Mercedes Benz actualizó el SUV más compacto que tiene en su portafolio de productos

La nueva generación de la GLK recibió una ligera actualización exterior e importantes cambios estéticos en el interior con mejores asistencias de conducción y equipo de lujo.

Redacción Motor

10:30 p.m. 01 de octubre del 2012

Ver el interior de la nueva generación del MB GLK

La segunda generación del Mercedes Benz GLK, que es uno de
los 4x4 más compactos, lujosos y potentes del mundo automotor, llegó al país apenas 5 meses después de que se estrenara en el Salón de Nueva York, a comienzos de este año.

Con tan solo 4 años de vida comercial y una buena acogida en el mercado mundial, Mercedes Benz no quiso arriesgar en el diseño, que se ha convertido en un referente en su línea de camionetas, y le dio al nuevo GLK unos cuantos detalles exteriores para
actualizarlo, sin tocar sus grandes superficies ni su estética cúbica.

En donde más cambios se hicieron fue en el frontal, que ahora tiene una apariencia más robusta y agresiva. El nuevo GLK usa una parrilla de dos hojas y un logo más grande y los faros cambiaron de forma pues son más estilizados, pero hacia el centro resaltan la magnitud del largo capó, que se ve también más ancho. Se incluyeron luces led como una especie de 'ceja' sobre las luces principales y también al nivel de los espacios para las exploradoras.

Adelante y atrás estrena bómperes que tienen una parte inferior cromada. Pero es en la presentación interior donde se incluyeron grandes detalles. En la nueva generación, el volante tiene un diseño más ergonómico y cuenta con una pieza de metal para adornar uno de sus radios. Las salidas de ventilación son ahora redondas, llamativas y de corte aeronáutico, y todos los botones del sistema de climatización y de audio crecieron en tamaño.

La barra de cambios se instaló en la parte derecha de la columna
de dirección y como consecuencia se movió de lugar la palanca de las direccionales, que ahora está al alcance de la mano izquierda del conductor. Esta nueva configuración requiere unos instantes para adaptarse, pero funciona muy bien y libera espacio en la consola central, que también es nueva y tiene mayor espacio para la pantalla digital.

Además hay novedades en materia de asistencias de seguridad, que también aumentaron en esta segunda generación. El GLK ahora viene con el sistema de alerta por cansancio, asistente de parqueo, apoyacabezas activos en los asientos delanteros, más
de 6 airbags, incluido uno para las rodillas, pedales colapsables, además del control de estabilidad, el control electrónico de tracción
y el 'agility control', que selecciona el sistema de amortiguación de acuerdo con el tipo de terreno en el que se maneje.

Para cerrar esta actualización, el GLK incorpora un nuevo motor a gasolina de la línea BlueDirect de 3,5 litros, con 252 caballos
de potencia y un torque de 340 Nm, lo cual le permite moverse con buenos bríos y responder sin demoras en cualquiera de las 7 velocidades, de la transmisión 7G Tronic Plus que ya se conocía,
que se pueden accionar también de forma seudomanual a través
de paletas incorporadas al timón.

La tracción 4Matic actúa en las cuatro ruedas de forma permanente y entrega la seguridad necesaria para que no haya timidez con el acelerador y, aunque no hay sobresaltos, a la hora de cruzar, el trabajo de la dirección electroasistida y la suspensión es impresionante, por la docilidad que transmite el conjunto
y el silencio con el que el GLK afronta las imperfecciones frecuentes de la vía, por lo cual la sensación a bordo corresponde más a la de un carro deportivo que a la de un 4x4.

Sin embargo, queda solo una nota al margen. Aunque la posición de manejo se mejoró y el conductor está a una altura privilegiada sobre la carretera, cuesta llegar al punto ideal pues por la inclinación del timón hay que buscar −claro con el mando eléctrico− la postura adecuada para controlar las dimensiones, que se mantienen en los 4,5 metros de largo pero que crecieron en 4 centímetros a lo ancho hasta casi 1,9 metros.

En resumen, un excelente 4x4 con alma de automóvil, con el lujo que le exige su estrella y con la dinámica, confort y seguridad con las que se venderá en dos versiones, según el nivel de equipo, que
en el tope incluye techo panorámico corredizo, sensores de lluvia, tapizados de cuero, molduras de aluminio y rines de 19 pulgadas.

FRASES:

En los costados se acentuaron las líneas y trazos conocidos en el primer modelo. En la parte posterior se incluyó un nuevo spoiler y
leds para los stops y la tercera luz de freno.

El tablero de instrumentos también es nuevo y tiene relojes con carátulas deportivas. Los materiales de tapizados y puertas, además de las piezas decorativas en aluminio, le dan un ambiente sobrio y de gran factura.

RECUADROS:

Nuevo motor, nueva dinámica
Aunque el motor que se estrenó con la segunda generación
del GLK es el V6 de 304 caballos, a Colombia llegará el también
nuevo V6 de 3,5 litros de la línea BlueDirect, que tiene la función Eco y es más eficiente y rendidor, pues incorpora el sistema de apagado en detenciones.

A este propulsor se le adaptó la transmisión automática de siete
velocidades 7G-Tronic Plus, cuyo amortiguador de torsión elimina
sobrerrevoluciones y vibraciones en la transmisión. De esta forma,
el GLK puede hacer de 0 a 100 en 7,1 segundos y consume,
según la marca, entre 54 y 56 kilómetros por galón.

Ver fotos de la nueva generación Mercedes Benz GLK

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.