Mecánica: su motor puede estar cerca de fundirse, revíselo

La formación de los lodos en los motores, de cualquier marca y edad, es cada vez más frecuente y preocupante. Los vapores de gasolina y los alcoholes que tienen precipitan este barro los hace colapsar

Redacción Motor

10:12 p.m. 08 de agosto del 2011

Si el aceite no puede evacuar los vapores de gasolina y los alcoholes se produce este barro que tapa toda la lubricación y daña prematuramente los motores. Revise el suyo.

Aunque usted sea una persona rigurosa en los servicios del motor de su carro, que observa cuidadosamente los tiempos de uso de los filtros y aceites o tenga un vehículo nuevo que supuestamente está lejos de fallas de máquina, su motor puede estar en un rápido proceso de deterioro y cerca de dañarse gravemente.

No crea que porque tiene un carro costoso o uno primario en las gamas, está exento de esa falla. Es más, se observa mucho más en los vehículos de alta gama y aparece con frecuencia en aquellos cuyos controles de aceites son electrónicos, porque el propietario no los observa personalmente.

La causa de este problema es la formación acelerada y escandalosa de lodos dentro del motor. Todo el aceite se va volviendo barro y se deposita en las paredes del bloque, en el cárter, en la culata, en los ductos de la admisión y finalmente la costra se forma de manera mortal en la malla de la "poma" o toma de la bomba de aceite.

Cuando esto sucede, la catástrofe mecánica ya requiere cuidados intensivos pues, además, los conductos por donde circula el aceite se van obstruyendo y disminuyen el paso del lubricante hasta el momento en el cual alguna pieza del motor, sobre todo casquetes de la bancada del cigüeñal, se frena sin explicación ni antecedentes aparentes. Como lo escribió la sección de Vehículos de EL TIEMPO hace unos meses, es el "colesterol de los motores"
que lleva a la falla cardíaca.

¿De dónde salen los lodos? La gente suele echarle la culpa al aceite porque son residuos descompuestos del lubricante su esencia. Pero en la realidad el aceite es la víctima y no el causante
de este problema.

Sucede que los gases que deja la mala combustión de la gasolina no se evaporan ni se procesan correctamente. Estos vapores proceden del mal sellamiento de los anillos en los cilindros que permiten que haya "bombeo" de esos gases al cárter que luego se condensan. Si el aceite no llega a su temperatura mínima de trabajo, por encima de los 100 grados centígrados, estos residuos no se evaporan a través del desfogue del motor y se inicia la formación de los lodos que pueden ser desde pequeñas costras adheridas a las partes hasta una pasta sólida, casi como caucho, que no desprende ni con espátula.

Esto no es nuevo. Desde los años 50 se combaten estos problemas pero han sido más recurrentes en los últimos tiempos porque con el agregado del alcohol a las gasolinas, su punto de ebullición es más alto y por consiguiente la evaporación de esos gases nocivos no se da sino a más altas temperaturas. Por supuesto, donde se usan mezclas de 85% de alcohol, E85, las situación es mucho más crítica y epidémica como lo reportan las estadísticas de estas fallas en Brasil, en motores especialmente de baja cilindrada cuyo cárter es muy pequeño y su capacidad de procesar estos vapores bastante más limitada.

Recientemente, Mobil hizo un seminario en Bogotá para explicarle a la prensa este fenómeno creciente y alertar a todos los propietarios sobre esta posible enfermedad en sus motores que escapa a las garantías y responsabilidades de los fabricantes y, de alguna forma, sí hace culpables a los propietarios de los carros.

Cómo detectar la enfermedad
Los lodos comienzan a formarse por lo general en las tapas de las válvulas. Como control básico, al quitar la tapa de llenado de aceite es conveniente pasar los dedos por los bordes internos de la cubierta de válvulas y analizar los residuos. Si puede mirar con un espejo iluminado la zona, será mejor. Lo ideal es quitar periódicamente una tapa y ver el estado de contaminación de la misma, y más si va a comprar un carro usado, exija esta operación de chequeo previo.
Siempre habrá una coloración de las partes pero si nota costras gruesas, como algunas que se ven en las fotos, prepárese para un "cateterismo" o cirugía correctiva inmediata de la máquina.
Si tiene dudas, cuando quite la tapa de las válvulas y sospeche lo peor, haga lo correcto: desmonte el cárter y compruebe la parte baja. De paso, si no hay residuos importantes, aproveche y limpie la malla de la bomba de aceite.

