o ramas, que impactan contra el vidrio durante la marcha y lo fisuran. Es por ello que los panorámicos son fabricados a partir de esta técnica. 

El vidrio templado

A diferencia del laminado, su proceso de fabricación se realiza mediante el endurecimiento, que consiste en subirlo a temperaturas muy altas y enfriarlo luego con chorros de aire con el fin de que se contraiga y quede flexible.

Esa flexibilidad permite que, al momento de un impacto, se rompa en pequeños fragmentos y no en trozos cortantes que puedan lacerar a los ocupantes del vehículo.

El vidrio templado es utilizado en la puertas laterales y en al panorámico trasero.

Es importante decir que los vidrios hacen parte integral de la carrocería, de ahí que los fabricantes sean especialmente cuidadosos con la rigidez de la unión entre estos y el marco.

Para lograrlo, utilizan un adhesivo especial de un material llamado uretano, que permite una combinación ideal entre elasticidad y rigidez, que transforma la energía de los impactos y evita que ésta se traslade a los ocupantes.

FUENTE: Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi Colombia).

VEA CON SEGURIDAD

  • Si la función del vidrio es tener una buena panorámica del entorno, no tiene sentido alterarlo u obstruirlo con objetos ajenos a él.
  • Cuando se detenga en una estación de servicio, permita que le limpien, al menos, los dos panorámicos.
  • No le pegue calcomanías ni otros objetos que obstruyan la visibilidad lograda por los fabricantes.
  • Evite los colgandejos y adornos en el espejo retrovisor. Son distractores muy peligrosos.
  • No permita que los pasajeros coloquen un montón de chaquetas u otros elementos en la repisa del panorámico trasero, que le resten visibilidad.
report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.