Mercedes Benz Clase A: la conexión de la marca alemana con nuevos y más jóvenes clientes

La clásica marca pone este carro diferente y audaz al alcance de un público más general que siempre vio sus autos como una meta lejana. Tiene un ADN totalmente diferente pero con el sello de Mercedes.

Redacción Motor

10:48 p.m. 01 de abril del 2013

Su motor es de 1,6 turbo con inyección directa, de 156 caballos y su diseño un ADN totalmente diferente pero siempre con el sello total de Mercedes.

Fotos del nuevo Mercedes-Benz Clase A

La estrategia para ocupar más espacio del mercado no es solamente bajar los precios. Es también capturar otros públicos, encontrar clientes de un perfil diferente al tradicional de la marca. Para Mercedes Benz, cuyo perfil de autos señoriales y para gente mayor ha sido una constante histórica, salir a buscar al comprador joven requería un automóvil hecho a su medida y sus gustos. No se trataba de hacer un carro más pequeño y funcional. Ya el primer Clase A exploró esa ruta sin causar un impacto importante, como sí es seguro que lo hará esta nueva generación que se aparta totalmente de lo visto en Mercedes.

Es un automóvil bajo, muy lindo de líneas, estilizado, lujoso, moderno, tecnológico y, algo que no está en las cuentas del público, barato, porque 71,5 millones de pesos por un carro de esta marca, de este origen y de este talante, que aparenta ser mucho más costoso y aspiracional, es un valor tan atractivo como sus características.

Las fotos dicen mucho más de lo que se puede escribir. Tiene una nariz totalmente Mercedes -faltaba más-, pero muy al estilo agresivo del AMG,que se compaginará mucho con lo que el conductor quiere transmitir y hacer ver de su carro.

Atrás tiene un remate más convencional, con quinta puerta para abrirles más paso a las funcionalidades, pues tampoco puede alejarse de que es un carro funcional y polivalente. Es muy seguro que en un futuro próximo haya un Coupé y una musculatura de AMG para quienes van por la velocidad pura.

Este carro viene con un motor de 1,6 litroscon turbocargador que dispara 156 caballos a las 5.300 rpm, cifra que nos indica que es una máquina de mucho más torque que fondo, como se necesita.
La cifra de fuerza es de 250 Nm entre las 1.500 y las 4.000 revoluciones, por lo cual acelera sabroso en la ciudad (o hasta 100 kph en 9,2 segundos con la caja manual de 6 cambios, y llega a los 200 kilómetros por hora, eso sí, mediando un largo trecho libre
porque las relaciones son bastante largas. El motor viene con inyección directa de la gasolina a las cámaras, ejes de levas variables movidos por cadena, mecanismo de apagado y encendido automático en los semáforos y está colocado transversalmente en la parte delantera.

Esto nos indica que el carro es de tracción en las ruedas frontales, lo cual no es usual en las berlinas de Mercedes ni de BMW, pero responde a la necesidad de un piso plano en la cabina para mayor espacio y menores costos por el empaque de los elementos mecánicos en una sola unidad delantera.

Este Clase A tiene idéntica mecánica al Mercedes B, por lo cual se le trasladan los mismos comentarios que surgieron en la prueba del segundo. En ambos casos manejamos la versión con la caja automática (con opción de escogencia manual) que tiene siete cambios operables desde el timón y un doble embrague interno para acelerar el paso de las relaciones. Probablemente por la diferencia de las cifras de torque que el motor entrega a la altura de Bogotá el computador ordena más cambios de lo normal y cuando se exige aceleración con el pedal a fondo generalmente devuelve dos o tres y, claro está, los cambios de revoluciones del motor son muy notorios.

Por esa misma razón es delicado hacer avanzar el carro a bajas revoluciones, por ejemplo, en la aproximación final a un sitio de estacionamiento, porque requiere más acelerador de lo normal, y cuando coge velocidad avanza mucho trecho, lo cual casi obliga a hacer la maniobra con los dos pedales para tener el freno listo para detenerlo.

La marcha es la que se espera de un Mercedes, cualquiera que sea su rango. Los frenos son impecables, el agarre y la docilidad transparentes en el sentido de que es algo innato al carro y a la marca, y el equipo de ayudas de manejo suple cualquier debilidad humana o mecánica. Por ejemplo, hay una alerta de cansancio automática cuando el computador lee movimientos del timón incorrectos, frenos adaptativos con ABS, freno de estacionamiento con mando eléctrico, dirección asistida eléctricamente y controlada
por el computador y ayuda de arranque en pendientes.

Este es un carro que va a marcar su espacio y hacer notar su perfil novedoso en el mundo, y en Colombia coloca a la marca en el portafolio de muchas personas para quienes comprar un Mercedes era un sueño distante. No es un vehículo despoblado ni minimizado para llegarles a los precios, sino un producto que transpira proporcionalmente todo el ADN de la marca, con una ropa joven y moderna, que hace que sus atractivos esta vez no se remitan al señorío de la marca, los motores parsimoniosos y los interiores clásicos. Es un carro para manejarlo, gozarlo y lucirlo por su concepción joven y actual. Eran la idea y la necesidad de Mercedes, y las logra cabalmente.

LAS ALTERNATIVAS
El Mercedes Clase A −en versión básica de caja mecánica de 6 adelante y que cuesta 71,5 millones, o el automático que vale 79 millones− compite con una buena gama de carros, entre los cuales citamos:

- Alfa Romeo Mito 1,3, (74,9 millones); Audi A1 1,4 (75,5);
Audi A3 Turbo 1,8 (80); BMW 114i (67); BMW 116i (78); Citroën
DS3 1,6, (63); Honda Civic EXL (65,4); Hyundai I45 Automático
(69); Hyundai Génesis Coupé (76); Kia Óptima (79); Mazda 6
2,0, (71,8); MG 550 (68); Mini Cooper Chili (80); Nissan Áltima
2,5 (77); Peugeot 308 Turbo Automático (68); Seat León FR 1,8
(72); Seat León 2,0 TSI (75); Skoda Octavia Elegance (70); Suzuki
Kizashi 2,4, (70); VW Jetta GLI (74,5); Volvo C30 2,0 Sport
(75,5); Volvo S60 Entry (81,5).

'ACCESORIOS' DE SERIE
El Clase A ofrece de norma el control de crucero, exploradoras,
cambios en el timón en el automático, techo corredizo panorámico en cristal, indicador de presión de las llantas, alfombras especiales, pantalla central digital para controles, bluetooth para conexión con teléfonos y streaming, limitador de velocidad y freno de estacionamiento de mando eléctrico, entre lo principal.

FRASES

HAY DOS VERSIONES DEL CLASE A: CON CAJA MECÁNICA DE SEIS MARCHAS, QUE VALE 71,5 MILLONES, Y LA AUTOMÁTICA, DE 79 MILLONES. LOS EQUIPOS EN AMBOS MODELOS SON IDÉNTICOS.

LA SEGURIDAD SE APOYA CON SEIS AIRBAGS EN LA CABINA, TODAS LAS AYUDAS ELECTRÓNICAS DE FRENADO Y TRACCIÓN, Y RUEDAS SOBRE LLANTAS 225/65 EN RINES DE ALEACIÓN DE 16 PULGADAS.

LA PANTALLA CENTRAL DE INFORMACIÓN ES EXAGERADA Y PARECE MÁS UN ACCESORIO POSTIZO QUE UN EQUIPO DE SERIE.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.