El Mercedes-Benz CLA es el auto de serie más aerodinámico del momento

El ingeniero artífice de las formas de los últimos vehículos de la marca explica cómo llegaron al coeficiente aerodinámico (Cx) de 0,22, que ostenta su más reciente estreno de producción normal.

Redacción Motor

10:35 p.m. 10 de abril del 2013

Imágenes del Mercedes-Benz CLA

Casi ocho de cada 10 personas al comprar un auto lo eligen por sus líneas. Pero el diseño de un vehículo no solo debe satisfacer a su dueño de manera estética, sino que la geometría de cada uno de sus ángulos y curvaturas y la proporción de las formas son esenciales para obtener otro resultado no menos importante: una gran aerodinámica en favor de un menor consumo de combustible.

En combinación con la reducción de peso en el automóvil y la mejora en la eficiencia de los motores, la aerodinámica es la tercera variable en la que los diseñadores trabajan para mermar el apetito de combustible de un auto.

El ingeniero Patrick Höfer, encargado de la aerodinámica del segmento pequeño y mediano de Mercedes, explica cómo encuentra la manera de lograr un auto que cumpla de la mejor manera con las complicadas leyes de la dinámica.

Una de las razones para buscar un bajo Cx en el Mercedes CLA era el deseo de mejorar la marca de 0,24 que tenía el Mercedes Clase E y de establecerse como el carro de producción en serie más aerodinámico del mundo, un derrotero que únicamente es superado por el Cx de 1,189 que tiene el Volkswagen XL1 -de producción limitada.

Höfer explica que adquirieron muy buena información con el desarrollo de concept Mercedes Bionic Car, que luego fueron aplicadas en el Clase B. Cerca de 250 mil horas/computador se emplearon para los cálculos del CLA en simulaciones y posteriores pruebas en el túnel de viento, que sumaron otras 1.000 horas.

Se trabajó en el frente del auto donde hay un tabique móvil que dirige aire fresco al motor y también mejoraron los pasos de rueda para desviar el flujo de aire sobre ellas. De esta manera la rueda toca muy poco el aire que se encuentra, pasándolo por fuera y por debajo del vehículo en lugar de permitir su entrada a la rueda y que genere turbulencias. Los deflectores de la rueda delantera limpian el flujo aerodinámico de la parte posterior, donde un difusor recibe el aire 'más organizado'.

La 'nariz' alta del CLA, al contrario de los Fórmula Uno, no es una desventaja aerodinámica ya que genera un perfil de impacto similar a un borde afilado, lo que separa las corrientes del fluido.

Esta gestión del flujo no solo es aplicable a los sedanes de buen tamaño, sino que también se traslada a modelos más compactos como los mercedes Clase A o Clase B. Para el Mercedes CLA se carenaron las partes de la suspensión trasera y los muelles helicoidales, de modo que el flujo aerodinámico se separa y va al difusor trasero; inclusive el sistema de escape tiene una especie de 'bufanda' que lo recubre, todo en aras de mejorar la eficiencia aerodinámica.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.