En 'Materia' de gustos no hay disgustos

En 'Materia' de gustos no hay disgustos

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Por su singular diseño, el Daihatsu Materia es un carro que genera amores y odios. La mecánica, como la de sus hermanos, es sobresaliente.

Si quiere llevar su recién comprado televisor plano de 42 pulgadas en el carro, lo puede hacer, así como llevar a cinco adultos bien sentados, o llevar la mata de araucaria que perteneció a la abuela a una finca porque ¿ya no cabe en el apartamento¿. Eso se puede hacer en el Daihatsu Materia, una pequeña camioneta familiar por fuera pero que adentro es una clara demostración de cómo se optimiza el espacio.

Y es tal vez el espacio interior lo que más descresta de este vehículo con forma de cubo y trompa de típico carro ¿concept¿, de los que se ven en cualquier salón del automóvil.

Lo que este auto japonés tiene bajo el capó lo tomó prestado de su hermano, el Daihatsu Sirion con cilindrada de 1.500 c.c., solo que con algunos cambios en el reglaje que le permiten convertirse en todo un auto familiar, para sacar a pasear hasta el perro, suegra incluida, y demás cachivaches.

No se puede decir que el interior sea lujoso pero sí bien presentado, con los instrumentos básicos en el tablero y los relojes dispuestos en la mitad del mismo, como si los japoneses hubieran pensado desde el principio en crear un auto que sirviera para tener el timón a la derecha o a la izquierda, sin mover la disposición de los relojes.

La mecánica pasó la prueba
El manejo del Materia es muy agradable gracias a una dirección dócil, obediente y confiable, con un radio de giro de tan solo 10 metros. La posición de manejo y la visibilidad hacia los costados y las puntas de la trompa hacen que conducirla sea, literalmente, un paseo.

El andar se siente seguro, pues responde a las maniobras evasivas bruscas con gran agilidad, en parte gracias al ancho entre ejes (1,69 metros), que es fácilmente observable a simple vista, si se le compara con el largo del vehículo (3,8 metros).

En cuanto al empuje, el motor de 1,5 litros lo provee de 104 caballos de potencia, que se notan en la primera aceleración, pues gracias a su peso de poco más de mil kilos, se siente sobrado para arrancar con fuerza en los semáforos y para andar sin preocupación en carretera.

Los frenos son otro de los avances de ingeniería que los japoneses aplicaron en el Materia, y sorprende su eficiencia en terrenos secos o resbalosos. Además, no se experimentan jalones extraños en frenadas de emergencia o de pánico.

Así, por 50 millones de pesos que cuesta el modelo con caja mecánica, el usuario tiene un carro familiar con un cupo decente para carga, o gran espacio de bodega si se abate una de las sillas traseras.

Una cosa que le falta es mejor sonido, que tal vez se logre si le agregaran un par de parlantes más potentes atrás, o si los delanteros tuvieran mejor salida.

FICHA TÉCNICA
Motor: 1,5 litros, 16 válvulas.
Caballos de potencia: 104.
Alimentación: inyección multipunto.
Dirección: electroasistida.
Caja de cambios: mecánica de cinco velocidades o automática de cuatro.
Frenos: de disco adelante, con ¿booster¿, y de tambor atrás.
Accesorios: radio CD y MP3, cuatro airbag y rines de aleación.
Precio: 50 y 52 millones de pesos, en sus versiones mecánica y automática, respectivamente.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.