Maserati llega oficialmente a Colombia

La marca italiana de súper deportivos, Maserati abre la primera sala de ventas en Bogotá. Los carros se pondrán a la venta a partir del 4 de junio de 2009. Todos tendrán el respaldo de la casa matriz.

Redacción Motor

05:00 a.m. 02 de junio del 2009

La llegada de Maserati al país significa un avance en el estatus del mercado colombiano que ahora tendrá una de las marcas de autos deportivos más emblemáticas en la historia automotriz, que combina la más alta tecnología con terminados artesanales y detalles exclusivos. Además, de la mano de esta misma representación llegarán también los Ferrari que por las negociaciones que se realizaron en 1997 pasaron a constituir la misma familia, bajo el apellido de Fiat Group.

Para el caso de Maserati en Colombia, la venta y garantías no tendrán nada que ver con Fiat, porque la representación está a cargo de GPCars, empresa del Grupo GPC, una firma petrolera, que es la que se encargará de ofrecer la seguridad, solidez económica y el respaldo en repuestos y atenciones mecánicas para los compradores. 

Los autos que empezarán a vender serán el Gran Turismo S y el Quattroporte, con motorizaciones de 4.2 y 4.7 litros. El primero es un coupé de perfil extremadamente deportivo con motor de 8 cilindros en V y una cilindrada de 4.7 litros que genera 440 caballos de potencia.

El segundo también es un deportivo pero con vocación familiar cuyas líneas fueron diseñadas por Pininfarina. El Quattroporte RTS tiene motor de 8 cilindros en V con cilindrada de 4.2 litros con 405 caballos de potencia que le permite alcanzar una velocidad de 270 kilómetros por hora y acelera de 0 -100 kilómetros por hora en sólo 5.6 segundos. La versión GTS tiene un motor de 4.7 litros con 440 caballos de potencia que alcanza a las 7000 rpm y un impresionante torque de 490 Nm a 4950 rpm.

Cada vehículo se puede personalizar al gusto de los compradores, por medio de un software diseñado para estos efectos, en donde puede combinar el color, la tapicería, las mordazas de frenos, rines, tablero y pintura exterior, entre otros.

Los vehículos de la marca del tridente estarán disponibles para los colombianos a partir del 4 de junio de 2009 y tendrán una garantía de tres años a partir de la compra.

** La vitrina Maserati está en la Cra 7a # 77-07. (Costado N-S)

Historia de la marca

Maserati hizo su nombre al ser un importante fabricante de autos deportivos que con el tiempo pasó a la construcción de autos en serie y a pequeña escala y que supo mantener su prestigio con el paso de los años contra viento y marea.

La historia arranca cuando los hermanos Maserati (que en total sumanban siete) abren la Società Anonima Officine Alfieri Maserati en Bolonia, un 1 de diciembre de 1914 en plena disputa de la Primera Guerra Mundial.

Este era un pequeño taller destinado a la preparación de los motores Isotta Fraschini para la competencia local. Durante los primeros doce años se dedicaron a la preparación de motores hasta que construyeron uno propio, el Tipo 26, con el que ganaron la Targa Florio de 1926.

Un año después dominarían el campeonato italiano a manos de Ernesto Maserati. El ganar competencias era la mejor forma de vender automóviles y la marca de Bolonia logró ese objetivo.

En 1929 un Maserati batió el récord de velocidad en pista al poner 246.069 km/h en un tramo de 10 kilómetros. En 1930 ganaron por primera vez un Gran Premio (Trípoli). Pero no sólo estos bólidos salieron victoriosos en tierra. En 1931 lanzaron su primer GT en el Salón de Milán.

La década de los treinta fue la época dorada de Maserati al lograr imponerse en todas las carreras que disputaron. Pero la empresa en sí necesitaba expanderse, por lo que los hermanos tomaron la decisión de dejar la empresa en manos de la familia Orsi en 1937. Dos años después, la fábrica deja Bolonia y se muda a Módena, donde realizan sus actividades hasta el dia de hoy. El último triunfo de la época dorada fue el doblete en las 500 Millas de Indianápolis en 1939 y 1940, porque la fábrica fue obligada a construir material bélico al ejército italiano durante la Segunda Guerra Mundial. Una vez finalizada, volvió a la construcción de autos de calle y sobre todo de competencia.

Los primeros años de la historia de la Fórmula 1 tuvo a Maserati como uno de sus principales protagonistas. En 1953, Juan Manuel Fangio logra el segundo lugar en el campeonato, al sucumbir ante Alberto Ascari y el rival más legendario de Maserati: Ferrari. Al año siguiente, la casa de Módena se desquitó y logró el campeonato a manos del "chueco de Balcarce" con el famoso 250F. 1957 fue el último año de victoria de la marca del Tridente en competencias, al llevarse Fangio su quinto título mundial, luego de vencer en un memorable GP de Alemania, considerado el mejor de todos los tiempos. En el campo de los autos de calle, el A6, el auto de batalla de esos tiempos, fue sustituido por el 3500 GT, modelo que sería el emblema de la casa hasta 1964, trayendo revoluciones tecnológicas como el sistema de inyección de combustible o los frenos de disco. 

Luego de retirarse de las competencias (aunque no dejó de fabricar autos de carreras) la marca siguió lanzando grandes modelos deportivos, como el Sebring, el Mistral o el emblemático Quattroporte (siendo además el auto más vendido de la historia de Maserati). En la Fórmula 1, construyó motores para el team Cooper en 1966. Dos años más tarde, en 1968, Maserati se une estratégicamente con la francesa Citroën que le compró varias acciones. Por su parte, la marca del tridente desarrollaría un motor V6 para el Citroën SM.

En 1971, Maserati presentó el Bora, un GT con el que pensaba copar los primeros lugares del mercado; pero la crisis del petróleo hizo que Citroën abortara sus planes con la casa italiana y ésta fue vendida al grupo GEPI, de Alejandro De Tomaso. En 1972, se lanzó el Merak y una nueva versión del Quattroporte. La marca sobrevivió a los cambios y en 1982 lanzó el Biturbo. Siete años después cambia de cara y produce el Shamal, un B8 biturbo.

Maserati vuelve a cambiar de manos cuando Fiat compró el 100 por ciento de las acciones en 1993, para cuatro años después entregar el control de la marca a nada menos que Ferrari, su eterno rival en las pistas durante los cincuenta.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.