Un mecánico chino intenta hacer una réplica de un Lamborghini Reventon

Construyó la estructura de forma ornamental en el taller perosonal, usó piezas de un Nissan y un Volkswagen, y aunque faltan muchos detalles, la inversión en el 'proyecto' no supera los 4 mil dólares.

Redacción Motor

10:40 p.m. 07 de septiembre del 2012

Cuantos no hemos soñado con tener un auto deportivo como los que admirábamos en los afiches que empapelaron nuestros años de juventud. Muchos estarán cruzando los dedos en estos días para pegarle al 'gordo' de la lotería, y quizá de ese modo, aterrizar esa ilusión.
 
Pero en esta vida hay quienes no se conforman con alimentar su fantasía a base de sueños, sino que en un acto más aventurero y dedicado, se ponen a la tarea de conseguirlo con sus propias manos.
 
Esta premisa parece que fue motivo suficiente para que un mecánico de origen chino pasara de la idea a la acción y se diera a la tarea de construir su propio Lamborghini Reventon, un deportivo exótico que tuvo una producción de solo 21 unidades en el mundo.

Pero para Wang Jian, tener este auto era todo un desafío a su destreza y tenacidad. Partió de dos autos viejos (usó un Nissan y un Volkswagen), se las ingenió para armar una réplica del Lamborghini Reventon.

Hasta el momento le hacen falta algunos detalles como las luces delanteras, pero teniendo en cuenta que solo ha invertido cerca de 8 millones de pesos (un poco más de 4 mil dólares).
 
No se tienen datos de sus alcances mecánicos, pues por los grandes páneles de acero que utilizó en el armazón su peso debe superar los 1500 kilos y ni hablar de las normas de seguridad.

Sin embargo, hay que alabar la destreza de este mecánico chino, que con el uso de sopletes, soldaduras y repuestos rudimentarios se acercó a una de las mejores carrocerías que se han concebido en la historia del automovilismo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.