Temperatura de aceite es clave
Cuando el motor no calienta lo suficiente o lo hace en condiciones en las cuales los excesos de gasolina en la mezcla son evidentes, como en el momento de encendido en frío, se acelera su condensación en el aceite y arranca de inmediato la formación de lodos, empezando por las zonas más frías del motor como el interior de las tapas de las válvulas.
Por consiguiente es imperativo encender el motor y poner en marcha el vehículo a la mayor brevedad posible, una vez se hayan apagado todos los testigos.

¿Cómo se supera?
La única manera de arreglar este creciente problema es desarmando el motor y limpiando todas sus partes, en especial los conductos de lubricación del bloque, cigüeñal y bielas, es decir las venas y las arterias. Claro está, además de una higiene total al corazón, que es la bomba de aceite. Esa operación requiere obligatoriamente desmontar y desarmar el motor hasta su último tornillo. Puede ser algo costosa, pero es mucho más barata que el daño terminal que se viene si no lo hace. Si lo hace a tiempo, es probable que no haya partes afectadas. No hay aditivos ni limpiadores que valgan porque, como podrá verlo si está en esa situación, la costra es de tal grosor y fortaleza que va a necesitar bastantes horas y herramientas como espátulas, cepillos de alambre especiales para limpiar los ductos y hasta pequeños cinceles para remover las partes más duras. Y luego de eso, hay que llevar el motor a la rectificadora para un lavado con ácidos especiales y agua caliente a alta presión. Agregarle al aceite ACPM, como sugieren en algunas partes, puede ser mortal porque se afloja la mugre y raya todos los casquetes y otras partes.

Puntos para evitar
* Nunca deje calentar el motor en vacío.
* Las distancias de uso cortas son muy malas porque el aceite demora mucho más tiempo en calentar que el agua del motor y se acelera la posible formación del barro.
* Una mala sincronización o mezcla incorrecta, alimentando el motor con exceso de gasolina, genera residuos que van al cárter y se acumulan en el aceite, que no los puede evacuar, y empiezan a crearse las costras.
* Reduzca el tiempo del uso del aceite, sobre todo si anda en trancones frecuentes en la ciudad.
* Nunca opere el motor a bajas revoluciones y condiciones que generen estos vapores.
* Usar aceites de la más alta calidad, no necesariamente sintéticos, que tengan los paquetes de aditivos más avanzados para evitar los lodos. Hoy es tan importante atacar este fenómeno como mantener la viscosidad del lubricante, que es lo que el usuario suele mirar.
* Cambiar el aceite en los intervalos adecuados no es garantía de que este problema no suceda si maneja mal el motor.

¿De quién es la culpa?
Aunque los fabricantes de aceite se protegen al máximo con sus formulaciones, los problemas los originan los combustibles que no tienen los mejores controles y, ahora, los agregados de alcohol complican la situación. Desafortunadamente en la industria petrolera nunca ha habido la misma acuciosidad y prontitud por mejorar sus productos como lo han hecho los fabricantes de motores y de aceites, para quienes las malas gasolinas y el ACPM son enemigos declarados. Técnicamente el fabricante del motor o vendedor del vehículo no tiene responsabilidad en estos sucesos, en los cuales el mal manejo del motor, como explicamos, es un agravante que lo aporta el propietario.

¿Cuál aceite usar?
Todos los aceites de marcas reconocidas tienen una cantidad de aditivos para prevenir este problema hasta donde es controlable, como dijimos anteriormente, pero mientras existan esos gases residuales, agravados por la presencia del alcohol en la gasolina, finalmente son vulnerables. La cantidad de motores dañados con aceites de todas las marcas y de todas las calidades y marcas que se han reportado acá y en el mundo entero, confirma esta situación. Si hubiera aditivos limpiadores que se pudieran agregar y si funcionaran, cosa altamente dudosa, sería peor el mal porque toda esa mugre mayor empieza a circular y va a taponar los conductos pequeños por donde viaja el aceite a presión y acelera el daño. Cambiar con más frecuencia de la recomendada el aceite y usar los mejores filtros del mercado ayuda, pero no cura.

¿No funciona el filtro?
Funciona perfectamente pero no sirve en este caso porque cuando se empiezan a generar estos lodos, hay millones de micropartículas que comienzan a andar por todo el motor suspendidas en el aceite. Son abundantes cuando el motor ya está contaminando y rápidamente, casi al instante, tapan el filtro y entonces éste funciona como debe ser, es decir, abre la válvula de "bypass" que todos tienen y el aceite deja de circular a través del papel filtrante y camina lleno de residuos por todo el motor. Es decir, no hay filtro.

FRASE

Toda máquina debe revisarse cuidadosamente en este aspecto pues los lodos atacan a cualquier marca, gama, tamaño, así tengan bajos kilometrajes.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.