Manual de conductores de motocicletas: Déjese ver (I parte)

El Manual de Conductores de Motocicleta de Michigan enseña algunos trucos para que lo vean a cualquier hora del día o de la noche. Tome nota.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Ver y ser vistos en una moto, después de la seis de la tarde, es uno de los retos más grandes para sus conductores porque no es lo mismo ¿acomodarse¿ a dos faros y un vehículo de cuatro ruedas que hacerlo a una sola luz y un vehículo de dos ruedas.

Para que la accidentalidad de motociclistas nocturnos disminuya, el Manual del Conductor de Motocicletas de Michigan, del que nos ¿sonsacamos¿ una serie de  recomendaciones en la edición pasada, dice que de usted depende que pueda circular sin peligro por calles y avenidas a altas horas de la noche.

Estos son los consejos
Reduzca la velocidad, especialmente en caminos que no conozca bien. Incremente la distancia respecto al vehículo que circula delante suyo porque los ojos ven sombras y contraste de luces para determinar qué tan lejos está un objeto y qué tan rápido se acerca.

Las luces de los vehículos y las de su moto distorsionan y hacen perder esos contrastes, de ahí que abrir la distancia de seguimiento a más de tres segundos y dejar un espacio para que lo rebasen es una acción recomendable para estas horas.

Aproveche el vehículo que circula adelante para que le alumbre el camino con sus propias luces. Suele suceder que el auto sube y baja las luces cuando ve que hay obstáculos en la vía lo que, de paso, le sirve a usted para estar atento.

Utilice las luces altas de la moto cuando no esté siguiendo o encontrándose con otro vehículo y no olvide ponerse chaleco reflectivo parta que lo vean con antelación.

La posición del carril más idónea para circular depende del lugar en donde usted pueda ver y lo vean bien. También depende del espacio de seguridad que tenga. La mejor guía en horas de la noche es la señalización vial, incluidas las líneas de advertencia de las bermas.

Evitar un choque
Por más cuidadosos que sea (de día o de noche), hay situaciones comprometedoras que lo obligan a maniobrar para evitar un choque con otros vehículos o caídas que pueden comprometer su seguridad.

Dos acciones son las que salvan a los motociclistas de eventos como estos: detenerse y esquivar. Lo primero no es necesariamente lo más recomendable al momento de un obstáculo, por eso es importante saber cuándo realizar una u otra maniobra.

Según el Manual de Michigan, los estudios muestran que la mayoría de los motociclistas que se accidentan realizan maniobras fallidas, como frenar más con la llanta trasera que con la delantera o no esquivaron cuando debían hacerlo.

Para detenerse¿ Aplique ambos frenos al mismo tiempo y no le dé miedo usar el delantero (el freno trasero proporciona el 70 por ciento o más de potencia para detenerse). Si nota que la rueda delantera se bloque, suéltelo de inmediato y aplíquelo de nuevo y así sucesivamente., mientras aplica el trasero.

Par poder controlar la motocicleta, es importante que la mantenga recta y usted esté sentado derecho y firme sobre ella.  Si está dando la vuela o va manejando en curva, lo mejor es enderezar la moto y luego sí frenar.

Sin embargo, hay veces en que el evento no le da tiempo de realizar las dos maniobras. En ese caso, lo mejor es reducir la aceleración e ir aplicando el freno hasta que la moto enderece. El truco está en aplicar los frenos a fondo solo cuando la moto esté derecha.

Para esquivar¿  Esta maniobra es ideal en zonas de alto tráfico, en donde los vehículos invaden repentinamente su carril o aparece un peatón de la nada.

Esquivar significa cambiar repentinamente de dirección e implica dar dos vueltas rápidas o cambiar hacia un lado la trayectoria. En cualquiera de los casos, el Manual de Conductores de Motocicletas de Michigan recomienda hacer lo siguiente:

1. Aplique una pequeña presión sobre el lado del manubrio hacia donde quiere enfrentar la ruta de escape.  Esto permite que la moto se incline rápidamente.
2. Mantenga el cuerpo derecho y deje que la motocicleta se incline en dirección de la ruta de escape, manteniendo las rodillas pegadas al tanque y los pies en los apoyos.
3. Jamás frene cuando está esquivando; hágalo antes o después de la maniobra.

Doblando las esquinas
El término ¿doblar una esquina¿ no tiene un significado literal, así muchos motociclistas traten de justificar el término circulando a acceso de velocidad a través de ellas.

Lo primero que tiene que saber es que, en las rutas de cualquier país del mundo, existen curvas abiertas, cerradas, constantes y múltiples y que, sin importar de cuál se trate, la mayoría de los choques de motocicletas se dan porque las toman mal.

Para hacerlo bien, basta seguir unos sencillos consejos del Manual en mención.

*Maneje de acuerdo con su nivel de destreza y los límites de velocidad establecidos.
*Cambie de carril para coger la curva más suavemente, siempre y cuando el tráfico y las condiciones de la ruta se lo permitan.
*Si no hay tráfico, empiece por la parte de afuera de la ruta para aumentar la visibilidad y el radio de la curva; cuando empiece la curva, muévase hacia el centro y, una vez pase, muévase hacia la parte exterior para salir.
*Otra alternativa es coger la curva por todo el centro. Esto le permite percatarse más fácilmente del tráfico y tener espacio para esquivar obstáculos en la vía.

Qué hacer, si¿
Cualquiera de las dos llantas se pincha: sostenga fuerte el manubrio, suelte el acelerador y mantenga el curso recto. Aplique lentamente el freno de la llanta que no está pinchada, oríllese y deténgase.
El acelerador se atora: gírelo hacia delante y hacia atrás varias veces. Si no se desatora la guaya, apague el motor y aplique de inmediato el clutch para que la tracción de la rueda trasera se detenga. Destrabe la guaya a mano.
La moto tiembla: se siente cuando el manubrio empieza a vibrar de lado a lado. Esto sucede porque lleva mucha carga o porque la presión de las llantas está mal. Deténgase y reacomode la carga o pare en una bomba a calibrar las llantas.
Revise que el manubrio esté bien ajustado, que el rin no esté como una melcocha, mal alineado o desbalanceado. También es posible que los rodamientos estén mal. ¡Jamás acelere para parar la tembladera!
La cadena está mal: si resbala, brinca o se rompe mientras va viajando, la rueda trasera se puede bloquear. Hágase a un lado y apriétela (si es que está desajustada) y lleve la moto a un mecánico si ésta se rompe. No la remiende.
El motor se sacude: cuando el motor se atora es porque está bajo de aceite y las partes no pueden moverse bien. El cambio de sonido y la pérdida de potencia son síntomas de que éste se está recalentando, así que lo mejor es meter clutch y desenganchar el motor.  Si el aceite está bajo, échele, déjela enfriar y arranque.


Los vehículos estacionados
Cuando circule por una calle en donde hay vehículos estacionados en fila india al costado derecho, lo recomendable es hacer lo siguiente:
*Disminuya la velocidad y preste atención a la fila de carros.
*Circule del lado izquierdo del carril para tener espacio de maniobra, en caso de que un conductor abra la puerta o salga de su vehículo.
*Si ve que un carro va a salir de su sitio de parqueo, pite.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.